Be­lle­za. Cla­ves pa­ra lu­cir unos 50 de ci­ne

Po­ros di­la­ta­dos, pa­pa­da, bol­sas y oje­ras, ca­nas... Los re­tos de be­lle­za mas­cu­li­nos a par­tir de es­ta edad se con­cen­tran en unos pun­tos muy es­pe­cí­fi­cos. Te en­se­ña­mos có­mo com­ba­tir­los.

El Periódico de Catalunya (Castellano) - Dominical - - SUMARIO - Fo­to­gra­fía John Bal­som Por Ste­fa­nie Milla /

Lo s h o mbres t i e n e n la piel más grue­sa, más re­sis­ten­te y más fuer­te. Y eso ha­ce que tar­de más en en­ve­je­cer que la fe­me­ni­na. A cam­bio, no tie­nen la mis­ma cos­tum­bre de cui­dár­se­la. Y eso pa­sa fac­tu­ra por­que, igual que nos acor­da­mos de San­ta Bár­ba­ra cuan­do true­na, los ca­ba­lle­ros (ge­ne­ral­men­te) so­lo pien­san en cui­dar­se la piel cuan­do no la ven en ple­na for­ma. Lo cual a los 30 no es un pro­ble­ma, pe­ro a los 50 de­ja se­ña­les en for­ma de po­ros ta­ma­ño pae­lle­ra, piel apa­ga­da y una man­dí­bu­la que tien­de a for­mar un dúo in­se­pa­ra­ble con el cue­llo. Ros­tro: ¿de­ma­sia­do sol acu­mu­la­do? La doc­to­ra Vir­tu­des Ruiz es cla­ra al res­pec­to: «A los cin­cuen­ta años, la piel mas­cu­li­na es­tá mu­cho más fo­to­en­ve­je­ci­da por la sen­ci­lla ra­zón de que no uti­li­zan pro­tec­ción de for­ma ha­bi­tual. Y si lo ha­cen, nun­ca la re­po­nen lo su­fi­cien­te. Es­to se agra­va cuan­do rea­li­zan ac­ti­vi­da­des al sol, co­mo golf, pádel, bi­ci o co­rrer». ¿El re­sul­ta­do? «Ade­más de man­chas y que­ra­to­sis, so­bre to­do en cue­ro ca­be­llu­do y zo­na la­te­ral de las me­ji­llas, se pre­sen­tan arru­gas grue­sas y ve­ni­llas en la zo­na de la na­riz. El po­ro se di­la­ta pa­ra to­dos con el pa­so del tiem­po, pe­ro en la piel mas­cu­li­na, al ser más grue­sa, se no­ta más». ¿Qué ha­cer? Re­cu­pe­rar el tiem­po per­di­do, y eso pa­sa por va­rios fren­tes: Pa­ra la piel mas­cu­li­na, es ho­ra de los sé­rums. Por su con­cen­tra­ción en ac­ti­vos y por­que pe­ne­tran al ins­tan­te, dan un chu­te in­me­dia­to de ener­gía a la piel. Y, ade­más, no de­jan bri­llos. Lle­ga tam­bién el mo­men­to de pro­te­ger. Usar un fo­to­pro­tec­tor dia­rio no re­pa­ra los da­ños ya cau­sa­dos, pe­ro per­mi­te que la piel, li­bre de agre­sio­nes ex­tra, ten­ga un res­pi­ro. En far­ma­cias hay so­la­res sin acei­te y muy trans­pa­ren­tes. En ca­so de fo­to­en­ve­je­ci­mien­to cla­ro, el der­ma­tó­lo­go pue­de re­ce­tar al­gún ti­po de áci­do re­ti­noi­co por las no­ches pa­ra crear co­lá­geno nue­vo. Hay que in­cluir el chequeo anual con el der­ma­tó­lo­go en la agen­da, so­bre to­do en ca­so de te­ner mu­chas pe­cas y lu­na­res, y vi­gi­lar el cue­ro ca­be­llu­do, nu­ca y ore­jas, zo­nas ge­ne­ral­men­te des­pro­te­gi­das. El avan­ce de la pa­pa­da No, no mi­ren las fo­tos que acom­pa­ñan es­te re­por­ta­je. El mo­de­lo pro­ta­go­nis­ta se­gu­ro que tie­ne sus pro­ble­mas y sus co­si­llas per­so­na­les, pe­ro cuan­do se

PA­RA TA­PAR LAS CA­NAS, HAY QUE HUIR DE CO­LO­RES MUY OS­CU­ROS Y BUS­CAR TO­NOS SUA­VES UN TRU­CO PA­RA TE­NER 'BUE­NA CA­RA' ES USAR PRO­TEC­TOR SO­LAR CON PIG­MEN­TOS IN­VI­SI­BLES

tra­ta de pa­pa­da… ni ras­tro, oi­gan. Lo cual no es ha­bi­tual en­tre los hom­bres al lle­gar al me­dio si­glo, pues­to que, co­mo ex­pli­ca la doc­to­ra Ruiz, «la ba­ja­da de los ni­ve­les de tes­tos­te­ro­na pro­vo­ca que pier­dan el óva­lo fa­cial, y de­jan de mar­car el múscu­lo ma­se­te­ro, que les da un as­pec­to más mas­cu­lino y, en con­se­cuen­cia, pue­de fe­mi­ni­zar un po­co sus ras­gos». Y si ade­más sue­len ves­tir de tra­je y cor­ba­ta, peor. Por muy mo­na y ele­gan­te que sea es­ta úl­ti­ma, ha­ce pre­sión so­bre la piel del cue­llo y po­ten­cia y au­men­ta el 'efec­to pa­pa­da en caí­da li­bre'. Co­mo aña­de Es­tre­lla Pu­jol, di­rec­to­ra del cen­tro Oxi­gen, «si el hom­bre no se ha cui­da­do un po­co, se apre­cia­rá una fla­ci­dez im­por­tan­te y el óva­lo que­da des­fi­gu­ra­do. Pa­ra com­ba­tir­lo, exis­ten tra­ta­mien­tos re­afir­man­tes, so­bre to­do a ba­se de ra­dio­fre­cuen­cia, que ayu­dan a re­ten­sar esa piel y mar­car más la man­dí­bu­la». Mí­ra­me a los ojos… La piel del con­torno de los ojos es la más fi­na de to­do el cuer­po. La me­nos pro­te­gi­da. La más sen­si­ble. Y, por tan­to, to­da esa de­li­ca­de­za se tra­du­ce en que es la pri­me­ra en mos­trar el pa­so de los años. Y no so­lo en pa­tas de ga­llo, sino tam­bién en bol­sas. «En los hom­bres se ob­ser­va so­bre to­do có­mo au­men­tan las oje­ras», ex­pli­ca Con­sue­lo Mohe­dano, di­rec­to­ra de For­ma­ción de Shi­sei­do. «Y da­do que, sal­vo ra­ras ex­cep­cio­nes, nun­ca se tra­tan esa zo­na, tam­bién se ve có­mo pa­san de las lí­neas de ex­pre­sión a las arru­gas pro­fun­das», co­men­ta. «Es una pe­na: si se cui­da­ran es­ta área des­de jó­ve­nes, el de­cli­ve no se­ría tan brus­co». Pe­ro… una vez que apa­re­cen, ¿qué ha­cer? Se­gún nues­tra es­pe­cia­lis­ta, la es­tra­te­gia an­ti­bol­sas pa­sa por: Usar un pro­duc­to pa­ra el con­torno de los ojos an­ti­des­con­ges­tio­nan­te por la ma­ña­na. Acos­tum­brar­se a usar cre­mas pa­ra es­ta área. No les van a 'plan­char' las arru­gas co­mo por en­sal­mo, pe­ro la piel se ve­rá más fle­xi­ble e hi­dra­ta­da, con me­jor as­pec­to. Una vez por se­ma­na, usar un tra­ta­mien­to ex­prés dre­nan­te, co­mo mas­ca­ri­llas o par­ches. El frío tam­bién ayu­da: mas­ca­ri­llas o ge­les re­fres­can­tes com­ba­ten esa acu­mu­la­ción de lí­qui­dos. Dor­mir con la ca­be­za li­ge­ra­men­te ele­va­da ayu­da a ate­nuar la acu­mu­la­ción de lí­qui­dos. Ay, esas ca­ñi­tas… Con la edad, el cuer­po ni reac­cio­na igual ni quema igual que en la ju­ven­tud, así que in­clu­so quie­nes ha­yan po­di­do pre­su­mir to­da su vi­da de buen ti­po es pro­ba­ble que se en­cuen­tren con al­gu­na lor­za des­pen­do­la­da que se ha­rá fuer­te en la zo­na ab­do­mi­nal. Co­mo afir­ma la doc­to­ra Cris­pín, de Clí­ni­ca Menorca, «los hom­bres acu­mu­lan gra­sa en es­ta área y en los flan­cos por sus hor­mo­nas, que con­di­cio­nan esa dis­tri­bu­ción. Y con la edad es más di­fí­cil: siem­pre hay pe­que­ñas zo­nas muy re­bel­des». Ta­ci­ta a ta­ci­ta, los ki­los se van acu­mu­lan­do y aca­ban for­man­do un flo­ta­dor de adi­po­ci­tos que, ade­más, al si­tuar­se en torno al ab­do­men se ha­cen más pe­li­gro­sos de­bi­do a que pue­den afec­tar a los ór­ga­nos de la zo­na. La doc­to­ra Cris­pín nos re­cuer­da lo que se de­be ha­cer pa­ra evi­tar el im­pa­ra­ble as­cen­so de la pan­za, aso­cia­do al des­cen­so de la lí­nea del cin­tu­rón. «La cla­ve es­tá en la par­te dietética y fí­si­ca. Se pue­de ayu­dar con tra­ta­mien­tos es­pe­cí­fi­cos, so­bre to­do pa­ra los mi­che­li­nes que no se van con die­ta». El co­ols­cul­pting, por ejem­plo, es un ti­po de crio­li­pó­li­sis, un tra­ta­mien­to no in­va­si­vo que ha­ce lle­gar un frío in­ten­so a las ca­pas pro­fun­das de la piel, don­de des­tro­za la cé­lu­la gra­sa, es­pe­cial­men­te en las zo­nas re­sis­ten­tes a las die­tas. Los pre­cios pue­den par­tir de los 2000 eu­ros, de­pen­dien­do del cen­tro y el nú­me­ro de se­sio­nes. Épo­ca de ca­nas Pa­ra que nos va­mos a en­ga­ñar: al lle­gar al me­dio si­glo, los hom­bres se preo­cu­pan so­bre to­do por te­ner pe­lo. Si lo hay, les importa me­nos que sea gris. ¿O no…? El pe­lu­que­ro Raf­fel Pa­gés, que en su sép­ti­ma dé­ca­da de vi­da tie­ne un pe­lo que en­vi­dia­rían le­gio­nes de mi­llen­nials, con­fir­ma que en eso (tam­bién) los tiem­pos es­tán cam­bian­do: «Es­tá cla­ro que a al­gu­nos hom­bres las ca­nas no les im­por­tan. A otros sí… So­bre to­do si se han di­vor­cia­do o tie­nen pa­re­ja nue­va», ex­pli­ca. Y aña­de rien­do: «En­tre el pú­bli­co fe­me­nino, siem­pre di­go que hay mu­je­res jó­ve­nes y mu­je­res ru­bias. Ellas ra­ra vez se de­jan las ca­nas. Y ellos em­pie­zan a se­guir su ejem­plo». ¿Su re­co­men­da­ción? «Da igual que usen un tin­te per­ma­nen­te o una co­lo­ra­ción se­mi­per­ma­nen­te, que es más li­ge­ra. En cual­quier ca­so, siem­pre acon­se­jo acla­rar un tono: da un as­pec­to más jo­ven. Hay que huir de los co­lo­res muy os­cu­ros, muy mar­ca­dos, y bus­car to­nos li­ge­ra­men­te más sua­ves». ¿Su se­gun­do con­se­jo? «Hay que ele­gir el cham­pú se­gún el ti­po de

piel que se ten­ga: si la piel es gra­sa, el ca­be­llo lo se­rá tam­bién. Si es se­ca, el pe­lo ten­de­rá a des­hi­dra­tar­se o in­clu­so mos­tra­rá cas­pa, que en reali­dad se­rá des­ca­ma­ción». ¿Y si la idea es lle­var las ca­nas con es­ti­lo? En es­te ca­so, lo prin­ci­pal es evi­tar los to­nos ama­ri­llos a los que tien­den al­gu­nos ca­be­llos y que pue­den su­mar años. ¿La so­lu­ción? Los cham­pús ma­ti­za­do­res de co­lor, que con­tie­nen pig­men­tos vio­le­tas ca­pa­ces de con­tra­rres­tar esos to­nos y que pro­por­cio­nan un as­pec­to lu­mi­no­so. Es­tra­te­gias y as­tu­cias 'bue­na ca­ra' Las mas­ca­ri­llas pu­ri­fi­can­tes son has­ta agra­da­bles de usar por­que de­jan el ros­tro lim­pio, des­pe­ja­do. ¿Lo ideal? Apli­car­las por la tar­de al lle­gar a ca­sa. Los sé­rums de áci­dos AHA son per­fec­tos pa­ra usar en na­riz y bar­bi­lla si los po­ros se ven muy grandes y hay ex­ce­so de gra­sa. En ca­so de te­ner bar­ba, es ho­ra de usar, sí o sí, una cre­ma o un acei­te es­pe­cí­fi­co pa­ra esa área y evi­tar que se vea ás­pe­ra co­mo la es­to­pa. Otra es­tra­te­gia an­ti­edad pa­ra la bar­ba: no con­vie­ne de­jar­la de­ma­sia­do lar­ga, aña­de años in­ne­ce­sa­ria­men­te. ¿Ojos hin­cha­dos? Las ban­das de gel pa­ra el de­por­te que se guar­dan en la ne­ve­ra se pue­den usar so­bre los ojos pa­ra re­du­cir las bol­sas. Y sí, las ro­da­jas de pe­pino fun­cio­nan tam­bién, ¡aun­que sea un 'tí­pi­co tó­pi­co'! Los fu­ma­do­res de­be­rían usar, sí o sí, un sé­rum de vi­ta­mi­na C pa­ra com­pen­sar los es­tra­gos que la ni­co­ti­na ha­ce en la piel. Un tru­co pa­ra lo­grar bue­na ca­ra (sin ma­qui­lla­je): usar los pro­tec­to­res so­la­res con pig­men­tos in­vi­si­bles, que se ajus­tan a to­dos los to­nos de piel. Ofre­cen dos en uno: la im­pres­cin­di­ble pro­tec­ción so­lar y uni­fi­can el tono sin que ¡na­die! se dé cuen­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.