Idio­tas so­cia­les

El Periódico de Catalunya (Castellano) - Dominical - - FIRMAS - www.xlse­ma­nal.com/fir­mas por Ar­tu­ro Pé­rez-Re­ver­te

ha­ce po­co, una jo­ven­cí­si­ma es­tu­dian­te es­pa­ño­la col­gó en Twit­ter una fo­to­gra­fía su­ya, vestida con unas ce­ñi­das ma­llas ne­gras y un top que en reali­dad era un su­cin­to su­je­ta­dor de me­dio pal­mo de an­chu­ra, con el si­guien­te tex­to: Mi co­le­gio es un re­tró­gra­do de mier­da, me han echa­do de una cla­se por ir así vestida y echan­do la cul­pa a que lue­go se es­can­da­li­za to­do por que no veas co­mo es­ta­mos con que si mi­ran las te­tas y el cu­lo xdddd pu­tos re­tró­gradxs. Y, bueno. Co­mo ocu­rre en las re­des so­cia­les, eso dio lu­gar a mu­chos co­men­ta­rios; unos a fa­vor, so­li­da­ri­zán­do­se con ella, y otros en con­tra, po­nién­do­la de ton­ta y ba­ju­na pa­ra arri­ba. La chi­ca no era de las que se arru­gan, y se de­fen­dió co­mo ga­to pan­za arri­ba; si no con pro­di­gios de sin­ta­xis ni or­to­gra­fía, sí con mu­cho aplo­mo, sin dis­mi­nuir­se un pal­mo. Y, en mi opi­nión, ahí es­tu­vo lo in­tere­san­te. En sus ar­gu­men­tos. La idea ge­ne­ral era que ella no ha­bía he­cho na­da ma­lo. Que en­se­ñar el cuer­po en cla­se no só­lo no era ma­lo, sino que era po­si­ti­vo: Cla­ro que hay me­no­res en el ins­ti­tu­to y muy pe­que­ños/as, pe­ro ahí es­ta el error, al me­nos ba­jo mi pun­to de vis­ta; si no se les en­se­ña des­de pe­que­ños a nor­ma­li­zar un cuer­po en ge­ne­ral.. que se lo vas a im­po­ner con 20 años. Ésa fue una de las res­pues­tas a sus de­trac­to­res: nor­ma­li­zar el cuer­po. Lo ar­gu­men­ta­ba con la hon­ra­da con­vic­ción de es­tar en lo cier­to y de­fen­der sus de­re­chos an­te men­tes es­tre­chas, an­ti­cua­das, vie­ju­nas. Ape­la­ba a la li­ber­tad in­di­vi­dual, a la ne­ce­si­dad de que la so­cie­dad cam­bie sus pun­tos de vis­ta, al in­elu­di­ble fu­tu­ro. Pa­ra ella, sen­tar­se en­tre sus com­pa­ñe­ros de am­bos se­xos con tres pal­mos de cuer­po des­nu­do al ai­re y una ti­ri­ta de te­la en torno al bus­to era un ac­to de li­ber­tad que nin­gún re­gla­men­to es­co­lar te­nía de­re­cho a vul­ne­rar. Mi cuer­po es mío y lo en­se­ño don­de me pa­re­ce, era el asun­to. Pa­ra la pró­xi­ma me pongo uno más cor­to y pan­ta­lo­nes mu­cho más cor­tos; no es mi pro­ble­ma que us­te­des se­xua­li­xeis al­go que es nor­maaaaallll, zan­ja­ba irre­duc­ti­ble, uti­li­zan­do ade­más con ra­zo­na­ble sol­tu­ra el pun­to y co­ma, al­go po­co fre­cuen­te en chi­cos de su ge­ne­ra­ción. La co­sa me de­jó un ra­ro ma­les­tar: la cer­te­za de que hay co­sas en las que la so­cie­dad eu­ro­pea, oc­ci­den­tal o co­mo que­ra­mos lla­mar­la aho­ra, ha per­di­do el con­trol de sí mis­ma. Qui­zá sea di­fí­cil ex­pli­car­lo y ha­brá quien no lo com­pren­da; pe­ro creo que, so­bre los ra­zo­na­mien­tos de esa chi­ca, lo que in­quie­ta es el aplo­mo con que los for­mu­la­ba. Su se­gu­ri­dad de es­tar en lo cier­to. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, yo ha­bría pre­fe­ri­do de ella una res­pues­ta tan ba­ju­na co­mo el atuen­do; al­go co­mo Me vis­to así pa­ra ir al ko­le por­que me saaaa­le del cho­cho. Ha­bría si­do, en mi opi­nión, un ar­gu­men­to tran­qui­li­za­dor, ru­ti­na­rio, pro­pio de una pe­dorra de baja es­to­fa, de ésas que la te­le­ba­su­ra con­sa­gra co­mo mo­de­los a imi­tar. Lo que me desa­zo­na es que la chi­ca en cuestión ra­zo­na­ba bas­tan­te bien, apli­cán­do­se ar­gu­men­tos pro­ba­dos pa­ra otros me­nes­te­res y que a un jo­ven de su edad de­ben pa­re­cer irre­ba­ti­bles: li­ber­tad, orgullo, mo­der­ni­dad, cam­bio, fu­tu­ro. Que al­guien con mínimo sen­ti­do co­mún pu­die­ra pre­gun­tar­le, co­mo ré­pli­ca, si ella iría a co­mer a un res­tau­ran­te don­de los ca­ma­re­ros sir­vie­ran en tan­ga, o se ca­sa­ría con su no­vio yen­do am­bos en bra­gas y cal­zon­ci­llos es lo de me­nos. Lo gra­ve es que esa jo­ven­ci­ta creía te­ner ra­zón. Por eso me es­tre­me­ció su ate­rra­do­ra hon­ra­dez ar­gu­men­tal. Y tam­bién me dio es­ca­lo­fríos com­pro­bar –ten­drá unos pa­dres que la vean ves­tir­se así pa­ra el ins­ti­tu­to– que mu­cha gen­te com­par­te su opi­nión. Es, pa­ra en­ten­der­nos, una idio­ta no in­te­lec­tual sino so­cial. Una idio­ta con ar­gu­men­tos, apo­ya­da por otros idio­tas, igual­men­te hon­ra­dos, que la aplau­den y jus­ti­fi­can. Asus­ta, y a eso iba, la au­sen­cia de re­mor­di­mien­tos, de com­ple­jos, de sen­ti­do del de­co­ro o el ri­dícu­lo. La ig­no­ran­cia de que a ve­ces, con de­ter­mi­na­das ac­ti­tu­des, se fal­ta el res­pe­to a los de­más. Ocu­rre co­mo con el pa­tán que el otro día, en un avión, no con­ten­to con ir en pan­ta­lón cor­to mos­tran­do los pe­los y va­ri­ces de las pier­nas, se qui­tó las san­da­lias y me im­pu­so sus pies des­cal­zos co­mo re­pug­nan­te com­pa­ñía du­ran­te dos ho­ras y me­dia de vue­lo. Si me hu­bie­se vuel­to ha­cia él pa­ra cis­car­me en su pu­ta ma­dre, me ha­bría mi­ra­do con asom­bro, sin com­pren­der. Era otro idio­ta so­cial, ino­cen­te co­mo tan­tos. In­ca­paz de ver­se en un es­pe­jo crítico y com­pren­der lo que es y lo que sim­bo­li­za. So­bre ese par­ti­cu­lar, re­cuer­do que un ami­go maes­tro lla­mó la aten­ción a un alumno por es­cu­pir al sue­lo en cla­se y és­te re­pli­có, sor­pren­di­do: «¿Qué tie­ne de ma­lo?». Mi ami­go me di­jo que se que­dó blo­quea­do, in­ca­paz de res­pon­der. « ¿Qué po­día yo de­cir­le? –co­men­ta­ba–. ¿Có­mo iba a re­su­mir­le allí, de gol­pe y en po­cas pa­la­bras, tres mil años de ci­vi­li­za­ción?».

Es una idio­ta sin­ce­ra, con ar­gu­men­tos, apo­ya­da por otros idio­tas igual­men­te hon­ra­dos que la aplau­den y jus­ti­fi­can

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.