Be­be fres­qui­ta tu ori­na

El Periódico de Catalunya (Castellano) - Dominical - - FIRMAS -

ma­gu­lla­mien­to. Se aho­gó al es­cu­char el diag­nós­ti­co: co­mo si al­guien le ta­pa­ra la bo­ca y la na­riz y le re­tor­cie­ra las orejas. As­fi­xia y do­lor du­ran­te un es­pe­jis­mo sen­so­rial que sin­tió con vi­va­ci­dad. Lo acom­pa­ña­ba su mu­jer, que no de­jó de co­ger­le la mano en nin­gún mo­men­to y que la apre­tó con fuer­za –co­mo si lo re­ta­ra a un pul­so– cuan­do el mé­di­co pro­nun­ció las pa­la­bras que no desea­ba es­cu­char. Él no se dio cuen­ta del ma­gu­lla­mien­to, as­fi­xia­do por las ilu­sio­nes de su men­te. El es­pe­cia­lis­ta le ex­pli­có la es­tra­te­gia pa­ra de­rro­tar el mal: qué te­nía que to­mar, a qué te­nía que so­me­ter­se, du­ran­te cuán­to tiem­po. Fár­ma­co. Él se le­van­tó, le dio las gra­cias y le di­jo que no creía en la me­di­ci­na con­ven­cio­nal ni en los mé­di­cos ni en las far­ma­céu­ti­cas, alia­dos del ma­ligno pa­ra ex­plo­tar a los po­bres con me­di­ca­men­tos in­ne­ce­sa­rios, ve­neno pa­ra con­tro­lar a la po­bla­ción y va­ciar los men­gua­dos bol­si­llos. Y que so­lo se ha­bía so­me­ti­do a las prue­bas ex­plo­ra­to­rias en un mo­men­to de de­bi­li­dad por com­pla­cer a la es­po­sa. Du­da­ba –con­ti­nuó– de la exis­ten­cia de la en­fer­me­dad tal co­mo la en­ten­día la cien­cia co­rrup­ta y ven­di­da, pe­ro es­ta­ba se­gu­ro de la co­di­cia de las em­pre­sas que fa­bri­ca­ban los fár­ma­cos, dis­tri­bui­dos de for­ma ma­si­va gra­cias a la com­pli­ci­dad de los bue­nos doc­to­res. Sa­lió de la con­sul­ta dan­do un por­ta­zo, se pre­ci­pi­tó a la ca­lle, abrió las ale­tas de la na­riz y, cuan­do el ai­re frío que­mó los pul­mo­nes, vol­vió a sen­tir que con­tro­la­ba el cuer­po y, con él, su ser. Cu­ran­de­ro. Azo­ra­da por la vio­len­cia del hom­bre, la mu­jer in­ten­tó con­ven­cer­lo de que re­ca­pa­ci­ta­ra y de que se so­me­tie­ra a la cu­ra que le pro­po­nían. Lo lle­vó has­ta un bar y en­dul­zó el ca­fé con le­che con sus pa­la­bras. Él no ce­dió an­te el sen­ti­do co­mún («ha­blas co­mo ellos») y la des­au­to­ri­zó re­afir­mán­do­se en su fe: si él se ga­na­ba la vi­da con las te­ra­pias al­ter­na­ti­vas, ¿có­mo iba a ser par­tí­ci­pe de la dic­ta­du­ra far­ma­co­ló­gi­ca? Le ex­pli­có con acritud que su do­len­cia era ima­gi­na­ria y que la ha­bía fa­bri­ca­do la men­te y que ha­bía que con­tro­lar la ra­zón pa­ra que el tras­torno des­apa­re­cie­ra. Acu­dió a un cu­ran­de­ro de con­fian­za pa­ra que le apli­ca­ra la téc­ni­ca en la que él mis­mo era maes­tro, pe­ro que no po­día ad­mi­nis­trar­se: la ve­la en la ore­ja. Con­sis­tía en cla­var un ci­rio en el oí­do y pren­der­le fue­go. Si no se ha­cía bien, el pa­cien­te co­rría el ries­go de achi­cha­rrar­se y de la me­le­na en lla­mas. El ca­lor de la can­de­la de­jar he­ri­da, se­gún los he­chi­ce­ros– le pro­du­jo cos­qui­llas. Gra­tui­to. Desahu­cia­do y ca­da­vé­ri­co, con la pes­te co­lo­ni­zan­do los ór­ga­nos vi­ta­les, es­cu­chó el con­se­jo de otro ami­go sa­na­dor. «Te re­co­mien­do el más an­ti­guo de los tra­ta­mien­tos. Lle­va más de mil años en­tre no­so­tros. Es gra­tui­to y no ne­ce­si­tas a nin­gún in­ter­me­dia­rio pa­ra usar­lo». ¿Cuál es?, pre­gun­tó el mo­ri­bun­do. «Re­zar. Re­za mu­cho. Por­que ya no hay na­da más que po­da­mos ha­cer por ti».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.