¡No so­por­to caer mal!

El Periódico de Catalunya (Castellano) - Dominical - - FIRMAS - por Pau Are­nós www.xlse­ma­nal.com/fir­mas @PauA­re­nos

atuen­do. Ca­da ma­ña­na, Deisy pa­sa­ba un ra­to de­ci­dien­do con qué ro­pa sal­dría de ca­sa. No era co­que­ta –¿no lo era?–, sino que te­nía un de­seo en­fer­mi­zo de agra­dar. Se de­ses­pe­ra­ba por acer­tar con el atuen­do ade­cua­do y des­pa­rra­ma­ba so­bre la ca­ma las mil com­bi­na­cio­nes po­si­bles. Al prin­ci­pio de la ac­ción, el jue­go era sen­ci­llo: es­to con es­to, pe­ro a me­di­da que la ca­ma se lle­na­ba y se va­cia­ba el ar­ma­rio, la elec­ción se com­pli­ca­ba. ¿Es­to con es­to, o con es­to…? ¿O con es­to? Re­cién du­cha­da, aca­ba­ba su­dan­do y con do­lor de es­pal­da por in­cli­nar­se y al­zar­se, in­de­ci­sa, con­vir­tien­do los jer­séis y los pan­ta­lo­nes en un re­mo­lino tex­til. Acor­da­da la ca­mi­sa y la fal­da, te­nía que pen­sar en la cha­que­ta sin per­der de vis­ta los za­pa­tos. Por eso, el chán­dal del fin de se­ma­na era un ali­vio y el lu­nes por la ma­ña­na, el ini­cio de cin­co días de du­das y desa­so­sie­gos. 'Geis­ha'. Ja­más ha­bía so­por­ta­do no agra­dar. La ha­bían edu­ca­do así, de­cía, en el arte de sa­tis­fa­cer a los de­más, aun­que no pen­sa­ba en ella co­mo en una geis­ha. Ha­bía leí­do so­bre aque­llas mu­je­res y no se iden­ti­fi­ca­ba con el mo­de­lo, al fin y ca­bo, pro­fe­sio­nal, o con de­ri­va­cio­nes la­bo­ra­bles. Ella ja­más ha­bía co­bra­do por gus­tar ni re­ci­bi­do re­ga­los, sino que lo ha­cía por un im­pul­so irre­fre­na­ble: no so­por­ta­ba caer mal. ¡No so­por­ta­ba caer mal! ¿Te­nía que ver con el ma­chis­mo pe­lu­do y fe­roz que ma­cha­có y des­tru­yó a su ge­ne­ra­ción o se tra­ta­ba de un ca­so par­ti­cu­lar, una cir­cuns­tan­cia sub­je­ti­va y no so­cial? Li­son­ja. Una vez re­suel­to el ves­tua­rio, el ti­tu­beo re­gre­sa­ba por si lo ele­gi­do era inade­cua­do pa­ra ir a tal o cual si­tio o pa­ra atraer a tal o cual per­so­na. In­sa­tis­fe­cha, se de­ci­día con ra­pi­dez y de­ses­pe­ra­ción por al­go que, se­gu­ro, la in­co­mo­da­ría la jor­na­da en­te­ra. Directora de un hos­pi­tal, se des­vi­vía por el per­so­nal y por los en­fer­mos, en bus­ca del ha­la­go. Na­da te­nía que ver con el se­xo, sino con la com­pla­cen­cia. Si na­die le ala­ba­ba el nue­vo pei­na­do o una me­di­da en be­ne­fi­cio del co­lec­ti­vo, per­se­guía a ca­da em­plea­do pro­vo­can­do los co­men­ta­rios adu­la­do­res. Aco­sa­ba a los en­fer­me­ros cuan­do ig­no­ra­ban sus chis­tes o a los en­fer­mos si les des­ti­na­ba mi­nu­tos ex­pli­cán­do­les al de­ta­lle la do­len­cia y no re­ci­bía a cam­bio las pro­por­cio­na­bles ala­ban­zas y gra­ti­tu­des. Ese era el in­ter­cam­bio que bus­ca­ba: Deisy de­di­ca­ba tiem­po y es­fuer­zos a la gen­te y exi­gía ser co­rres­pon­di­da con li­son­jas. Te­nía dos co­sas cla­ras. Una: la pre­sión so­cial –la pu­bli­ci­dad, la edu­ca­ción, las re­la­cio­nes, la fa­mi­lia– obli­ga­ba a gus­tar. Dos: so­lo los va­lien­tes se per­mi­tían ser abo­rre­ci­dos. Pro­vi­sio­nal. Lo peor que lle­va­ba eran los en­fa­dos. Si por al­gu­na ra­zón se gri­ta­ba con al­guien o una per­so­na de­ja­ba de ha­blar­le, en vez de de­vol­ver si­len­cio, en­tre­ga­ba pa­la­bras has­ta ago­tar, has­ta que lo­gra­ba es­tar en paz con el enemi­go pro­vi­sio­nal. Tan­to le da­ba per­do­nar o ser per­do­na­da, lo im­por­tan­te era res­ta­ble­cer las re­la­cio­nes cuan­to an­tes. Obli­ga­ba a que la qui­sie­ran, per­se­guía a los que se re­be­la­ban a su amor has­ta que se ren­dían. To­do el com­por­ta­mien­to se con­cen­tra­ba en un tér­mino: quié­re­me, quié­re­me, quié­re­me. Es­pal­da. Ago­ta­da por la es­cla­vi­tud de cau­ti­var, se amo­ti­nó y de­ci­dió ser la in­tré­pi­da que no te­mía ser des­agra­da­ble. Fue al hos­pi­tal con chán­dal, des­cui­dó su apa­rien­cia, di­jo a mé­di­cas y en­fer­me­ros qué opi­na­ba de ver­dad de ellos, de­jó de tra­tar a los en­fer­mos co­mo per­so­nas pa­ra con­si­de­rar­los ob­je­tos con­ta­bles. La odia­ron en­se­gui­da, fue des­pre­cia­da por su equi­po, ori­lla­da por los ami­gos y las ami­gas, evi­ta­da por la pa­re­ja. A par­tir de en­ton­ces, sin­tió el odio y el des­pre­cio, el si­len­cio y los en­fa­dos. Sin em­bar­go, na­da ha­bía cam­bia­do en la opi­nión que los otros te­nían de Daisy. La di­fe­ren­cia era que aho­ra le ex­pre­sa­ban a la ca­ra lo que an­tes pen­sa­ban a su es­pal­da.

To­do el com­por­ta­mien­to se con­cen­tra­ba en un tér­mino: quié­re­me, quié­re­me, quié­re­me

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.