El apar­ta­men­to.

La in­terio­ris­ta de mo­da en Lon­dres Ra­chel Chud­ley nos da una cla­se ma­gis­tral del nue­vo es­ti­lo vic­to­riano.

El Periódico de Catalunya (Castellano) - Dominical - - SUMARIO - Por Ana Car­di­na­le / Fo­to­gra­fía Sean Myers

El es­ti­lo in­glés se rein­ven­ta. Su con­sig­na: cual­quier mez­cla es po­si­ble... siem­pre que fun­cio­ne. La in­terio­ris­ta de mo­da en Lon­dres Ra­chel Chud­ley nos ofre­ce una cla­se ma­gis­tral en es­te apar­ta­men­to si­tua­do en el ba­rrio de Blooms­bury.

Vin cu­la­da des­de ha­ce tiem­po al mun­do del ar­te, la di­se­ña­do­ra Ra­chel Chud­ley de­ci­dió ha­ce al­gún tiem­po an­clar­se fir­me­men­te en la ar­qui­tec­tu­ra de in­te­rio­res ba­jo una pre­mi­sa bá­si­ca: la mez­cla de épo­cas y de es­ti­los. En es­te apar­ta­men­to, el re­co­no­ci­ble es­ti­lo de la ar­qui­tec­tu­ra lon­di­nen­se se im­po­ne des­de la en­tra­da con el sue­lo de ma­de­ra de ori­gen, las al­tas ven­ta­nas y las clá­si­cas chi­me­neas de már­mol. Aquí no hay ten­den­cia, sino un jue­go de mu­chas épo­cas y es­ti­los, y se apre­cia la di­ver­si­dad de fuen­tes en la que la in­terio­ris­ta se ins­pi­ra; to­das ellas, muy so­fis­ti­ca­das. Des­de el es­ti­lo clá­si­co con re­mi­nis­cen­cias vic­to­ria­nas del cuar­to o del sa­lón has­ta la co­ci­na aco­ge­do­ra don­de dis­fru­tar de los fo­go­nes con los ami­gos, pa­san­do por el ba­ño, don­de ve­mos un im­pre­sio­nan­te ar­ma­rio de los años trein­ta. A Ra­chel Chud­ley tam­bién se la co­no­ce por ser res­pon­sa­ble de un nue­vo len­gua­je en el uso del co­lor. En es­te apar­ta­men­to pin­tó to­das las pa­re­des en una ba­se de gris cla­ro, un co­lor que, si bien lla­ma al ri­gor,

tam­bién es muy re­fi­na­do y fun­cio­na bien de no­che con lu­ces ba­jas y velas, ase­gu­ran­do que es­te tono ele­gan­te sea un te­lón de fon­do pa­ra ilu­mi­nar sus pie­zas fa­vo­ri­tas. Y, pa­ra aña­dir fuer­za en al­gu­nos cuar­tos, ta­pi­zó las pa­re­des con mo­ti­vos flo­ra­les que die­ron un re­sul­ta­do muy es­ce­no­grá­fi­co.

MEZ­CLA DE ES­TI­LO S

Los mue­bles y ob­je­tos de de­co­ra­ción crean con­tras­tes de­li­be­ra­dos, pe­rio­dos an­ta­gó­ni­cos, tex­tu­ras y ma­te­ria­les se em­pa­re­jan de ma­ne­ra ar­mo­nio­sa crean­do efec­tos po­ten­tes, pe­ro sin es­tri­den­cias. En el sa­lón, por ejem­plo, un gran si­llón de for­ma sen­sual y fa­bri­ca­do a me­di­da crea un diá­lo­go agra­da­ble con las bu­ta­cas de fi­na­les del si­glo XIX. Así co­mo tam­bién la ba­ñe­ra an­ti­gua de co­bre, co­lo­ca­da de ma­ne­ra ca­si tea­tral fren­te a un gran ven­ta­nal. «Siem­pre me ha gus­ta­do mez­clar co­sas bo­ni­tas con una ca­li­dad in­tem­po­ral, aje­nas a las mo­das. So­lo cuen­ta el re­sul­ta­do, el equi­li­brio. Po­co im­por­tan las épo­cas si los ob­je­tos son bo­ni­tos», di­ce en­tu­sias­ma­da Ra­chel. «Soy in­terio­ris­ta de pro­fe­sión, co­lec­cio­nis­ta por vo­ca­ción y apasionada del ar­te», con­ti­núa. De he­cho, su es­tu­dio de East Lon­don es­tá com­pues­to por ar­tis­tas y di­se­ña­do­res. Tra­ba­ja con el maes­tro co­lo­ris­ta y ar­tis­ta es­ta­dou­ni­den­se Do­nald Kauf­man y jun­tos crean ga­mas de co­lo­res a me­di­da pa­ra sus clien­tes. «Lo mío no fue pre­me­di­ta­do. El pau­la­tino con­tac­to con ar­tis­tas y ga­le­ris­tas ha for­ma­do mi sen­si­bi­li­dad es­té­ti­ca y ha for­ja­do mi pa­sión –cuen­ta–. Es­tu­dié His­to­ria del Ar­te en el Cour­tauld Ins­ti­tu­te of Art de Lon­dres y lue­go en el Ca­mel­back Ins­ti­tu­te of In­te­rior De­sign de Ca­li­for­nia». ¿La con­clu­sión des­pués de años de ex­pe­rien­cia?: «Que to­das las mez­clas son po­si­bles con la con­di­ción de ser ar­mo­nio­sas», con­clu­ye. Y en es­te apar­ta­men­to, en el que tam­bién dia­lo­gan de una pa­red a otra y de una ha­bi­ta­ción a la si­guien­te obras de Andy War­hol, ca­da de­ta­lle for­ma par­te de una flui­da pues­ta en es­ce­na, no pa­ra ser mi­ra­da, sino pa­ra ser vi­vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.