Sin­di­ca­to de ven­de­do­res de hí­ga­dos hu­ma­nos

El Periódico de Catalunya (Castellano) - Dominical - - FIRMAS - por Da­vid True­ba

to­das las con­tro­ver­sias en torno a la pros­ti­tu­ción aca­ban siem­pre en un ca­lle­jón sin sa­li­da. Es un con­flic­to con muy po­co mar­gen le­gis­la­ti­vo. Siem­pre apa­re­cen los más lis­tos del lu­gar pa­ra afir­mar lo que con­si­de­ran con­clu­yen­te: la pros­ti­tu­ción es el ofi­cio más an­ti­guo del mun­do y siem­pre exis­ti­rá. Na­die lo nie­ga, pe­ro no es ese el pro­ble­ma. Tam­bién el trá­fi­co de he­roí­na tie­ne ya una an­ti­güe­dad de bas­tan­tes trie­nios, pe­ro a na­die se le ocu­rre que pue­dan sin­di­car­se los ca­me­llos. No se tra­ta pues de que al­go exis­ta, sino de que, ade­más de que exis­ta, es­té so­me­ti­do a la le­ga­li­dad la­bo­ral. De ahí el pro­ble­ma irre­so­lu­ble que los le­gis­la­do­res es­pa­ño­les re­sol­vie­ron ha­ce tiem­po de la ma­ne­ra más in­te­li­gen­te que en­con­tra­ron. Cas­ti­gan el pro­xe­ne­tis­mo, pe­ro ha­cen la vis­ta gor­da con las per­so­nas que ejer­cen la pros­ti­tu­ción. Al­go así co­mo per­se­guir al que se lu­cra con la ac­ti­vi­dad, pe­ro no con­ver­tir en do­ble víc­ti­ma a quien se pros­ti­tu­ye. Ca­da vez más, la ten­den­cia es per­se­guir tam­bién al clien­te en los lu­ga­res pú­bli­cos. A es­tas al­tu­ras, ya no que­da ca­si na­die que pue­da po­seer un mí­ni­mo de sen­si­bi­li­dad y no en­tien­da que en la pros­ti­tu­ción se dan ci­ta la tra­ta hu­ma­na, el ne­go­cio vio­len­to, el di­ne­ro ne­gro, la ex­tor­sión y la ex­plo­ta­ción del dé­bil. Es po­si­ble que, aun así, el clien­te po­ten­cial pre­fie­ra ha­cer la vis­ta gor­da so­bre esos ma­les fren­te al desaho­go per­so­nal. Exis­te tam­bién la pre­ten­sión de edul­co­rar el ofi­cio; a to­do el mun­do le en­can­ta­ría que la pros­ti­tu­ción fue­ra un desem­pe­ño per­so­nal, li­be­ra­li­za­do y don­de na­die ex­plo­ta­ra a na­die, pe­ro, sal­vo con­ta­dí­si­mas ex­cep­cio­nes, la reali­dad es otra. Por eso, cuan­do el sin­di­ca­to de pros­ti­tu­tas lo­gró ser in­clui­do en el re­gis­tro del Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo, la ti­tu­lar del ra­mo afir­mó que le ha­bían me­ti­do un gol por la es­cua­dra y a los po­cos días cor­tó la ca­be­za de la res­pon­sa­ble. A par­tir de ahí, de nue­vo so­bre­vino la po­lé­mi­ca ge­ne­ra­li­za­da. Pue­de ser ra­zo­na­ble que la pros­ti­tu­ción se ins­cri­ba en­tre los ofi­cios y pa­se a ser una va­rian­te de la al­fa­re­ría o la trau­ma­to­lo­gía. Pe­ro en­ton­ces el Es­ta­do ten­dría que ve­lar por su bue­na pra­xis e im­pe­dir cual­quier ti­po de ex­plo­ta­ción. Se­ría al­go así co­mo co­piar el sis­te­ma na­cio­nal de tras­plan­tes. Por­que si se le­ga­li­za la ven­ta del pro­pio cuer­po, na­die po­drá fre­nar la crea­ción de un sin­di­ca­to de ven­de­do­res de ór­ga­nos vi­ta­les. El or­ga­nis­mo na­cio­nal de tras­plan­tes vi­gi­la el ri­gor del ac­to y evi­ta el trá­fi­co ile­gal. De al­gu­na for­ma es lo que va a ocu­rrir con la le­gis­la­ción so­bre vien­tres de al­qui­ler; si no se for­ma­li­za des­de un or­ga­nis­mo es­ta­tal, los ri­cos po­drán com­prar hi­jos, mien­tras los po­bres es­ta­rán fue­ra de ese mer­ca­do que aho­ra ex­plo­tan paí­ses con­cre­tos. Quien sos­tie­ne que ca­da cual pue­de ha­cer con su cuer­po lo que quie­re ig­no­ra que, cuan­do se ca­re­ce de di­ne­ro, siem­pre hay al­guien tra­fi­can­do con tu dig­ni­dad o con tu ri­ñón. So­lo un es­cru­ti­nio ri­gu­ro­so pue­de eli­mi­nar las po­si­bi­li­da­des de que los ri­cos com­pren lo que ne­ce­si­tan a los po­bres. Es­to me re­cuer­da a esos can­tan­tes de éxi­to que obli­gan a los com­po­si­to­res de las can­cio­nes a re­nun­ciar al cré­di­to a cam­bio de in­cluir las pie­zas en su re­per­to­rio. Hay un acuer­do en­tre par­tes, pe­ro ese acuer­do no es li­bre, es fru­to de una ex­tor­sión. Es el eterno abu­so del fuer­te so­bre el dé­bil. Cuan­do se man­tie­ne la pros­ti­tu­ción en los már­ge­nes de la le­ga­li­dad no es por ca­pri­cho de los go­bier­nos, sino por­que re­sul­ta ra­zo­na­ble que el Es­ta­do no pon­ga sus ma­nos so­bre es­fe­ras que no pue­de re­gu­lar. Las per­so­nas que ejer­cen la pros­ti­tu­ción me­re­cen to­do el apo­yo, la com­pren­sión y el ser­vi­cio de lo pú­bli­co. Quie­nes las ex­plo­tan me­re­ce­rían mu­cha más per­se­cu­ción y con­de­na de la que re­ci­ben ac­tual­men­te. As­pi­rar a la con­sa­gra­ción de ese ofi­cio co­mo una es­pe­cie de fun­cio­na­ria­do, al mo­do de Ama­ne­ce que no es po­co, don­de una ve­ci­na se ofre­ce pa­ra pu­ta co­mo otra pa­ra char­cu­te­ra, es ce­rrar los ojos a al­go ob­vio. El ser hu­mano es un de­pre­da­dor y la ley fue in­ven­ta­da, en to­das sus mo­da­li­da­des de uso ci­vil y la­bo­ral, pa­ra mo­de­rar los im­pul­sos del fuer­te so­bre el dé­bil. Y aún nos fal­ta mu­cha ta­rea.

Quien sos­tie­ne que ca­da cual pue­de ha­cer con su cuer­po lo que quie­re ig­no­ra que, cuan­do se ca­re­ce de di­ne­ro, siem­pre hay al­guien tra­fi­can­do con tu dig­ni­dad o con tu ri­ñón

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.