'Run­ners': el sol y otros enemi­gos

El Periódico de Catalunya (Castellano) - Dominical - - ELLA&ÉL BELLEZA -

la du­cha pos­te­rior es el mo­men­to ideal pa­ra apli­car un anticelulítico. Al sa­lir de la du­cha, es fan­tás­ti­co apli­car la lo­ción de cuer­po con la piel aún li­ge­ra­men­te hú­me­da: eso se­lla el agua so­bre la epi­der­mis y au­men­ta el efec­to hi­dra­tan­te. Tal y co­mo ex­pli­can en la Aca­de­mia Es­pa­ño­la de Dermatología y Ve­ne­reo­lo­gía, a la ho­ra de ha­cer de­por­te se nos da fa­tal pen­sar a lar­go pla­zo. La der­ma­tó­lo­ga Ro­sa Taberner lo cuen­ta: «Los ries­gos a lar­go pla­zo de­ri­va­dos de la fo­to­ex­po­si­ción cró­ni­ca que com­por­tan de­por­tes co­mo el te­nis o el run­ning no es­tán en la men­te de la ma­yo­ría y por ello no to­do el mun­do se pro­te­ge de ma­ne­ra ade­cua­da». Es de­cir, no quemarse no sig­ni­fi­ca es­tar pro­te­gi­dos fren­te a un au­men­to del ries­go de cán­cer de piel o la apa­ri­ción pre­ma­tu­ra de sig­nos de en­ve­je­ci­mien­to, por lo cual, con o sin ries­go de aca­bar co­mo un ca­ma­rón, ¡pro­tec­ción, pro­tec­ción y pro­tec­ción! Pa­ra sa­ber cuá­les son las pre­cau­cio­nes que to­mar pa­ra que la piel no su­fra cuan­do se que­ma za­pa­ti­lla, ha­bla­mos con el doc­tor Vi­cen­te Ro­ca­mo­ra, que, ade­más de miem­bro de la Aca­de­mia Es­pa­ño­la de Dermatología y der­ma­tó­lo­go del hos­pi­tal de Ma­na­cor, es run­ner. Es pre­fe­ri­ble lle­var ca­mi­se­tas es­pe­cí­fi­cas pa­ra prac­ti­car de­por­te. En ca­so de usar una cual­quie­ra, re­co­mien­da apli­car fo­to­pro­tec­tor por de­ba­jo y usar va­se­li­na o cre­ma pro­tec­to­ra en las zo­nas de ro­ce co­mo pe­zo­nes, axi­las o in­gles. Los fo­to­pro­tec­to­res mi­ne­ra­les (los de ti­po es­cu­do que re­bo­tan la luz) no son ade­cua­dos cuan­do se va a su­dar. «Ta­po­nan la piel y no per­mi­ten una trans­pi­ra­ción ade­cua­da. Es re­co­men­da­ble usar pro­tec­to­res es­pe­cí­fi­cos pa­ra de­por­te, que ade­más son más re­sis­ten­tes al su­dor». Siem­pre es im­por­tan­te lle­var go­rra, ban­da­na o tur­ban­te, pe­ro la pri­me­ra es im­pres­cin­di­ble en ca­so de no te­ner pe­lo... o que es­te sea es­ca­so. Pun­to de aten­ción prio­ri­ta­rio y muy ol­vi­da­do: ore­jas y nu­ca. El doc­tor Ro­ca­mo­ra ex­pli­ca: «Los car­ci­no­mas es­ca­mo­sos en ore­jas y la­bios tie­nen ma­yor ries­go de me­tás­ta­sis y son tu­mo­res más agre­si­vos». Si el de­por­te con­lle­va du­char­se dos o tres ve­ces al día, me­jor que sea con la mano en vez de con es­pon­ja. Co­mo cuen­ta Ro­ca­mo­ra, «es­ta se lle­va con­si­go par­te de la ca­pa cór­nea». Ade­más, re­co­mien­da usar ja­bo­nes neu­tros, no agre­si­vos, y po­ner­se des­pués cre­ma hi­dra­tan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.