Gra­cias, Se­ñor

El Periódico de Catalunya (Castellano) - Dominical - - CORREO -

Por esos ra­tos en los que pen­sé que era uno de los me­jo­res vi­ce­pre­si­den­tes de nues­tra his­to­ria y que se­ría un gran pre­si­den­te pa­ra Es­pa­ña. Por sen­tir­me or­gu­llo­so de que un es­pa­ñol al­can­za­se la pre­si­den­cia del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal. Por ha­cer­me creer que lle­va­ría a Ban­kia a la ci­ma de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras. Por des­cu­brir­me fi­nal­men­te su reali­dad. No hay na­da más la­men­ta­ble que creer en al­guien que no lo me­re­ce. La ver­dad re­sul­ta de­cep­cio­nan­te al prin­ci­pio, pe­ro gra­ti­fi­can­te des­pués. Su com­pa­re­cen­cia en el Con­gre­so re­sul­tó la­men­ta­ble, fue­ra de la reali­dad que le va a lle­var a pri­sión. Pa­re­cía aún creer­se mi­nis­tro de Eco­no­mía, po­see­dor de la ver­dad ab­so­lu­ta y con una sa­bi­du­ría su­pe­rior al res­to de los mor­ta­les. Ni un ápi­ce de au­to­crí­ti­ca, de re­co­no­ci­mien­to de su ne­fas­ta ges­tión y, so­bre to­do, de sus ac­tua­cio­nes al mar­gen de la ley. Pe­ro, so­bre to­do, gra­cias por ha­cer­me sen­tir or­gu­llo­so de mi país. Es cier­to que Es­pa­ña es­tá re­ple­ta de vi­vi­do­res, truha­nes, bus­ca­vi­das, ven­de­do­res de hu­mo, la­dro­nes… co­mo siem­pre los ha ha­bi­do. Pe­ro aho­ra mu­chos se co­no­cen y van a la cár­cel. R OBERTO R ODRÍGUEZ V E S G A. BILBAO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.