Los ami­gos de Hock­ney

El ar­tis­ta cap­tu­ra la hu­ma­ni­dad de sus mo­de­los en ‘82 re­tra­tos y 1 bo­de­gón’

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - CULTURA - AN­NA ABELLA BIL­BAO

E ntrar en la gran sa­la del Mu­seo Gug­gen­heim de Bil­bao que aco­ge la ex­po­si­ción 82 re­tra­tos y 1 bo­de­gón es co­mo co­lar­se en una fies­ta cu­yos 82 in­vi­ta­dos con­for­man el mun­do y la so­cie­dad que ro­dea a su au­tor, Da­vid Hock­ney. To­dos ellos son ami­gos, co­no­ci­dos y fa­mi­lia­res del ar­tis­ta bri­tá­ni­co que pa­re­cen a pun­to de ba­jar­se de los res­pec­ti­vos lien­zos pa­ra es­ce­ni­fi­car una «ce­le­bra­ción de la hu­ma­ni­dad», por las «com­ple­ji­da­des» in­di­vi­dua­les y «la in­ten­si­dad psi­co­ló­gi­ca» que trans­mi­ten, co­mo apun­ta la co­mi­sa­ria Edith De­va­ney, o, co­mo le gus­ta de­fi­nir­la al pro­pio pin­tor, una «comedia hu­ma­na».

Es una «ins­ta­la­ción con­ce­bi­da co­mo un con­jun­to de obras» en la que se su­ce­den cro­no­ló­gi­ca­men­te 82 re­tra­tos verticales, to­dos del mis­mo for­ma­to y ta­ma­ño, con un in­ten­so fon­do azul y ver­de, con los mo­de­los sen­ta­dos en la mis­ma si­lla. Un ve­te­rano Hock­ney (1937), hoy de 80 años, em­pe­zó a rea­li­zar­los en el 2013 en Los Án­ge­les. Allí ha­bía re­gre­sa­do, des­de su Yorks­hi­re na­tal, des­pués de ha­ber su­fri­do un le­ve ic­tus y hun­di­do tras la muer­te de un jo­ven tra­ba­ja­dor de su es­tu­dio en In­gla­te­rra. Una tra­ge­dia que tam­bién afec­tó mu­cho a uno de sus ín­ti­mos co­la­bo­ra­do­res, Jean-Pie­rre Go­nçal­ves de Li­ma, pro­ta­go­nis­ta del pri­mer re­tra­to de la mues­tra y quien le ayu­dó en la pla­ni­fi­ca­ción de su an­te­rior y ce­le­bra­da ex­po­si­ción, de pai­sa­jes, que el Gug­gen­heim alo­jó en el 2012.

EL PRI­ME­RO A Go­nçal­ves de Li­ma (que lue­go re­apa­re­ce mi­ran­do al ar­tis­ta en uno de los úl­ti­mos re­tra­tos) no se le ve el ros­tro por­que se co­ge la ca­be­za con las ma­nos y apo­ya los co­dos en las ro­di­llas, hun­di­do, des­con­so­la­do, de­ses­pe­ra­do. «Re­fle­ja las pro­pias sen­sa­cio­nes de Hock­ney en­ton­ces. Tie­ne mu­cha in­ten­si­dad emo­cio­nal. Ver sus sen­ti­mien­tos des­en­ca­de­nó ese proceso de plas­mar su pro­pio pro­ble­ma emo­cio­nal. Lo vio ca­si co­mo un au­to­rre­tra­to –se­ña­la De­va­ney–. Él siem­pre me sue­le en­viar fo­tos al mó­vil. Es fan­tás­ti­co des­per­tar­se por la ma­ña­na con una ima­gen su­ya. Y lle­va­ba cin­co me­ses sin man­dar­me nin­gu­na has­ta que re­ci­bí la de ese re­tra­to». Ha­bía vuel­to a co­ger los pin­ce­les con la ener­gía «de un jo­ven de 30 años». Aquel lien­zo fue el pri­me­ro de 90; lue­go con­cen­tró 82 en la mues­tra, que co­or­ga­ni­za la Ro­yal Aca­demy of Arts de Lon­dres y se po­drá ver has­ta el 25 de fe­bre­ro.

Nin­guno de los re­tra­tos es de en­car­go. Fue Hock­ney quien in­vi­tó a que po­sa­ran pa­ra él du­ran­te tres días, sin que nin­guno se ne­ga­ra, a ami­gos, fa­mi­lia­res (co­mo su her­ma­na Mar­ga­ret y su her­mano John con su es­po­sa), su ex­pa­re­ja Gre­gory Evans y gen­te de su en­torno, des­de su den­tis­ta, su ma­sa­jis­ta o el que ca­da se­ma­na iba a la­var­le el co­che. Al­gu­nos de los re­tra­ta­dos son fa­mo­sos, co­mo el fi­lán­tro­po Ja­cob Roths­child (tan ocu­pa­do que so­lo le pu­do con­ce­der dos días de posado), el ex­tra­va­gan­te có­mi­co Barry Humph­ries («con su bri­llo en los ojos» y pan­ta­lo­nes de co­lor ro­sa), el ar­tis­ta John Bal­des­sa­ri, el ar­qui­tec­to del Gug­gen­heim, Frank Gehry, o los ga­le­ris­tas Larry Ga­go­sian y Dagny Cor­co­ran.

Y, a sus en­ton­ces más de 70 años, tra­ba­jó con ca­da uno «du­ran­te sie­te ho­ras al día, con una con­cen­tra­ción ex­tra­or­di­na­ria, de pie, mo­vién­do­se mu­cho», aña­de la co­mi­sa­ria. Co­mía con ellos y ha­bla­ba con ellos en las pau­sas. Y mien­tras pin­ta­ba, de vuel­ta al acrí­li­co, se ba­sa­ba en «la ob­ser­va­ción pu­ra pa­ra mos­trar el ca­rác­ter y la per­so­na­li­dad de ca­da uno, su psi­co­lo­gía, vien­do por ejem­plo, có­mo co­lo­ca­ban los pies». «Él di­ce que pin­ta lo que ve», aña­de De­va­ney.

EL ORI­GEN DEL BO­DE­GÓN En­tre los re­tra­tos sor­pren­de un bo­de­gón. La mo­de­lo no pu­do ir aquel día por­que ha­bía muer­to su ma­dre. Él, an­sio­so por pin­tar, re­cu­rrió a lo que te­nía a mano, unas fru­tas y hor­ta­li­zas. A su la­do, la mo­de­lo au­sen­te, su ami­ga Ayn Grins­tein. La de su her­ma­na Mar­ga­ret es una de las po­ses más re­la­ja­das. «Ella es­tá có­mo­da. Se no­ta el afec­to en­tre her­ma­nos». A su la­do, su acom­pa­ñan­te, Pau­li­ne Ling, «me­nos có­mo­da»: no le mi­ra a los ojos, que es lo que él que­ría pa­ra co­nec­tar con ella.

Va­rios jó­ve­nes fi­gu­ran en­tre sus re­tra­ta­dos. Uno, el hi­jo de su ami­ga ar­tis­ta Ta­ci­ta Dean, Ru­fus Hale, de 11 años, cu­ya ro­pa a la an­ti­gua usan­za le re­cuer­da a sí mis­mo de ni­ño y que al ter­mi­nar se que­jó por­que no ha­bía di­bu­ja­do la go­mi­ta en la pun­ta del lá­piz que su­je­ta­ba.

Hock­ney, a pun­to de inau­gu­rar una re­tros­pec­ti­va en el Me­tro­po­li­tan de Nueva York, si­gue tra­ba­jan­do. Aho­ra con lien­zos rec­tan­gu­la­res re­cor­ta­dos por de­ba­jo y re­vi­si­tan­do te­mas co­mo el Gran Ca­ñón.

En­tre los re­tra­ta­dos hay fa­mo­sos co­mo Ja­cob Roths­child, pe­ro tam­bién su den­tis­ta y su ma­sa­jis­ta

EFE / LUIS TE­JI­DO

Cua­tro de los 82 re­tra­tos rea­li­za­dos por el bri­tá­ni­co Da­vid Hock­ney, que se ex­po­nen en el Gug­gen­heim de Bil­bao.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.