To­do per­fec­to

El Periódico de Catalunya (Castellano) - Dominical - - FIRMAS - www.xlse­ma­nal.com/fir­mas Ins­ta­gram: Isa­bel.Coi­xet

sé que a ca­da ge­ne­ra­ción le to­ca su cruz y que soy tre­men­da­men­te afor­tu­na­da de que no me ha­ya to­ca­do ser al­bi­na en Ni­ge­ria aho­ra mis­mo, ju­día en Mú­nich en 1939 o ne­gra en Atlan­ta en 1958. O ne­gra en ge­ne­ral en la Amé­ri­ca de hoy en día. Sí, soy cons­cien­te de que hay mi­les de co­sas ho­rro­ro­sas en el mun­do de las que he es­ca­pa­do por pu­ra chi­ri­pa del azar, de lo cual no ce­sa­ré nun­ca de dar vi­vas al uni­ver­so. Pe­ro lo que ocu­rre en Ca­ta­lun­ya es un fe­nó­meno que no sé si tie­ne pa­ran­gón en nin­gún lu­gar del mun­do. Un fe­nó­meno úni­co en Eu­ro­pa; qué di­go: un fe­nó­meno úni­co en el glo­bo te­rrá­queo, en el pla­ne­ta, en el uni­ver­so. Sé que us­te­des es­ta­rán pen­san­do, ta­te, ya es­tá es­ta in­di­vi­dua con sus abu­rri­das ideas equi­dis­tan­tes, bo­ti­fle­ras, unio­nis­tas, es­pa­ño­lis­tas. Ya es­tá sen­tan­do cá­te­dra so­bre nues­tro ín­cli­to 'Pre­si­den­to­rra' (se­gún la de­fi­ni­ción del gran Al­bert So­ler) y su ex­tra­or­di­na­ria ca­pa­ci­dad de azu­zar y apa­lear al mis­mo co­lec­ti­vo si­mul­tá­nea­men­te, co­mo si se tra­ta­ra de Kea­nu Ree­ves en O so­bre los CDR y sus fas­ci­nan­tes co­na­tos ar­tís­ti­cos ins­pi­ra­dos en los an­ces­tra­les ri­tos hin­dús que tan­to han triun­fa­do en los spots de Ko­dak. O so­bre el in­can­sa­ble vic­ti­mis­mo que, pa­se lo que pa­se, va­yan las co­sas bien, mal, re­gu­lar o de pu­ta ma­dre, es el mind­set (ya sa­ben que si yo no suel­to un pa­la­bro in­glés no es­toy tran­qui­la) eterno del co­lec­ti­vo 'in­de­pe'. Tam­po­co me re­fie­ro a esa alu­ci­nan­te mues­tra ar­tís­ti­ca que ocu­pa en es­te mo­men­to un cen­tro de ar­te pú­bli­co don­de 50 he­roi­cos ar­tis­tas –que, es­pe­ro, ob­ten­gan to­das las creus de Sant Jor­di ha­bi­das y por ha­ber y has­ta al­gu­na bo­te­lla de ra­ta­fia au­to­gra­fia­da por el mis­mí­si­mo 'Pre­si­den­to­rra'– han tu­nea­do 55 her­mo­sas ur­nas chi­nas que so­bra­ron del re­fe­rén­dum ( vin­ta­ge, va­ya), ce­di­das por el no me­nos he­roi­co Co­mi­té de Sal­va­ción (¿o es 'Re­den­ción' o 'Com­pa­sión'?) na­cio­nal de la Ca­ta­lun­ya Nord. No, mi asom­bro no es­tá mo­ti­va­do por las to­ne­la­das de plás­ti­co ama­ri­llo que inun­dan los edi­fi­cios pú­bli­cos y que to­dos los su­fri­dos ca­ta­la­nes, que­rá­mos­lo o no, pa­ga­mos con nues­tros impuestos, ni por la can­ti­dad de co­lec­ti­vos que de­di­can sus fi­nes de se­ma­na a atar mi­nu­cio­sa­men­te cual­quier pos­te, va­lla, ba­rre­ra, ár­bol, cruz o lo que se les pon­ga por de­lan­te con los su­so­di­chos la­zos. Ni por la vi­ru­len­cia, el odio, la ma­la hos­tia y el as­co con que esos mis­mos co­lec­ti­vos, inun­da­dos de son­ri­sas y bon­ho­mía e ins­pi­ra­dos por Mar­tin Luther King, Nel­son Man­de­la, la Ma­dre Te­re­sa de Cal­cu­ta y, en mo­men­tos de de­bi­li­dad, me ima­gino, Freddy Kru­ger, se de­di­can a in­sul­tar im­pla­ca­ble­men­te, en la ca­lle, en la pren­sa, en las re­des y don­de se ter­cie, a to­dos los in­cau­tos que, co­mo yo, nos atre­ve­mos a de­cir, con to­da la edu­ca­ción de la que so­mos ca­pa­ces (aun­que al­gu­nos ya es­ta­mos ago­tan­do las re­ser­vas de ella), que ya es­ta­mos has­ta el mo­ño de su idea del mun­do. Yo de lo que que­ría ha­blar era de al­go mu­cho más im­por­tan­te y de­ses­pe­ran­te. Me re­fie­ro a la pe­sa­di­lla de los mos­qui­tos ti­gre. Ca­ta­lun­ya no só­lo es el lu­gar de Eu­ro­pa don­de más ha pro­li­fe­ra­do es­te car­gan­te y pe­li­gro­so in­sec­to, sino que es la úni­ca zo­na de Es­pa­ña don­de los cien­tí­fi­cos han des­cu­bier­to que los bichos uti­li­zan sis­te­má­ti­ca­men­te el au­to­mó­vil y has­ta los au­to­ca­res y tre­nes pa­ra ex­ten­der su ab­yec­ta in­va­sión. Por lo de­más, to­do per­fec­to.

Lo que ocu­rre en Ca­ta­lun­ya es un fe­nó­meno úni­co en Eu­ro­pa; qué di­go: úni­co en el glo­bo te­rrá­queo, en el pla­ne­ta, en el uni­ver­so

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.