AMEN DU­NES El len­to ca­mino ha­cia la luz

El com­po­si­tor rock de cul­to Da­mon Mc­mahon pre­sen­ta ‘Free­dom’ en La [2], dis­co en el que vuel­ve a ex­hi­bir una voz ca­ris­má­ti­ca y una mú­si­ca que, es­ta vez, sue­na al­go me­nos es­cu­rri­di­za gracias a una pro­duc­ción me­nos em­ba­ru­lla­da y rui­do­sa

El Periódico de Catalunya (Castellano) - On Barcelona - - ES­CU­CHAR -

An­tes de lan­zar su aplau­di­do pro­yec­to Amen Du­nes, Da­mon Mc­mahon fue par­te de Inouk, un gru­po rock’n’roll neo­yor­quino de los dos­mi­les que no aca­bó de en­con­trar su lu­gar. De he­cho, ni si­quie­ra apa­re­cen en el índice ono­más­ti­co de la

(ex­haus­ti­va) his­to­ria oral de la épo­ca que ha es­cri­to Lizzy Good­man, Nos ve­mos en el ba­ño. Re­na­ci­mien­to y rock and roll en Nueva York. 2001-2011 (edi­ta­da en cas- te­llano por Neo Per­son).

A la fu­ga de pre­ci­sa­men­te Nueva York, Mc­mahon se fue una tem­po­ra­da a Chi­na. So­lo se de­ci­dió a vol­ver cuan­do un se­llo se in­tere­só en lan­zar su pri­mer dis­co co­mo Amen Du­nes, D.I.A. (2009): mú­si­ca ba­sa­da en la im­pro­vi­sa­ción, hi- pe­re­mo­cio­nal, so­lip­sis­ta, he­cha so­bre to­do pa­ra él mis­mo.

Ca­da ál­bum pos­te­rior ha si­do un pa­so ha­cia al­go pa­re­ci­do a la cla­ri­dad y el cla- si­cis­mo; un ir­se des­po­jan­do, po­co a po- co, de las ca­pas de rui­do pa­ra arro­jar luz so­bre una voz ca­ris­má­ti­ca. Du­ran­te es- tos años, los crí­ti­cos he­mos tra­ta­do de po­ner al­gún nom­bre a su mú­si­ca es­cu- rri­di­za. Al pa­re­cer, sin mu­cho éxi­to. Cuan­do pre­gun­to a Mc­mahon cuál es su fa­vo­ri­to en­tre los gé­ne­ros que nos he- mos in­ven­ta­do pa­ra bau­ti­zar lo que ha- ce, res­pon­de: «Nin­guno».

Nues­tro en­tre­vis­ta­do es igual de es- cue­to con to­das las pre­gun­tas, en­via­das (no que­dó otro re­me­dio: ya es­ta­ban de gi­ra) a tra­vés del co­rreo elec­tró­ni­co. Pue­de que en el reciente dis­co Free­dom, que el lu­nes lle­va a La [2] de Apo­lo, su voz sue­ne real­men­te trans­pa­ren­te, cla­ra, pe­ro Mc­mahon pa­re­ce se­guir in­tere­sa­do en man­te­ner una cier­ta au­ra de misterio a su al­re­de­dor.

En Free­dom no so­lo se per­mi­te una pro­duc­ción me­nos em­ba­ru­lla­da y rui­do­sa de lo ha­bi­tual, más ai­re pa­ra res­pi­rar, sino tam­bién es­pa­cio pa­ra bai­lar (esas lí­neas de ba­jo lí­qui­dos, esos beats co­mo de rock ex­pe­ri­men­tal ale­mán de los 70). «Cre­cí yen­do a ra­ves, aquí re­to­mo al­go de eso», ex­pli­ca bre­ve­men­te.

A ni­vel de le­tras, ha que­ri­do ex­plo­rar al­gu­nas fi­gu­ras mas­cu­li­nas tó­xi­cas (su pro­pio pa­dre en Blue ro­se o el sur­fe­ro Mi­ki Do­ra en Mi­ki Do­ra), pe­ro no bus­ca­ba co­nec­tar con la era #Metoo, su­mar­se a esa con­ver­sa­ción. Mc­mahon pre­fie­re que sus can­cio­nes sean in­tem­po­ra­les. «Y tra­to de ha­cer­las tan bue­nas co­mo sea po­si­ble, preo­cu­pán­do­me por la ca­li­dad de la mú­si­ca y to­dos los ele­men­tos».

EL PRO­CE­SO

Tra­to de in­da­gar en la for­ma de fun­cio­nar de Mc­mahon a la ho­ra de com­po­ner. Las ru­ti­nas crea­ti­vas suelen ser fas­ci­nan­tes. ¿Cuál es su mé­to­do per­so­nal? «So­lo es­pe­ro a es­tar ins­pi­ra­do; des­pués can­to una me­lo­día y la gra­bo, y lue­go es­cri­bo las le­tras». La mú­si­ca no es lo que más le ins­pi­ra, al pa­re­cer. «Me abu­rre un po­co, de he­cho. Es di­fí­cil en­con­trar al­go que sea in­ven­ti­vo, o arries­ga­do, u ho­nes­to, o emo­cio­nal­men­te po­de­ro­so, así que pre­fie­ro ver pe­lis o leer li­bros». El úl­ti­mo li­bro que le de­jó hue­lla fue El ven­di­do, de Paul Beatty (Mal­pa­so), la sátira ra­cial ganadora del Man Boo­ker Pri­ze en el 2016.

Se­gún pa­re­ce, es bas­tan­te más fá­cil ver a Mc­mahon pa­san­do las pá­gi­nas de un li­bro que ha­cien­do scroll. Sus cuen­tas so­cia­les son, an­te to­do, pro­fe­sio­na­les. «Pue­do de­cir que ca­da vez que bo­rro Instagram o pa­so una tem­po­ra­da fue­ra de ahí, me sien­to me­jor», ex­pli­ca en su res­pues­ta, qui­zá, más con­fe­sio­nal, de­jan­do a un la­do el misterio por so­lo unas cuan­tas pa­la­bras. —

«LA MÚ­SI­CA ME ABU­RRE. ES DI­FÍ­CIL HA­LLAR AL­GO IN­VEN­TI­VO. PRE­FIE­RO VER UNA PE­LI O LEER LI­BROS»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.