¿MA­TAN LOS MÓ­VI­LES LA LEC­TU­RA?

Lee­mos mu­cho, pe­ro atro­pe­lla­da­men­te, en pan­ta­llas... Los ex­per­tos ad­vier­ten de que eso di­fi­cul­ta nues­tra ca­pa­ci­dad pa­ra com­pren­der y pro­fun­di­zar. Y de que es­tá cam­bian­do nues­tro ce­re­bro. ¿Po­de­mos ha­cer al­go pa­ra evi­tar­lo?

El Periódico de Catalunya (Castellano) - Dominical - - CONOCER EDUCACIÓN - POR CAR­LOS MA­NUEL SÁN­CHEZ FO­TO­GRA­FÍA: R. MOHR

fue la úl­ti­ma vez que se su­mer­gió en un li­bro de tal ma­ne­ra que se ol­vi­dó del mun­do a su al­re­de­dor, de­vo­ran­do pá­gi­nas en­si­mis­ma­do? ¿Re­cuer­da esa úl­ti­ma vez que le­yó sin pri­sa, sin in­te­rrup­cio­nes, sin dis­traer­se? ¿Esa vez que le­yó por pla­cer? Mar­yan­ne Wolf no la re­cuer­da. Wolf es una neu­ro­cien­tí­fi­ca de 68 años que lle­va to­da su vi­da pro­fe­sio­nal de­di­ca­da a in­ves­ti­gar los tras­tor­nos de la lec­tu­ra. Di­ri­ge el cen­tro pa­ra la dis­le­xia, alum­nos di­ver­sos y jus­ti­cia so­cial de la Uni­ver­si­dad de UCLA (Los Ángeles) y el cen­tro pa­ra la ad­qui­si­ción de la lec­tu­ra y el len­gua­je de la Uni­ver­si­dad Tufts (Bos­ton). Y es una lec­to­ra com­pul­si­va... Sin em­bar­go, re­co­no­ce que ca­da vez le cues­ta más leer va­rias pá­gi­nas de un ti­rón o aca­bar­se un li­bro. Preo­cu­pa­da, in­ten­tó re­leer una de sus no­ve­las fa­vo­ri­tas: El jue­go de los aba­lo­rios, de Her­mann Hes­se. No pu­do. Le pa­re­ció in­su­fri­ble­men­te len­ta. Y lo que es peor: su lec­tu­ra le de­man­da­ba una aten­ción to­tal y un so­sie­go que le re­sul­ta­ban im­po­si­bles de man­te­ner. «Me di cuen­ta de que ya no leo pa­ra dis­fru­tar, so­lo pa­ra in­for­mar­me. He cam­bia­do la ma­ne­ra de acer­car­me a un tex­to. Aho­ra leo su­per­fi­cial­men­te, he ga­na­do mu­cha ve­lo­ci­dad, pe­ro he per­di­do la ca­pa­ci­dad pa­ra asi­mi­lar ni­ve­les de com­pren­sión más pro­fun­dos, lo que me obli­ga a vol­ver atrás y re­leer ca­da fra­se com­ple­ja. Y eso au­men­ta mi frus­tra­ción», ex­pli­ca.

EL TRASTORNO TAM­BIÉN AFEC­TA A LOS LEC­TO­RES AVE­ZA­DOS

Wolf pa­de­ce lo que los ex­per­tos lla­man 'im­pa­cien­cia cog­ni­ti­va'. Y no es la úni­ca en su­frir­la. Se tra­ta de un trastorno que tie­ne vi­sos de con­ver­tir­se en epi­de­mia. Afec­ta so­bre to­do a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de na­ti­vos di­gi­ta­les, pe­ro tam­bién a los lec­to­res ave­za­dos. ¿Qué es­tá pa­san­do? Wolf y otros es­tu­dio­sos creen que los nue­vos for­ma­tos di­gi­ta­les –el mó­vil, la ta­ble­ta, el li­bro elec­tró­ni­co...– im­po­nen una ma­ne­ra de leer a sal­tos, echan­do vis­ta­zos rá­pi­dos, pul­san­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.