Ca­ta­la­nes del año

El Periódico de Catalunya (Castellano) - Dominical - - FIRMAS - por Isa­bel Coi­xet www.xlse­ma­nal.com/fir­mas Ins­ta­gram: Isa­bel.Coi­xet

las tien­das ya es­tán lle­nas de ca­la­ba­zas, dis­fra­ces de zom­bie, go­rros de bru­ja y ga­tos ne­gros con ojos de vi­drio: Ha­llo­ween y sus es­pan­tos se acer­can. Cuan­do ape­nas nos que­ra­mos dar cuen­ta, las ca­la­ba­zas pa­sa­rán a me­jor vi­da has­ta el año que vie­ne y nos ve­re­mos in­va­di­dos por los dis­fra­ces de Pa­pá Noel, los ar­bo­li­tos, los ca­len­da­rios de Ar­tis Mu­tis y los anun­cios de tu­rrón re­bo­san­tes de bue­nos de­seos. Tam­bién al fi­nal del año no pue­den fal­tar las lis­tas con lo más re­le­van­te: de­por­tis­tas del año, so­li­da­rios del año, es­pa­ño­les del año, dis­cos del año, ar­tis­tas del año, pe­lí­cu­las del año, su­per­me­ga­fe­mi­nis­tas del año y, cla­ro, no po­día fal­tar, las lis­tas de los ca­ta­la­nes del año. Co­mo to­da­vía tar­da­rán unas se­ma­nas en apa­re­cer las ci­ta­das lis­tas y no ten­go ni idea de quié­nes son los de­por­tis­tas del año, quie­ro con­tri­buir –con to­da la hu­mil­dad de la que soy ca­paz (qui­zás no sea mu­cha, es ver­dad)– con mi mo­des­ta apor­ta­ción a la lis­ta de los ca­ta­la­nes del año con dos nom­bres que per­so­nal­men­te me pa­re­cen me­re­ce­do­res de ad­mi­ra­ción, aplauso, loa y agra­de­ci­mien­to: Ra­món de Es­pa­ña y Al­bert So­ler. ¿Y por qué ellos en par­ti­cu­lar? ¿Por qué no otros ca­ta­la­nes que se par­ten el pe­cho y la ca­mi­sa y lo que ha­ga fal­ta por el fet di­fe­ren­cial, el pro­cés y la re­pú­bli­ca? ¿Por qué con­si­de­rar ca­ta­la­nes del año a es­te par de «ener­gú­me­nos pa­té­ti­cos, fas­cis­toi­des, ma­los ca­ta­la­nes, unio­nis­tas y bo­ti­flers » (co­mo así se los ca­li­fi­ca en las nun­ca bien pon­de­ra­das re­des so­cia­les)? Los ar­tícu­los de Ra­món de Es­pa­ña en Cró­ni­ca Global y El Pe­rió­di­co de Ca­ta­lun­ya y los de Al­bert So­ler en el Dia­ri de Girona son, des­de ha­ce ya mu­chos años, un oa­sis de sen­ti­do del hu­mor, cor­du­ra, per­ple­ji­dad e in­co­rrec­ción po­lí­ti­ca en el pro­ce­lo­so océano de la pren­sa que opi­na so­bre lo que pa­sa. Só­lo dos men­tes pre­cla­ras, va­lien­tes y co­ra­ju­das co­mo las de es­te par de in­di­vi­duos son ca­pa­ces de es­cri­bir lo que mu­chos pien­san y son ca­pa­ces de ver y mos­trar a su ca­da vez más fiel y am­plio pú­bli­co el aco­jo­nan­te sai­ne­te va­llein­cla­nes­co en que se ha con­ver­ti­do la vi­da po­lí­ti­ca de Ca­ta­lun­ya. Cuan­do la an­gus­tia me in­va­de, ge­ne­ral­men­te des­pués de ver un in­for­ma­ti­vo de TV3, re­cu­rro a sus ar­tícu­los pa­ra cer­cio­rar­me de que hay una vi­da más allá de la Fi­ra del Ma­tó o Pre­si­den­to­rra ci­tan­do a Mal­colm X. Siem­pre en­cuen­tro una fra­se, un comentario o un chis­te des­ca­cha­rran­te que me de­vuel­ve la fe en la ca­pa­ci­dad del ser hu­mano pa­ra en­con­trar oro en el lodo. A mi mo­do de ver (mio­pe, par­cial y re­sa­bia­do, lo ad­mi­to) ser ca­ta­lán tam­bién es ser ca­paz de reír­se de su pro­pia som­bra. Y co­mo un ca­ta­lán ad­mi­ra­ble, San­tia­go Rusiñol, es­cri­bió ha­ce ya más de cien años: «De to­das las for­mas de en­ga­ñar a los de­más, la pose de se­rie­dad es la que ha­ce más es­tra­gos». Ra­món de Es­pa­ña y Al­bert So­ler ja­más se to­man en se­rio to­do es­to que ocu­rre. Gra­cias a ellos, unos cuan­tos ca­ta­la­nes nos sen­ti­mos me­nos so­los. Me­nos en­ga­ña­dos. Y mu­cho más ri­sue­ños.

A mi mo­do de ver (mio­pe, par­cial y re­sa­bia­do, lo ad­mi­to) ser ca­ta­lán tam­bién es ser ca­paz de reír­se de su pro­pia som­bra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.