MA­RÍA CAS­TRO

«En ‘Mas­te­rchef ce­le­brity’ no ha ha­bi­do nin­gún mal ro­llo»

El Periódico de Catalunya (Castellano) - Teletodo - - SUMARIO - MA­RI­SA DE DIOS

La ac­triz ga­lle­ga ha­bla de su per­so­na­je en la se­rie ‘Amar es pa­ra siem­pre’ (A-3 TV), y de su par­ti­ci­pa­ción en la ter­ce­ra tem­po­ra­da del ‘ta­lent’ de TVE-1 ‘Mas­te­rchef ce­le­brity’.

E

n sus años co­mo gim­nas­ta, Ma­ría Cas­tro apren­dió a sa­car el má­xi­mo par­ti­do al tiem­po «y a la vi­da» pa­ra po­der lle­gar a to­do. Al­go que es­tá apro­ve­chan­do aho­ra la pe­li­rro­ja más co­no­ci­da de la te­le es­pa­ño­la tras su pa­so por se­ries co­mo Sin te­tas no hay pa­raí­so, Tie­rra de lo­bos, Vi­ve

can­tan­do y Seis her­ma­nas, que si­gue sien­do un tor­be­llino que no pa­ra ni un ins­tan­te. En es­tos mo­men­tos com­pa­gi­na su lle­ga­da a Ama­res

pa­ra­siem­pre con el es­trés de los fo­go­nes de Mas­te­rchef ce­le­brity, a la vez que pre­pa­ra una lí­nea de jo­yas. Y siem­pre sin per­der la son­ri­sa. – Lo primero, fe­li­ci­da­des por su bo­da, que ha ce­le­bra­do ha­ce po­co. – ¡Mu­chas gra­cias! – Es­tá en su me­jor mo­men­to, tan­to per­so­nal co­mo pro­fe­sio­nal. – Es­toy muy can­sa­da... ¡Pe­ro bien­ve­ni­do sea el tra­ba­jo! Aho­ra es­toy com­bi­nan­do Mas­te­rchef ce­le­brity con Ama­res­pa­ra­siem­pre, y en bre­ve voy a sa­car una lí­nea de jo­ye­ría que se lla­ma­rá Pe­cas by Ma­ría Cas­tro. Así que ten­go mu­chos fren­tes abier­tos y es­toy muy con­ten­ta. Y en lo per­so­nal no me pue­do que­jar, la bo­da ha sa­li­do co­mo ha­bía so­ña­do. – ¿Ha­bía di­se­ña­do jo­yas an­tes? – ¡No! Soy una per­so­na muy in­quie­ta, muy ac­ti­va, y me gus­ta me­ter­me en to­dos los sa­raos. La sa­co con un par de ami­gas que me ayu­dan con la pro­duc­ción. Los pen­dien­tes que lle­vo en Mas­te­rchef son míos. – Si eres un ac­tor es­pa­ñol, ¿tie­nes que pa­sar por Amar...? – Si no sa­les en Amar... es co­mo que no eres ac­triz en Es­pa­ña, por­que por aquí ha pa­sa­do mu­chí­si­ma gen­te. El re­sul­ta­do de la se­rie es fan­tás­ti­co, tie­ne su pú­bli­co fiel, los guio­nes es­tán fe­no­me­nal a pe­sar de tra­ba­jar to­dos a con­tra­rre­loj y, en­ci­ma. mi per­so­na­je es de los que no te can­sas de ha­cer por­que tie­ne mu­chos cam­bios emo­cio­na­les.

– En­car­na a Ana, una su­fri­do­ra na­ta tras per­der a su her­mano en un ac­ci­den­te la­bo­ral y cu­yo no­vio se ha que­da­do en si­lla de rue­das. – Sí, arran­ca con un dra­ma per­so­nal im­por­tan­te de­bi­do a la fa­mi­lia De la Ve­ga, que le ha des­tro­za­do la vi­da. Ne­ce­si­ta su­frir mu­cho al prin­ci­pio pa­ra jus­ti­fi­car to­do lo que va a ha­cer des­pués, que es mu­cho. A par­tir de aho­ra veremos de qué se en­car­ga Ana, o Natalia, que es la iden­ti­dad que tie­ne aho­ra, pa­ra bus­car jus­ti­cia. – Por lo que di­ce, no pa­re­ce que va­ya a te­ner re­mor­di­mien­tos. – Tie­ne mo­ti­vos pa­ra to­mar­se la jus­ti­cia por su mano. No es una ma­la por­que sí, es una Ro­bin Hood. No quie­re so­lo ven­gan­za, sino que bus­ca que na­die más su­fra lo que ha pa­sa­do ella. – ¿Us­ted tam­bién ha­ría lo que fue­ra por su fa­mi­lia? – Son sen­ti­mien­tos tan ex­tre­mos que no me pue­do po­ner en el lu­gar de una per­so­na que ha pa­sa­do por lo que ha pa­sa­do ella. No soy na­da ren­co­ro­sa y cuan­do al­guien me ha­ce al­go, en ese mo­men­to me pue­de im­por­tar, pe­ro lue­go se me pa­sa. ¡Es que me ol­vi­do! Creo que ha­ría más por sem­brar jus­ti­cia si le ha­cen al­go a los míos que si me lo ha­cen a mí, y más sien­do aho­ra ma­dre.

– Hay ac­to­res co­mo Ma­nuel Ba­quei­ro (Mar­ce­lino) e Itziar Mi­ran­da (Ma­no­li­ta) que lle­van en

Amar... des­de el prin­ci­pio. ¿Le dan en­vi­dia o no po­dría es­tar en la mis­ma se­rie tan­tos años? – Tra­ba­jar en es­to de una for­ma es­ta­ble y se­gu­ra tan­tos años, sin pen­sar en qué va a pa­sar ma­ña­na, a mí me da en­vi­dia. Al fin y al ca­bo to­dos

EN AC­CIÓN Ma­ría Cas­tro, en ple­na ta­rea en ‘Mas­te­rchef’. «Si no sa­les en ‘Amar...’, pa­re­ce que no eres ac­triz, por­que por la se­rie ha pa­sa­do mu­cha gen­te»

los ac­to­res, y el que di­ga que no creo que no es­tá sien­do franco, so­mos in­se­gu­ros y pen­sa­mos que el tra­ba­jo que es­ta­mos ha­cien­do va a ser el úl­ti­mo. Ade­más, no creo que el ago­ta­mien­to sea tan­to, por­que ca­da año en­tra­mos una bue­na re­me­sa de gen­te nue­va a arro­par­les.

– Pe­ro us­ted siem­pre di­ce que es muy in­quie­ta y le gus­ta ha­cer mu­chas co­sas dis­tin­tas.

– Pe­ro en mi tiem­po li­bre po­dría ha­cer tea­tro con per­so­na­jes su­per­va­rio­pin­tos. Al fi­nal, si te or­ga­ni­zas, tie­nes tiem­po pa­ra to­do. Yo nun­ca pi­do que me co­jan o no me co­jan pa­ra un pa­pel, siem­pre pi­do que sea lo que va­ya a ser me­jor, por­que co­mo uno nun­ca sa­be dón­de va a es­tar me­jor ubi­ca­do, so­lo de­seo que la vi­da me si­ga tra­yen­do tra­ba­ji­tos y me si­ga sin­tien­do igual de fe­liz.

– La vi­da la ha lle­va­do aho­ra tam­bién a Mas­ter­chef­ce­le­brity. En la co­ci­na se la es­tá vien­do bien, aun­que Jor­di Cruz la ha­ya apo­da­do Ma­ri la Co­chi­na.

– ¡A to­dos nos tie­nen que po­ner al­gu­na eti­que­ta! Pe­ro yo ya sé lo que soy, y soy una per­so­na su­per­lim­pia. Nun­ca se cues­tio­nó la hi­gie­ne del pla­to, sino có­mo de­ja­ba la me­sa. La de­jé así por­que es­ta­ba co­ci­nan­do sin tiem­po, sin ma­te­rial, en re­le­vos... Al fi­nal uno va­lo­ra si pre­sen­ta el pla­to o lim­pia la co­ci­na. Así que ten­go la con­cien­cia tran­qui­la so­bre mi ni­vel de hi­gie­ne en la co­ci­na.

– Las crí­ti­cas se las es­tá to­man­do bien. A otros les cues­ta más mor­der­se la len­gua.

– No soy una per­so­na a la que le gus­te el con­flic­to o la dis­cu­sión por­que no me sien­ta bien. Ano­to lo que me di­cen e in­ten­to co­rre­gir­lo, pe­ro no me lo to­mo a mal. Si al­go no me pa­re­ce muy bien, me lo que­do, pe­ro se me pa­sa al mi­nu­to, no le em­pie­zo a dar vuel­tas ni guar­do ren­cor por­que me pa­re­ce una pér­di­da de tiem­po. ¡ Hay tan­to que ha­cer, que que­dar­te pen­san­do en lo que te ha di­cho uno o lo que de­be­ría ha­ber­le di­cho yo no tie­ne sen­ti­do!

– ¿Le han ser­vi­do sus 12 años de gim­nas­ta pa­ra co­ger la dis­ci­pli­na ne­ce­sa­ria en la co­ci­na?

– La gim­na­sia me ha ser­vi­do de to­do en la vi­da, en mis va­lo­res de com­pa­ñe­ris­mo, pa­ra apren­der a ga­nar y per­der... En el ins­ti­tu­to me pa­sa­ba más ho­ras con el en­tre­na­dor que en ca­sa con mi ma­dre, así que lue­go in­ten­ta­ba sa­car el má­xi­mo par­ti­do al tiem­po. Des­de en­ton­ces ca­da ra­to que ten­go es pa­ra sa­car el má­xi­mo par­ti­do a la vi­da.

– Otros com­pa­ñe­ros de Mas­te­rchef ce­le­brity han di­cho que no sa­bían ni freír un hue­vo. No era su ca­so.

– No, a mí me gus­ta­ba mu­cho co­ci­nar. Aun­que un mes an­tes de en­trar en el pro­gra­ma co­gí a una cocinera ma­ra­vi­llo­sa. Ve­nía a ca­sa por las ma­ña­nas y es­tá­ba­mos co­ci­nan­do de nue­ve a una, mien­tras la ni­ña es­ta­ba en la es­cue­la in­fan­til. ¡Mi ma­dre y mi ma­ri­do es­ta­ban en­can­ta­dos por­que te­nían ca­da día cua­tro pla­tos y un pos­tre! Fue una ma­ne­ra de apren­der a co­ci­nar lo ge­né­ri­co, los gui­sos, los so­fri­tos, las ma­sas... y sen­tir­me un po­co más se­gu­ra.

– Has­ta aho­ra us­ted lle­va­ba ros­qui­llas a los ro­da­jes. Aho­ra lle­va­rá pos­tres de es­tre­lla Mi­che­lin.

– Lle­vo un po­co de to­do, por­que a pe­sar de ha­ber apren­di­do di­fe­ren­tes téc­ni­cas, no de­jo de la­do mi co­ci­na tra­di­cio­nal. Lo que he he­cho es me­jo­rar lo que ya ha­cía y de lo que me sen­tía muy or­gu­llo­sa, co­mo mis ros­qui­llas, mis ga­lle­tas... ¡En Amar... ya me las es­tán pi­dien­do!

– Lo que ha sor­pren­di­do es que sea una ga­lle­ga que no so­por­te el pes­ca­do. ¿Ni aho­ra, des­pués de pre­pa­rar pla­tos tan ape­ti­to­sos co­mo sus pa­ta­tas a la ma­ri­ne­ra?

– Es que lim­piar­lo es un ro­llo, al co­mér­se­lo hay que te­ner cui­da­do con las es­pi­nas y tam­po­co me alu­ci­na su sa­bor. A raíz del pro­gra­ma he apren­di­do a co­ci­nar­lo de mu­chas for­mas di­fe­ren­tes y le em­pie­zo a co­ger el punto. Pe­ro yo soy más de car­ne, de ver­du­ra, de pas­ta... Aho­ra lo he in­te­gra­do más, so­bre to­do te­nien­do una ni­ña. He te­ni­do que apren­der a co­ci­nar­lo y co­mér­me­lo de­lan­te de Maia pa­ra que co­pie del ejem­plo.

– Por­que en su ca­sa no en­tran las chu­ches...

– Po­cas hay, y si las hay, las ten­go es­con­di­das. Por­que a mí no me va­le el ar­gu­men­to de eso es pa­ra ma­yo­res. Maia tie­ne 2 años y no en­tien­de to­da­vía, pe­ro si es ma­lo, es ma­lo pa­ra to­dos. Así que si me co­mo al­go, in­ten­to que no me vea.

– ¡Eso es ha­cer tram­pa!

– Tam­po­co co­mo mu­cho. Cuan­do me que­dé em­ba­ra­za­da, em­pe­cé a cui­dar más la ali­men­ta­ción. Tam­bién apren­des di­fe­ren­tes for­mas de co­ci­nar y bus­cas otros re­cur­sos. Por ejem­plo, pue­des co­mer­te un hi­go que es­tá dul­ce y es su­per­ri­co en lu­gar de una nu­be de chu­che.

– ¿Le sor­pren­dió cuan­do vio la por­ta­da de la re­vis­ta Lec­tu­ras en la que Antonia Dell’At­te ase­gu­ra­ba que iba a de­man­dar a to­dos sus com­pa­ñe­ros de Mas­te­rchef?

– Lo que me sor­pren­de es que la gen­te crea que ha­ya si­do así. No hay más que ver el pro­gra­ma pa­ra dar­se cuen­ta de que no hay nin­gún mal ro­llo con na­die. Antonia es una per­so­na con mu­chí­si­mo ca­rác­ter, que no tie­ne na­da que ver con Car­men [Lo­ma­na], que se han en­fren­ta­do en las co­ci­nas, pe­ro cuan­do se aca­ba­ba la prue­ba éra­mos una pi­ña. No ha­bía nin­gún mal ro­llo ni nin­gún in­di­cio de de­man­dar a na­die por­que no ha ha­bi­do ni ita­lia­no­fo­bia ni na­da. Antonia es una mu­jer con mu­cha fuer­za, y se­gún có­mo di­ga al­go se pue­de en­ten­der una co­sa u otra, pe­ro ma­los ro­llos, si los ha ha­bi­do, en el pro­gra­ma no ha si­do. De­lan­te de mí no ha pa­sa­do na­da pa­re­ci­do.

– En cam­bio, a us­ted no le he­mos vis­to pro­ta­go­ni­zar nin­gu­na bronca. ¿Ni le veremos?

– No es mi es­ti­lo, si fue­se una per­so­na de pe­lear­me y gue­rre­ra se ha­bría

«No soy una per­so­na a la que le gus­te el con­flic­to o la dis­cu­sión, por­que no me sien­tan bien»

vis­to. Por­que lo que tie­ne Mas­ter

chef es que son tan­tas ho­ras co­ci­nan­do y es­tás tan can­sa­da, que aun­que te quie­ras po­ner una más­ca­ra se cae al mi­nu­to por­que no pue­des so­por­tar un co­ci­na­do sien­do otra per­so­na. Al fi­nal, tu ver­da­de­ro yo sa­le. Y yo soy una per­so­na bas­tan­te pa­cí- fi­ca, si ten­go que de­cir­le al­go a al­guien den­tro de una prue­ba lo di­go y ya es­tá, y el que me quie­ra ha­cer ca­so bien y el que no, tam­bién, por­que al fin y al ca­bo ya so­mos to­dos ma­yo­res. Na­die va a cam­biar en el pro­gra­ma, así que es me­jor asu­mir al com­pa­ñe­ro co­mo es e in­ten­tar lle- var­lo a tu te­rreno. Y si eres capitana, in­ten­tar sa­car lo me­jor de ca­da uno y na­da más.

– Aho­ra que tie­ne una ni­ña... ¿Co­mo com­pa­gi­na la vi­da fa­mi­liar y la­bo­ral? – En ca­sa, co­mo pa­sa en mu­chas otras, la con­ci­lia­ción la­bo­ral son los abue­los. Yo no que­ría te­ner una hi­ja pa­ra que me la tu­vie­sen que cui­dar otros o que se pa­sa­se mu­chí­si­mas ho­ras en la guar­de­ría, al­go que es per­fec­ta­men­te lí­ci­to, yo que­ría que es­tu­vie­se con no­so­tros o con al­guien más cer­cano a la fa­mi­lia, en es­te ca­so mis pa­dres. Yo no bus­ca­ba so­lo una ayu­da pa­ra la cría, sino que me gus­ta­ba que Maia tu­vie­se con­tac­to di­rec­to con al­guien más de la fa­mi­lia. Si no tu­vie­ra a mis pa­dres, se­gu­ra­men­te se­lec­cio­na­ría mu­chí­si­mo más los tra­ba­jos.

– Siem­pre ha di­cho que le gus­tan mu­cho los ni­ños. ¿Tie­ne pen­sa­do am­pliar la fa­mi­lia? – Te­ne­mos que bus­car el mo­men­to, que nun­ca exis­te. Pe­ro sí que me gus­ta­ría que Maia tu­vie­se her­ma­nos, por­que pa­ra mí han si­do el me­jor re­ga­lo que me han he­cho mis pa­dres; pa­ra to­do: pa­ra que­rer­se y pa­ra pe­lear­se. En mi ca­so lo ha­ría por ella y por mí. La ex­pe­rien­cia fue du­ra pe­ro ma­ra­vi­llo­sa, y Jo­se, mi ma­ri­do, tam­bién tie­ne cla­ro que no quie­re que Maia se que­de sin her­ma­nos.

SETENTERA. La nue­va tem­po­ra­da de ‘Amar es pa­ra siem­pre’ se am­bien­ta en los 70.

MEDIASET

ATRES­ME­DIA

TRA­YEC­TO­RIA Ma­ría Cas­tro, en las se­ries ‘Tie­rra de lo­bos’ y ‘Vi­ve can­tan­do’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.