‘ES­TOY VI­VO’

«Sos­pe­cho que no va­mos a nin­gún si­tio cuan­do mo­ri­mos»

El Periódico de Catalunya (Castellano) - Teletodo - - SUMARIO - JUAN CAR­LOS RO­SA­DO

Ale­jo Sauras y Anna Cas­ti­llo, dos de los ac­to­res prin­ci­pa­les de la se­rie de TVE-1 ‘Es­toy vi­vo’, ana­li­zan el éxi­to de es­ta pro­duc­ción de cor­te fan­tás­ti­co cu­ya se­gun­da temporada emi­te la pri­me­ra ca­de­na es­ta­tal

T ras triun­far en la se­rie Los

Se­rrano, el ac­tor Ale­jo Sauras (Pal­ma de Ma­llor­ca, 1979) ha vuel­to a dar en el cla­vo con Es­toy vi­vo, pro­duc­ción de éxi­to de la que TVE-1 es­tá emi­tien­do la se­gun­da temporada y en la que el jo­ven in­tér­pre­te en­car­na a un ser so­bre­na­tu­ral, El En­la­ce. – Có­mo en­ca­ró el ro­da­je de una se­rie tan ori­gi­nal co­mo es­ta? – Es­ta­ba y es­toy alu­ci­nan­do con es­te pro­yec­to y con mi per­so­na­je. Ha si­do un re­ga­lo. Fue muy di­fí­cil por­que me cos­tó al no ha­ber he­cho nun­ca cien­cia fic­ción. Des­de ni­ño me ha gus­ta­do mu­cho co­mo es­pec­ta­dor, pero co­mo ac­tor me cos­tó. Los pri­me­ros en­sa­yos fue­ron muy du­ros por­que los ac­to­res te­ne­mos siem­pre mu­chas pre­gun­tas, pero en es­te ca­so no ha­bía mu­chas res­pues­tas. Te fal­tan re­fe­ren­cias y tie­nes que crear­las ba­sán­do­te en tu in­tui­ción. Tu­ve mu­cha suer­te con mis com­pa­ñe­ros. Ja­vier Gu­tié­rrez y Ro­ber­to Ála­mo me ayu­da­ron mu­cho. – ¿Ya co­no­cía a Ja­vier Gu­tié­rrez? – Sí, en Los Se­rrano. Pero era otra co­sa muy dis­tin­ta. Tra­ba­jar con él es una ma­ra­vi­lla. Es de los que ti­ra del ca­rro cuan­do cun­de el can­san­cio. En eso me re­cuer­da mu­cho a An­to­nio Re­si­nes. – ¿Se le no­ta que ha apren­di­do mu­cho en los úl­ti­mos años? – Sí, ha ad­qui­ri­do un ofi­cio alu­ci­nan­te. Ha­ce ya unos cuan­tos años que hi­ci­mos Los Se­rrano y ve­nía con mu­cha ex­pe­rien­cia, pero el Ja­vier Gu­tié­rrez que me en­con­tré aquí es tres ve­ces lo que le ves. Si mi per­so­na­je tie­ne éxi­to, gran par­te del mis­mo se lo de­bo a él. Lle­gué aquí su­per­ver­de. – ¿Es un aval que la pro­duz­ca Glo­bo­me­dia, co­mo Lo­sSe­rrano? – Sí. En Es­pa­ña se es­tá ha­cien­do muy bue­na fic­ción y so­mos de los pri­me­ros ex­por­ta­do­res. Pero Glo­bo­me­dia es una de las pio­ne­ras que si­gue en ac­ti­vo. Con esa pro­duc­to­ra sa­bes que lo que te pa­re­ce di­fí­cil de ha­cer al fi­nal lo van a ha­cer bien por­que tie­nen mu­cha ex­pe­rien­cia. – ¿Por qué le cos­tó tan­to per­fi­lar su per­so­na­je? – Por­que no exis­te. A los ac­to­res nos gus­ta mu­cho ha­cer épo­ca por­que nos re­sul­ta fá­cil do­cu­men­tar­nos. Cuan­do hi­ce 14 de abril. La Re­pú­bli

ca pa­ra TVE fue fá­cil con los li­bros y con in­ter­net. Pero cuan­do es un per­so­na­je que no exis­te, no sa­bes cuán­to tiem­po ha vi­vi­do, qué ex­pe­rien­cias ha te­ni­do y es­tás per­di­do. Es el en­te en­car­ga­do de acom­pa­ñar a los muer­tos al otro mun­do. Lo lla­ma­mos la pa­sa­re­la y es un con­cep­to muy am­bi­guo. Yo he crea­do un per­so­na­je que co­no­ce mu­cho al ser hu­mano en teo­ría por­que se lo ha es­tu­dia­do, pero muy po­co en la prác­ti­ca. Y que al lle­gar a la Tie­rra tie­ne unas ga­nas lo­cas de vi­vir, aun­que ten­ga un tra­ba­jo que desem­pe­ñar. – ¿Cree us­ted que hay vi­da des­pués de la muer­te, co­mo su­ce­de en la se­rie? – A lo lar­go de mi vi­da he pa­sa­do por di­fe­ren­tes eta­pas y he lle­ga­do a creer en mu­chas co­sas, pero aho­ra es­toy en un pun­to en el que no creo en na­da. Quie­ro creer, pero sos­pe­cho que cuan­do mo­ri­mos no va­mos a nin­gún si­tio y nos que­da­mos en una di­men­sión en la que tal vez po­da­mos ha­cer al­go por lo que que­da aquí. Pero no lo es­ta­mos ha­cien­do. To­dos de­be­ría­mos po­ner­nos un pa­pe­li­to en el bol­si­llo con una se­rie de re­co­men­da­cio­nes pa­ra que los que nos va­ya­mos mar­chan­do ha­ga­mos al­go por es­ta mier­da de mun­do. Nos es­ta­mos me­tien­do en unos agu­je­ros que no nos dan la fe­li­ci­dad. Aun­que soy ad­mi­ra­dor de la cien­cia fic­ción, es­ta afi­ción por ella vie­ne de desear al­go que no te­ne­mos. Nos tra­ta­mos de ima­gi­nar un mun­do en el que no so­mos ma­las per­so­nas. Ese mun­do aho­ra no exis­te. – Ha­blan­do de co­sas so­bre­na­tu­ra­les que no exis­ten, ¿sa­be cuán­do emi­ti­rá TVE la se­gun­da par­te de esa se­rie mal­di­ta, LaRe­pú­bli­ca? – Me gus­ta­ría que al­guien me die­ra res­pues­ta a esa pre­gun­ta. Yo lle­vo mu­chos años in­dig­na­do con ese asun­to por­que es un pro­duc­to muy bueno. La pri­me­ra temporada fue muy bien y con­se­gui­mos va­rios pre­mios, en­tre ellos el mío de la Unión de Ac­to­res, que lo an­sia­ba des­de ha­ce mu­cho. La se­gun­da temporada es­tá me­jor que la pri­me­ra. Era una se­rie his­tó­ri­ca fantástica que ha­bla­ba de la reali­dad de lo que ocu­rrió, sin en­trar en jui­cios de va­lor. Mi­ra que es di­fí­cil en nues­tro país ha­blar de al­go sin po­si­cio­nar­te po­lí­ti­ca­men­te, por­que to­dos lo te­ne­mos me­ti­do

«Al ac­tor le gus­ta ha­cer épo­ca por­que do­cu­men­tar­se es fá­cil. Pero si el per­so­na­je no exis­te, es­tás per­di­do» «Me fas­ci­na ‘El Mi­nis­te­rio el Tiem­po’. Mez­cla dos co­sas que me en­can­tan: la cien­cia fic­ción y la his­to­ria »

en los ge­nes. Creo que es­te pro­duc­to es­ta­ba si­tua­do pre­ci­sa­men­te en el me­dio. Era al­go per­fec­to que no te­nía por qué ofen­der a na­die. Y al­guien de­ci­dió que se que­da­ra en un ca­jón y es una pe­na. Apar­te de que cos­tó un di­ne­ral del con­tri­bu­yen­te, era un pro­duc­to muy digno. – ¿No ve mo­ti­va­cio­nes po­lí­ti­cas en es­te sos­pe­cho­so ve­to? – Sí, pero to­tal­men­te in­fun­da­das. Y si no, que lo vea cual­quie­ra. Yo pre­gun­to a los que vie­ron la pri­me­ra temporada si se sin­tie­ron ofen­di­dos. Ha­bla­ba de per­so­nas que vi­vie­ron aque­lla épo­ca. Yo no me con­si­de­ro de nin­gún signo po­lí­ti­co, pero ha­blan­do con Raúl Pe­ña, que in­ter­pre­ta­ba a un ge­ne­ral del Ejér­ci­to de la lí­nea du­ra, ha­bía ve­ces que dis­cu­tien­do en­tre no­so­tros pa­ra ayu­dar­nos a cons­truir nues­tros per­so­na­jes, en­ten­día sus ra­zo­nes, sin com­par­tir­las. Me cues­ta creer que al­guien tu­vie­ra una ra­zón po­lí­ti­ca pa­ra ve­tar la se­rie. – ¿Y qué ra­zo­nes hay pa­ra te­ner­la con­ge­la­da más de cin­co años? – Sin­ce­ra­men­te creo que fue el tí­tu­lo. Si le hu­bie­ran pues­to otro no ha­bría pa­sa­do na­da. Hay que te­ner en cuen­ta que pa­ra mu­chos es­pa­ño­les la Re­pú­bli­ca no es una épo­ca, sino una for­ma de pen­sar. – ¿Cree que cuan­do se eli­ja un nue­vo pre­si­den­te de RTVE se emi­ti­rá por fin la se­gun­da temporada? – Ten­go esa es­pe­ran­za. No pier­do la fe por­que creo en las per­so­nas, en las que re­co­no­cen que se han equi­vo­ca­do. En un mo­men­to co­mo es­te, la te­le es­ta­tal ne­ce­si­ta bue­nos pro­duc­tos. Al­gu­nos de los que tie­ne ya lo son, pero no es­tán te­nien­do el éxi­to que de­be­rían. Aquí tie­nen un buen pro­duc­to, abran us­te­des el ca­jón, sá­quen­lo y pón­gan­lo por­que a la gen­te le va a gus­tar.

– Ve­ró­ni­ca Sán­chez apun­tó el in­con­ve­nien­te de que han pa­sa­do seis años y que se pue­den no­tar los cam­bios téc­ni­cos que se han pro­du­ci­do en to­do es­te tiem­po… – No es­toy de acuerdo. La se­gun­da temporada es­ta­ba ro­da­da de tal ma­ne­ra que po­día pa­sar por ac­tual. Fue­ron di­rec­to­res de ci­ne ca­si to­dos los que la hi­cie­ron: Gra­cia Que­re­je­ta, Ma­no­lo Ma­rín Cuenca… Es cier­to que a los ac­to­res un pro­duc­to de ha­ce seis años no nos pro­mo­cio­na, pero al mar­gen de eso creo que TVE les de­be a sus es­pec­ta­do­res ter­mi­nar un pro­duc­to que tu­vo una me­dia de un 18%. Con esa cuo­ta aho­ra fir­ma­ría­mos seis tem­po­ra­das se­gui­das. – Otra pe­ga se­ría que a la gen­te se le ha ol­vi­da­do ya la pri­me­ra temporada... – Bueno, se po­dría vol­ver a emi­tir. Ade­más, TVE es­tá re­cu­pe­ran­do en los úl­ti­mos tiem­pos mu­chos pro­duc­tos an­ti­guos. Yo los veo y me si­guen gus­tan­do. Creo que te­ne­mos que em­pe­zar a su­pe­rar vie­jas ren­ci­llas y pro­ble­mas, co­mo la gue­rra ci­vil. Ha­ce mu­cho que ter­mi­nó. Te­ne­mos un pro­duc­to co­mo es­te que ha­bla de nues­tra his­to­ria, úni­ca y ex­clu­si­va­men­te. No ha­bla­mos de bue­nos y ma­los, sino de có­mo a ve­ces los pro­pios her­ma­nos se pe­lean. Cuan­do dos hi­jos se pe­lean no vas a ver quién tie­ne la cul­pa, sino que tra­tas de so­lu­cio­nar el pro­ble­ma. Creo que es el mo­men­to de ha­cer eso.

– ¿Qué se­ries le han gus­ta­do más úl­ti­ma­men­te?

– El Mi­nis­te­rio del Tiem­po, pe­se a que pa­re­ce que la ve­mos so­lo cua­tro, lo que no en­tien­do por­que es una se­rie que es­tá he­cha de ma­ra­vi­lla. – ¿Le hu­bie­ra gus­ta­do par­ti­ci­par en al­gún ca­pí­tu­lo? – Me hu­bie­ra en­can­ta­do que me lla­ma­ran. Me ale­gró pro­fun­da­men­te de que con­ti­nua­se una temporada más. Es una se­rie que mez­cla dos co­sas que me en­can­tan: la cien­cia fic­ción y la his­to­ria. Te­ne­mos una his­to­ria ma­ra­vi­llo­sa que se cuen­ta mu­chas ve­ces de un mo­do muy abu­rri­do. En los úl­ti­mos años se ha em­pe­za­do a con­tar de otra for­ma, co­mo La Re­pú­bli­ca, Isabel o El Mi­nis­te­rio... Tam­bién me gus­ta mu­cho

Black Mi­rror. Me pa­re­ce so­ber­bia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.