His­to­ria. A un si­glo de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, Juan Es­la­va Ga­lán re­pa­sa la con­tien­da que de­jó mi­llo­nes de muer­tos y, ce­rra­da en fal­so, abo­có a Eu­ro­pa a un con­flic­to ma­yor en 1939.

La Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, que los ge­ne­ra­les y po­lí­ti­cos anun­cia­ron co­mo cor­ta y glo­rio­sa, du­ró cua­tro años y se sal­dó con mi­llo­nes de muer­tos. Un con­flic­to ce­rra­do en fal­so que dio pa­so a una ma­sa­cre aún ma­yor.

El Periódico de Catalunya (Castellano) - Dominical - - SUMARIO - POR JUAN ES­LA­VA GA­LÁN

La lla­ma­ron la Gr a n Gue r r a y los ufa­nos pue­blos de Eu­ro­pa que do­mi­na­ban el mun­do (y sa­quea­ban sus re­cur­sos) fue­ron a ella con in­cons­cien­te ale­gría. «Pa­ra Na­vi­dad, en ca­sa», au­gu­ra­ron los man­da­ta­rios. Y el pue­blo los cre­yó. La ju­ven­tud vis­tió el uni­for­me en­tu­sias­ma­da, la ca­be­za lle­na de ideas ro­mán­ti­cas, pa­ra es­ta gue­rra que pre­su­mían cor­ta y glo­rio­sa y, a la pos­tre, se con­vir­tió en un ma­ta­de­ro. Ge­ne­ra­les de cui­da­dos bi­go­tes, las bo­tas lus­tra­das por asis­ten­tes que ofi­cia­ban co­mo ma­yor­do­mos, se in­cli­na­ban so­bre los ma­pas de sus es­ta­dos ma­yo­res, ca­si siem­pre ins­ta­la­dos en lu­jo­sos cha­teaux, le­jos del fren­te, pa­ra apli­car tác­ti­cas ob­so­le­tas he­re­da­das de las gue­rras na­po­leó­ni­cas. Tar­de com­pren­die­ron que la ame­tra­lla­do­ra, la alam­bra­da, la le­tal ar­ti­lle­ría, la avia­ción y los ga­ses as­fi­xian­tes exi­gían nue­vas ideas y una ra­di­cal re­no­va­ción del pom­po­sa­men­te de­no­mi­na­do 'arte de la gue­rra'.

MU­TI­LA­DO O MUER­TO

Mien­tras lo com­pren­die­ron, si­guie­ron en­vian­do a la muer­te a cien­tos de mi­les de jó­ve­nes pa­ra re­cu­pe­rar unos ki­ló­me­tros de tie­rra que al mes si­guien­te ce­de­rían de nue­vo. Se su­ce­dían las Na­vi­da­des y na­die vol­vía a

ca­sa co­mo no fue­ra mu­ti­la­do. La pug­na a to­pa car­ne­ro se pro­lon­gó du­ran­te cua­tro in­ter­mi­na­bles años. En la Na­vi­dad de 1918, la ma­yo­ría de las fa­mi­lias ale­ma­nas vis­te sus hol­ga­dos tra­jes de fies­ta (to­dos han adel­ga­za­do de­bi­do al ham­bre) pa­ra com­par­tir una tris­te pa­ta­ta co­ci­da en un so­pi­cal­do er­satz ('sucedáneo') he­cho con una pas­ti­lla te­rro­sa que va­ga­men­te re­cuer­da a la car­ne. En la ca­lle, ma­sas obre­ras ham­brien­tas reclaman una re­vo­lu­ción co­mo la bol­che­vi­que que re­cien­te­men­te ha li­be­ra­do a Ru­sia de la gue­rra. Los ale­ma­nes com­ba­ten en sue­lo fran­cés, lo que teó­ri­ca­men­te sig­ni­fi­ca que lle­van las de ga­nar, pe­ro el blo­queo ma­rí­ti­mo al que los so­me­ten los in­gle­ses im­pi­de la en­tra­da en Alemania de ali­men­tos o ma­te­rias pri­mas. Por otra par­te, des­de que EE.UU. en­tró en la gue­rra la ba­lan­za se ha in­cli­na­do inexo­ra­ble a la par­te del ban­do alia­do.

ALEMANIA TI­RA LA TOA­LLA

Los téc­ni­cos ex­po­nen la si­tua­ción al ge­ne­ral Lu­den­dorff, vir­tual dic­ta­dor de Alemania: el pue­blo se mue­re de ham­bre, en las fá­bri­cas las mu­je­res se des­va­ne­cen so­bre las má­qui­nas. No po­de­mos su­mi­nis­trar más ar­mas ni más ra­cio­nes. O sea, he­mos per­di­do la gue­rra. Lu­den­dorff es cons­cien­te de

que ha re­ba­ña­do el fon­do del cal­de­ro. Las fa­mé­li­cas tro­pas ale­ma­nas es­tán a pun­to de amo­ti­nar­se. No que­da otra que ren­dir­se, pe­ro pa­ra que el ho­nor del Ejér­ci­to que­de a sal­vo de­vuel­ve el po­der al Par­la­men­to. Que los ci­vi­les so­li­ci­ten el ar­mis­ti­cio y car­guen con el des­ho­nor de la ren­di­ción. Arro­gan­tes en la vic­to­ria, fe­ro­ces en la gue­rra, co­bar­des en la de­rro­ta, los ge­ne­ra­les pru­sia­nos de­jan que el Par­la­men­to bur­gués y obre­ro car­gue con la res­pon­sa­bi­li­dad de la ren­di­ción. De es­te mo­do po­drán jus­ti­fi­car­se an­te la his­to­ria. «Que cons­te que cuan­do de­pu­si­mos las ar­mas es­tá­ba­mos ga­nan­do la gue­rra, pues­to que ocu­pá­ba­mos sue­lo ex­tran­je­ro en to­dos los frentes». La de­pau­pe­ra­da po­bla­ción se en­te­ra por los pe­rió­di­cos de que Alemania se ha con­ver­ti­do, de la no­che a la ma­ña­na, en una de­mo­cra­cia par­la­men­ta­ria. El or­gu­llo­so im­pe­rio que pre­ten­día ex­ten­der su do­mi­nio por Eu­ro­pa y par­te de Asia se trans­for­ma en una pro­sai­ca re­pú­bli­ca so­cial­de­mó­cra­ta. El pre­si­den­te ame­ri­cano Wil­son, el pa­ci­fis­ta que en­tró en gue­rra for­za­do por los acon­te­ci­mien­tos, exi­ge an­tes de fir­mar na­da que Alemania de­pon­ga las ar­mas y se con­vier­ta en un es­ta­do cons­ti­tu­cio­nal. El can­ci­ller ger­mano aprue­ba en po­cos días pro­fun­das re­for­mas pa­ra de­mo­cra­ti­zar la na­ción. De­ma­sia­do tar­de. Es­ta­lla la re­vo­lu­ción que se es­ta­ba ges­tan­do en­tre la po­bla­ción.

PAZ EN EL BOSQUE

El 7 de no­viem­bre de 1918, en el bosque de Com­pièg­ne, cer­ca del fren­te, se reúnen la de­le­ga­ción fran­ce­sa y ale­ma­na pa­ra tra­tar el ar­mis­ti­cio. El ma­ris­cal Foch, el fran­cés, ob­ser­va un mo­men­to a los ale­ma­nes sin es­for­zar­se en di­si­mu­lar el des­pre­cio. «Pre­gún­te­le a es­tos ca­ba­lle­ros qué desean», or­de­na al in­tér­pre­te. Erz­ber­ger, el ale­mán, ti­tu­bea: «Creo que es­ta­mos aquí pa­ra dis­cu­tir los tér­mi­nos del ar­mis­ti­cio». Foch se di­ri­ge nue­va­men­te al in­tér­pre­te: «Ha­ga sa­ber a es­tos ca­ba­lle­ros que no hay na­da que dis­cu­tir. Y léa­les el plie­go de con­di­cio­nes». Re­ti­ra­da in­me­dia­ta de los te­rri­to­rios ocu­pa­dos en Francia y Bél­gi­ca, de­vo­lu­ción de las dispu­tadas pro­vin­cias de Al­sa­cia y Lo­re­na, des­mi­li­ta­ri­za­ción de una fran­ja de trein­ta ki­ló­me­tros a lo lar­go del Rin. Ade­más, Alemania de­be

El pre­si­den­te Wil­son pro­me­tió: «Es­ta se­rá la úl­ti­ma gue­rra, la que aca­ba­rá con to­das las gue­rras»

en­tre­gar las ar­mas pe­sa­das y re­du­cir su Ejér­ci­to a cien mil hom­bres. El ar­mis­ti­cio se fi­ja el 11 de no­viem­bre a las on­ce de la ma­ña­na. En los frentes rei­na una quie­tud gla­cial. Ofi­cia­les y tro­pa es­tán pen­dien­tes del re­loj. Al dar las on­ce, un cla­mor se ele­va de las trin­che­ras. Go­rros al ai­re. Abra­zos. Lá­gri­mas que de­jan re­gue­ros cla­ros al des­li­zar­se por ros­tros ate­za­dos de mu­gre e in­tem­pe­rie. Los ca­mio­nes de la mu­ni­ción aca­rrean vino y ra­cio­nes su­ple­men­ta­rias. A lo lar­go de to­do el fren­te, los uni­for­mes ca­quis se mez­clan con los gri­ses en tie­rra de na­die y se abra­zan bai­lan­do y sal­tan­do. El pre­si­den­te Wil­son pro­nun­cia unas pa­la­bras his­tó­ri­cas: «Les pro­me­to que es­ta va a ser la úl­ti­ma gue­rra, la gue­rra que aca­ba­rá con to­das las gue­rras». El 28 junio de 1919, quin­to aniversario del ase­si­na­to de Sa­ra­je­vo que lo em­pe­zó to­do, los re­pre­sen­tan­tes de los alia­dos se reúnen en el Sa­lón de los Es­pe­jos del pa­la­cio de Ver­sa­lles (París) pa­ra ajus­tar­le las cuen­tas a Alemania. El al­ma de las de­li­be­ra­cio­nes es Cle­men­ceau, apo­da­do el Ti­gre, e im­po­ne con­di­cio­nes dra­co­nia­nas: Alemania ce­de­rá sus co­lo­nias y par­te del te­rri­to­rio na­cio­nal. Ade­más, ten­drá que abo­nar a los ven­ce­do­res una enor­me in­dem­ni­za­ción.

GER­MEN DEL NA­ZIS­MO

Los alia­dos creen ha­ber­se ase­gu­ra­do de que la ven­ci­da Alemania no vol­ve­rá a le­van­tar ca­be­za pa­ra dispu­tar­les los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les, pe­ro el des­pro­por­cio­na­do cas­ti­go y la hu­mi­lla­ción lle­va­rán al pue­blo ale­mán a acep­tar el li­de­raz­go re­van­chis­ta de Hitler, lo que con­du­ci­rá fa­tal­men­te a la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, aún más mor­tí­fe­ra y des­truc­ti­va que la Pri­me­ra. En reali­dad, glo­bal­men­te con­si­de­ra­das, las dos gue­rras fue­ron una mis­ma con un des­can­so in­ter­me­dio o, en otros tér­mi­nos, el sui­ci­dio de Eu­ro­pa.

La Pri­me­ra y la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial fue­ron en reali­dad una mis­ma con un in­ter­me­dio

LOS PRI­SIO­NE­ROS... Más de sie­te mi­llo­nes de sol­da­dos fue­ron he­chos pri­sio­ne­ros de gue­rra. Es­te ale­mán fue cap­tu­ra­do po­co an­tes del ar­mis­ti­cio.

MA­TAR DE HAM­BRE A ALEMANIA Es­te era el fin del blo­queo bri­tá­ni­co eco­nó­mi­co-mi­li­tar a Ber­lín. Cer­ca de 500.000 ale­ma­nes mu­rie­ron de ham­bre. SOL­DA­DOS, AL MA­TA­DE­RO La ba­ta­lla de Ver­dún (Francia) fue la más lar­ga de la gue­rra y la se­gun­da más san­grien­ta tras la del Som­me.

LA I MPLOSIÓN GER­MA­NA En los úl­ti­mos días de la gue­rra, Alemania vi­vió una re­vo­lu­ción en las ca­lles. El kái­ser ca­yó.

Y ALEMANIA SE RIN­DIÓ Was­hing­ton, no­viem­bre de 1918. Ame­ri­ca­nos ce­le­bran la ren­di­ción de Alemania.

EL AME­RI­CANO IM­PA­SI­BLE El pre­si­den­te Woo­drow Wil­son fue neu­tral has­ta abril de 1917, cuan­do EE.UU. en­tró en gue­rra.

LA 'GE­NE­RA­CIÓN AMPUTADA' La gue­rra pro­du­jo mi­llo­nes de mu­ti­la­dos, más de la mi­tad de los he­ri­dos. El desas­tre pro­pi­ció, de he­cho, el ma­yor sal­to tec­no­ló­gi­co en el cam­po de las pró­te­sis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.