El diseñador.

Pa­rís ho­me­na­jea a Gio Pon­ti, el gran maes­tro del di­se­ño y la ar­qui­tec­tu­ra del si­glo XX.

El Periódico de Catalunya (Castellano) - Dominical - - SUMARIO - Por Jo­sé Se­go­via

El Mu­seo de Ar­tes De­co­ra­ti­vas de Pa­rís rin­de ho­me­na­je es­te oto­ño a Gio Pon­ti, el gran maes­tro del di­se­ño y la ar­qui­tec­tu­ra del si­glo XX, a tra­vés de sus prin­ci­pa­les pie­zas de de­co­ra­ción.

Con el tí­tu­lo de Tut­to Pon­ti. Gio Pon­ti Ar­chi-De­sig­ner, el Mu­seo de Ar­tes De­co­ra­ti­vas (MAD) de Pa­rís inau­gu­ra­rá el pró­xi­mo 19 de oc­tu­bre una re­tros­pec­ti­va de es­te ecléc­ti­co crea­dor, cu­yas obras fue­ron el má­xi­mo ex­po­nen­te del ma­de in Italy tras la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. La ex­po­si­ción (abier­ta has­ta el pró­xi­mo 10 de fe­bre­ro) ofre­ce­rá un va­ria­do mues­tra­rio de las pie­zas de de­co­ra­ción que ideó Pon­ti en se­sen­ta años de pro­lí­fi­co tra­ba­jo. Con­si­de­ra­do co­mo uno de los ar­qui­tec­tos y di­se­ña­do­res más in­flu­yen­tes del si­glo XX, Gio Pon­ti di­fun­dió su es­ti­lo por el mun­do gra­cias a los edi­fi­cios que cons­tru­yó en Ve­ne­zue­la, Es­ta­dos Uni­dos, Orien­te Me­dio e in­clu­so Hong Kong. Pon­ti fun­dó las re­vis­tas Do­mus y Es­ti­lo, ideó cu­bier­tos, va­ji­llas y mue­bles, co­mo la si­lla 699, co­no­ci­da co­mo Su­per­leg­ge­ra. Su cu­rio­si­dad y crea­ti­vi­dad hi­cie­ron que se atre­vie­ra con to­do. Sus in­tere­ses iban de lo su­ma­men­te gran­de a lo in­fi­ni­ta­men­te pe­que­ño: del ras­ca­cie­los a una sim­ple cucharilla de ca­fé. Su ca­sa en Mi­lán (1956-1957), cons­trui­da co­mo una se­cuen­cia de es­pa­cios abier­tos y gran­des puer­tas ple­ga­bles; la To­rre Pirelli (1956-1961), tam­bién en Mi­lán; y la Vi­lla Plan­chart (1953-1957), en Ca­ra­cas, son con­si­de­ra­das sus tres gran­des obras ar­qui­tec­tó­ni­cas.

UN SUE­ÑO EN EL TRÓ­PI­CO

A prin­ci­pios de los años cin­cuen­ta, el ma­tri­mo­nio de la al­ta so­cie­dad ca­ra­que­ña for­ma­do por Ar­man­do y Ana­la Plan­chart bus­ca­ba un ar­qui­tec­to que pu­die­ra plas­mar su sue­ño de di­se­ñar su ca­sa ideal a las afue­ras de Ca­ra­cas. En uno de sus via­jes a Eu­ro­pa, los Plan­chart ojea­ron un ejem­plar de la revista Do­mus y que­da­ron ma­ra­vi­lla­dos por lo que ex­po­nían sus pá­gi­nas. De in­me­dia­to se pu­sie­ron en con­tac­to con Pon­ti y le plan­tea­ron su de­seo. Con 62 años de edad, el ar­qui­tec­to mi­la­nés acep­tó el en­car­go sin ha­ber via­ja­do nun­ca a Ve­ne­zue­la y sin sa­ber a qué se en­fren­ta­ba en el tró­pi­co. Y la ex­pe­rien­cia fue tan in­ten­sa que ape­nas po­día con­cen­trar­se en su tra­ba­jo. «El tró­pi­co me atra­pa», ase­gu­ra­ba el diseñador. Y la ex­pe­rien­cia me­re­ció la pe­na. Pon­ti lo­gró un edi­fi­cio es­pec­ta­cu­lar, que to­da­vía hoy se es­tu­dia en las fa­cul­ta­des y es­cue­las de ar­qui­tec­tu­ra. A par­tir de un jue­go de pla­nos y lí­neas so­bre sue­los y te­chos, el mi­la­nés con­si­guió con­du­cir al

PON­TI FUE CA­PAZ DE DI­SE­ÑAR DES­DE GRAN­DES EDI­FI­CIOS HAS­TA UNA SIM­PLE CUCHARILLA DE CA­FÉ

vi­si­tan­te di­rec­ta­men­te ha­cia el es­pa­cio prin­ci­pal de su pro­yec­to: el am­plí­si­mo sa­lón con ven­ta­na­les que de­ja­ban ver el fan­tás­ti­co va­lle de Ca­ra­cas.

RE­NA­CEN­TIS­TA DEL SIGLOXX

Su otro gran pro­yec­to, el edi­fi­cio Pirelli, se en­cuen­tra ubi­ca­do fren­te a la Es­ta­ción Cen­tral de Mi­lán. En 1950, Al­ber­to Pirelli –el pre­si­den­te de la em­pre­sa que lle­va su ape­lli­do– le pi­dió a Pon­ti que cons­tru­ye­ra un ras­ca­cie­los sin­gu­lar, que die­ra pres­ti­gio al nom­bre de su fir­ma co­mer­cial. Pon­ti, con la ayu­da de Pier-Lui­gi Ner­vi y Ar­tu­ro Da­nuz­zo, pu­so en pie un ele­gan­te edi­fi­cio de hor­mi­gón de 127 me­tros que se con­vir­tió en uno de los sím­bo­los y en la es­truc­tu­ra más al­ta de la ciu­dad. Des­de su úl­ti­ma plan­ta, el vi­si­tan­te tie­ne el pri­vi­le­gio de con­tem­plar una mag­ní­fi­ca vis­ta de to­da la lla­nu­ra pa­da­na. Una vez que se li­cen­ció en Ar­qui­tec­tu­ra en 1921, Gio Pon­ti lo­gró su pri­mer tra­ba­jo co­mo di­rec­tor ar­tís­ti­co de la fir­ma ce­rá­mi­ca Ri­chard Gi­no­ri, don­de creó ori­gi­na­les pie­zas ins­pi­ra­das en el neo­cla­si­cis­mo ita­liano. Años más tar­de se aso­ció a Emi­lio Lan­cia y Mino Fioc­chi y fun­dó la fir­ma de ilu­mi­na­ción Fon­ta­na Ar­te, don­de di­se­ñó to­do ti­po de lám­pa­ras, si­llas pa­ra Cas­si­na, cu­ber­te­rías pa­ra Krupp y ca­fe­te­ras pa­ra Pa­vo­ni. Des­de 2012, la em­pre­sa Mol­te­ni co­la­bo­ra con los he­re­de­ros de Pon­ti pa­ra re­edi­tar al­gu­nos de sus mue­bles más em­ble­má­ti­cos. Su tem­pra­na ca­rre­ra co­mo diseñador in­flu­yó en sus pos­te­rio­res obras ar­qui­tec­tó­ni­cas, cu­yos in­te­rio­res in­cor­po­ra­ron mo­bi­lia­rio ori­gi­nal. El ob­je­ti­vo del ar­qui­tec­to mi­la­nés era in­te­grar ar­te y ar­qui­tec­tu­ra, ya que creía que un edi­fi­cio de­bía ser­vir a un pro­pó­si­to e in­te­grar­se en el en­torno ur­bano que ocu­pa­ba. En los años trein­ta, los res­pon­sa­bles de los al­ma­ce­nes ita­lia­nos La Ri­nas­cen­te le en­car­ga­ron una se­rie de mue­bles de lí­neas sen­ci­llas a pre­cios mo­des­tos, lo que hi­zo po­si­ble que las ar­tes de­co­ra­ti­vas fue­ran ac­ce­si­bles a un nú­me­ro ma­yor de gen­te. Pon­ti po­dría ser de­fi­ni­do co­mo un re­na­cen­tis­ta del si­glo XX. Tra­ba­jó pa­ra más de cien em­pre­sas, co­mo aca­dé­mi­co dio cla­ses en 24 paí­ses, hi­zo es­ce­no­gra­fías pa­ra ci­ne y tea­tro, es­cri­bió cien­tos de ar­tícu­los y cons­tru­yó edi­fi­cios en tre­ce paí­ses. Hoy es ad­mi­ra­do por una le­gión de di­le­tan­tes del di­se­ño y sus mue­bles ori­gi­na­les son un ob­je­to de de­seo pa­ra co­lec­cio­nis­tas.

EL MI­LA­NÉS CONS­TRU­YÓ EDI­FI­CIOS EN TRE­CE PAÍ­SES Y TRA­BA­JÓ PA­RA MÁS DE CIEN EM­PRE­SAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.