SO­ROS TIE­NE 'SU­CUR­SAL' EN BAR­CE­LO­NA

El Periódico de Catalunya (Castellano) - Dominical - - EN PORTADA - POR IXONE DÍAZ LAN­DA­LU­CE

En 2013, la fun­da­ción de Geor­ge So­ros inau­gu­ró su nue­va se­de eu­ro­pea en Bar­ce­lo­na. Ya te­nían ofi­ci­nas en Bru­se­las, Londres y Hun­gría, pe­ro de­ci­die­ron es­ta­ble­cer­se en la ca­pi­tal ca­ta­la­na pa­ra te­ner «pre­sen­cia en el sur de Eu­ro­pa en el mo­men­to más du­ro de la cri­sis», ex­pli­ca Jor­di Va­quer, di­rec­tor re­gio­nal pa­ra Eu­ro­pa de Open So­ciety Foun­da­tions (OSF). La ciu­dad era atrac­ti­va y es­ta­ba bien co­mu­ni­ca­da. En Es­pa­ña, OSF fi­nan­cia pro­yec­tos re­la­cio­na­dos con «la trans­pa­ren­cia y la ren­di­ción de cuen­tas por par­te del Go­bierno, pro­te­gien­do, por ejem­plo, a las per­so­nas que des­de den­tro de la Ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca des­cu­bren que al­go se es­tá ha­cien­do mal y lo de­nun­cian». Tam­bién apo­ya ini­cia­ti­vas pa­ra ga­ran­ti­zar los de­re­chos de los co­lec­ti­vos más vul­ne­ra­bles, en par­ti­cu­lar los gi­ta­nos, con los que So­ros es­tá par­ti­cu­lar­men­te sen­si­bi­li­za­do, pe­ro tam­bién de los re­fu­gia­dos. Ade­más, res­pal­da nue­vas for­mas de par­ti­ci­pa­ción política e in­no­va­ción de­mo­crá­ti­ca. Sin em­bar­go, se­gún Va­quer, Es­pa­ña es uno de los paí­ses eu­ro­peos en los que la fun­da­ción me­nos tie­ne que in­ver­tir. «Es uno de los paí­ses más abier­tos de Eu­ro­pa. Las en­cues­tas di­cen que la po­bla­ción es­pa­ño­la ha man­te­ni­do su eu­ro­peís­mo y su aper­tu­ra y se mues­tra fa­vo­ra­ble a dar pro­tec­ción a las per­so­nas que bus­can asi­lo. Ade­más, es­tá a la ca­be­za en cues­tio­nes de igual­dad de gé­ne­ro o de­re­chos del co­lec­ti­vo LGTBI. El ca­so es­pa­ñol des­ta­ca por­que su ciu­da­da­nía es­tá muy vin­cu­la­da a los va­lo­res de una so­cie­dad abier­ta. Eso no quie­re de­cir que sea un paraíso, cla­ro», ex­pli­ca Va­quer. Al­gu­nos me­dios han acu­sa­do a OSF de fi­nan­ciar or­ga­ni­za­cio­nes afi­nes al mo­vi­mien­to in­de­pen­den­tis­ta ca­ta­lán. Va­quer lo nie­ga: «Des­de el prin­ci­pio de­ci­di­mos no ha­cer­lo. Y no por­que ha­ya­mos de­ci­di­do que es un mo­vi­mien­to en con­tra o a fa­vor de las li­ber­ta­des, sino por­que en­ten­de­mos que no en­tra den­tro de los ob­je­ti­vos de la fun­da­ción». En­tre las ONG a las que sí apo­yan es­tán Mé­di­cos del Mun­do, Fun­da­ción Sa­lud por De­re­cho, Bar­ce­lo­na Ins­ti­tu­te for Glo­bal Health, Pla­ta­for­ma por la Ho­nes­ti­dad, Rights In­ter­na­tio­nal Spain, Fun­da­ción Ci­vio –que lu­cha con­tra la opa­ci­dad de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas–... En 2017 fi­nan­cia­ron en Es­pa­ña 35 pro­yec­tos con una in­ver­sión de 1,6 mi­llo­nes de dó­la­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.