Funk­haus: la sa­la de gra­ba­ción más gran­de del mun­do es­tá en Ber­lín.

El Periódico de Catalunya (Castellano) - On Barcelona - - SUMARIO - car­les.pla­nas.bou@gmail.com Car­les Pla­nas Bou

La RDA cons­tru­yó en 1951 la sa­la de gra­ba­ción más gran­de y so­fis­ti­ca­da del mun­do co­mo se­de de su ra­dio. Tras la caí­da del Te­lón de Ace­ro, la re­li­quia se re­con­vir­tió en un lu­gar al que acu­den ar­tis­tas de todo el pla­ne­ta pa­ra gra­bar dis­cos, ofre­cer con­cier­tos, mon­tar ex­po­si­cio­nes y ro­dar pe­lí­cu­las. Hay vi­si­tas guia­das EN­TRE CHIMENEAS, HUMAREDA

y blo­ques de hor­mi­gón des­te­ñi­dos hay un edi­fi­cio que des­ta­ca en las afue­ras de Ber­lín. Si­tua­da a la ori­lla orien­tal del río Spree, lo que po­dría pa­re­cer otra na­ve in­dus­trial aban­do­na­da es­con­de en sus en­tra­ñas la ar­te­ria mu­si­cal de la ca­pi­tal ale­ma­na, tam­bién co­no­ci­da co­mo Funk­haus. Cons­trui­da en 1951 con pie­dras de la des­trui­da can­ci­lle­ría del Reich, es­te co­lo­sal com­ple­jo ar­qui­tec­tó­ni­co fue la es­ta­ción cen­tral de ra­dio de la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca Ale­ma­na (RDA), el blo­que co­mu­nis­ta, en un mo­men­to de ten­sión en que las on­das pa­sa­ron a ser el nue­vo cam­po de ba­ta­lla ideo­ló­gi­co. Sin­fo­nías, lec­tu­ras po­lí­ti­cas y ra­dio­no­ve­las fue­ron la mu­ni­ción dis­pa­ra­da al otro la­do del mu­ro. Ba­jo la ba­tu­ta del fa­mo­so ar­qui­tec­to de la Bauhaus Franz Ehr­lich, la ca­sa de la ra­dio se con­vir­tió en la más gran­de y so­fis­ti­ca­da sa­la

LA MA­DE­RA RU­SA Y LAS CABINAS DE MEZ­CLA TO­TAL­MEN­TE AIS­LA­DAS SON MUY VA­LO­RA­DAS

de gra­ba­ción del mun­do, una pe­que­ña ciu­dad con 300 ha­bi­tan­tes que du­ran­te 40 años fue sím­bo­lo de la am­bi­ción de la Unión So­vié­ti­ca. La en­ver­ga­du­ra de su sa­la prin­ci­pal es ca­si el do­ble que la de la lon­di­nen­se Ab­bey Road.

Tras la caí­da del Te­lón de Ace­ro, los es­tu­dios de gra­ba­ción si­guie­ron ac­ti­vos y sus fun­cio­na­les sa­las se han man­te­ni­do

co­mo es­ce­na­rio de pe­lí­cu­las, ex­po­si­cio­nes y con­cier­tos. ¿Qué ar­tis­ta no que­rría ac­tuar en ese ex­cep­cio­nal en­torno? Su di­se­ño in­te­rior, co­pa­do de ma­de­ra ru­sa, bu­ta­cas de di­se­ño y cabinas de mez­cla ab­so­lu­ta­men­te ais­la­das, ha­ce de la Funk­haus un en­vi­dia­ble re­cla­mo. Pe­se a su tras­cen­den­cia his­tó­ri­ca, la Funk­haus so­lo abre a las vi­si­tas guia­das dos sá­ba­dos al mes y pa­ra gru­pos re­du­ci­dos que de­ben re­ser­var con an­te­la­ción, una li­mi­ta­ción que se de­be al uso que ar­tis­tas de todo el mun­do ha­cen de es­tas ex­qui­si­tas ins­ta­la­cio­nes. Sin ir más le­jos, la sa­la 3 es don­de tra­ba­ja el re­co­no­ci­do com­po­si­tor ale­mán de mú­si­ca ex­pe­ri­men­tal y neo­clá­si- ca Nils Frahm. La acús­ti­ca de ese ma­jes­tuo­so es­tu­dio ex­pli­ca la bur­bu­ja es­pa­cio-tem­po­ral que es All me­lody, su úl­ti­mo ál­bum.

En los úl­ti­mos años, la Funk­haus ha aco­gi­do pro­yec­tos ar­tís­ti­cos de re­nom­bre. En agos­to del 2016, por ejem­plo, un gru­po de 80 ami­gos se reunió allí pa­ra en­sa­yar jun­tos y rea­li­zar un con­cier­to iné­di­to. En­tre esos co­le­gas es­ta­ban Jus­tin Ver­non (Bon Iver), Aa­ron y Bry­ce Dess­ner (The Na­tio­nal), Yoann Le­moi­ne (Wood­kid), Da­mien Ri­ce y el pro­pio Frahm, ade­más del di­rec­tor Vin­cent Moon, pa­dre del ca­nal de You­tu­be La Blo­got­hè­que.

Por mu­chos años que ha­yan pa­sa­do, es­te ves­ti­gio de la Gue­rra Fría si­gue sien­do el es­ce­na­rio don­de se es­cri­be la historia mu­si­cal de Ber­lín. —

ENOR­MELa sa­la prin­ci­pal es ca­si el do­ble de gran­de que la mí­ti­ca Ab­bey Road. NINO VINCENZO VALPIANI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.