Bél­gi­ca desai­ra a Es­pa­ña al ne­gar las ex­tra­di­cio­nes

Un error de Lla­re­na frus­tra la en­tre­ga de tres ‘ex­con­se­llers’ y pue­de sal­var a Puig­de­mont Sán­chez pi­de «adecuar» el de­li­to de re­be­lión El Su­pre­mo cul­pa a la jus­ti­cia bel­ga de «des­co­no­ci­mien­to» y «fal­ta de com­pro­mi­so»

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - PORTADA - L. RENDUELES / J. J. FER­NÁN­DEZ V. LO­ZANO / MA­DRID

Pri­me­ro ha si­do en Bél­gi­ca, y aho­ra pue­de ser en Ale­ma­nia; y aún des­pués en Es­co­cia. El va­ra­pa­lo in­ter­na­cio­nal que re­ci­bió la jus­ti­cia es­pa­ño­la ayer lle­va ca­mino de tri­pli­car­se. De mo­men­to, los abo­ga­dos de Car­les Puig­de­mont van a aña­dir al ca­rro de sus ar­gu­men­ta­cio­nes el fa­llo de la Ca­má­ra del Con­se­jo –tri­bu­nal de pri­me­ra ins­tan­cia– de Bru­se­las re­cha­zan­do por de­fec­to de for­ma la eu­ro­or­den de en­tre­ga a Es­pa­ña de To­ni Co­mín, Lluís Puig y Me­rit­xell Se­rret que emi­tió el juez del Tri­bu­nal Su­pre­mo Pa­blo Lla­re­na.

La de­fen­sa se plan­tea uti­li­zar su éxi­to bel­ga en Ale­ma­nia cuan­do lle­gue el turno de res­pues­ta, si es ne­ce­sa­rio, an­te el tri­bu­nal re­gio­nal de Schles­wig-Hols­tein que exa­mi­na la pe­ti­ción es­pa­ño­la de en­tre­ga de Car­les Puig­de­mont, aho­ra por mal­ver­sa­ción des­pués de que fra­ca­sa­ra la pe­ti­ción por re­be­lión.

Fuen­tes cer­ca­nas a la de­fen­sa del ex­pre­si­dent es­ti­man que el fis­cal ale­mán pre­sen­ta­rá su in­for­me en no más de 15 días. Des­pués, la de­fen­sa ten­drá otros diez pa­ra con­tes­tar. Y, de nue­vo, el equi­po de los abo­ga­dos Jau­me Alon­so-Cue­vi­llas y Gon­za­lo Bo­ye ha­rán va­ler el pre­ce­den­te Bob-Do­gi, que les ha ser­vi­do pa­ra ga­nar a Lla­re­na en Bru­se­las.

OTRO ERROR / En Es­co­cia el ca­len­da­rio es más am­plio. El pa­sa­do 12 de abril, el Tri­bu­nal de Edim­bur­go apla­zó su de­ci­sión so­bre la ex­tra­di­ción de la ex­con­se­lle­ra Cla­ra Pon­sa­tí has­ta el 30 de ju­lio, me­dian­do el 5 de ju­lio una vis­ta pre­li­mi­nar.

En los li­ti­gios ale­mán y es­co­cés no se ha­rá va­ler el otro de­fec­to de for­ma que han ar­gu­men­ta­do en Bru­se­las: un error de fe­cha. Cuan­do el fis­cal bel­ga pre­gun­tó a Lla­re­na en qué ba­sa­ba su pe­ti­ción de ex­tra­di­ción de los ex­con­se­llers, el juez es­pa­ñol le con­tes­tó que en su au­to de pro­ce­sa­mien­to, y lo fe­chó en el «21/11/18», cuan­do en reali­dad el au­to es­tá fe­cha­do el 21 de mar­zo. «De­be ser una erra­ta», di­ce el fis­cal en el in­for­me que pre­sen­tó a la Cá­ma­ra del Con­se­jo. Esa «erra­ta» no fi­gu­ra en las eu­ro­or­de­nes con­tra Puig­de­mont y Pon­sa­tí.

Pe­ro fuen­tes de la de­fen­sa del ex­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat va­lo­ran aña­dir a su ar­gu­men­ta­rio lo que con­si­de­ran otro de­fec­to de for­ma: cam­biar el de­li­to in­di­ca­do en la eu­ro­or­den. Si de la acu­sa­ción por re­be­lión se pa­sa a la de mal­ver­sa­ción –y más si, des­pués, se pa­sa a la de cons­pi­ra­ción pa­ra la re­be­lión– no va­le, en su opi­nión, la pri­me­ra eu­ro­or­den y hay que emi­tir otra.

Un am­bien­te de eu­fo­ria rei­na­ba ayer en­tre los ex­con­se­llers y sus abo­ga­dos des­pués de que la Cá­ma­ra del Con­se­jo de Bru­se­las des­oye­ra al Tri­bu­nal Su­pre­mo es­pa­ñol. Tan se­gu­ros es­ta­ban los le­tra­dos de su vic­to­ria que ya co­men­za­ron au­gu­rán­do­la por la ma­ña­na: «Hoy va a ser un buen día», tui­teó el le­tra­do Gon­za­lo Bo­ye po­co an­tes del co­mien­zo de la vis­ta en Bru­se­las. A la una de la tar­de, con­su­ma­do el fra­ca­so de la jus­ti­cia es­pa­ño­la, el abo­ga­do di­fun­día una fo­to brin­dan­do con los ex­con­se­llers y es­te es­cue­to men­sa­je: «En ho­nor a #Bob­Do­gi».

EL RE­LA­TO / Es el ape­lli­do del ca­mio­ne­ro ru­mano Ni­cu­laie Au­rel Bob-Do­gi. El 27 de no­viem­bre de 2013, cir­cu­lan­do a más ve­lo­ci­dad de la per­mi­ti­da, atro­pe­lló e hi­rió a un mo­to­ris­ta en una ca­rre­te­ra de Hun­gría. Los tribunales de aquel país emi­tie­ron una eu­ro­or­den de de­ten­ción, y la eje­cu­tó la po­li­cía ru­ma­na cuan­do lo ha­lló en Cluj el 2 de abril de 2015. Pe­ro el tri­bu­nal su­pe­rior de esa ciu­dad del no­roes­te de Ru­ma­nía se ne­gó a en­tre­gar­lo por­que el tri­bu­nal hún­ga­ro que re­cla­ma­ba a Bob-Do­gi no ha­bía emi­ti­do pre­via­men­te una or­den de de­ten­ción en Hun­gría.

Los tribunales hún­ga­ros re­cu­rrie­ron al Tri­bu­nal de Jus­ti­cia de la Unión Eu­ro­pea, que, el 1 de ju­nio de 2016, fa­lló: «Cuan­do una or­den de de­ten­ción eu­ro­pea (…) no men­cio­na la exis­ten­cia de una or­den de de­ten­ción na­cio­nal, la au­to­ri­dad judicial de eje­cu­ción no po­drá dar­le cur­so si (…) di­cha au­to­ri­dad com­prue­ba que la or­den de de­ten­ción eu­ro­pea no es vá­li­da por ha­ber si­do emi­ti­da sin que se huie­ra dic­ta­do efec­ti­va­men­te una or­den de de­ten­ción na­cio­nal dis­tin­ta de la or­den de de­ten­ción eu­ro­pea».

Fuen­tes de la de­fen­sa de Car­les Puig­de­mont ase­gu­ran que la fis­ca­lía bel­ga ad­vir­tió a Lla­re­na de que a su eu­ro­or­den con­tra los ex­con­se­llers (la se­gun­da, pues an­tes ha­bía tra­mi­ta­do otra la jue­za de la Au­dien­cia Na­cio­nal Car­men La­me­la) le fal­ta­ba una or­den de de­ten­ción lo­cal. «Lla­re­na tu­vo la opor­tu­ni­dad de co­rre­gir­lo –re­la­tan esas fuen­tes–. Pen­sa­mos que iba a co­rre­gir y no lo hi­zo. Más leal de lo que ha si­do el fis­cal bel­ga con la jus­ti­cia es­pa­ño­la no se pue­de ser».

La de­fen­sa cree muy pro­ba­ble que Lla­re­na emi­ta una ter­ce­ra eu­ro­or­den. Alon­so-Cue­vi­llas cree que eso «se­ría un ca­so sin pre­ce­den­tes, in­só­li­to, que ra­ya­ría en el ri­dícu­lo judicial», di­jo ayer a TV-3.

La de­fen­sa del ex­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat y la de Pon­sa­tí pla­nean usar el fa­llo bel­ga en Ale­ma­nia y Es­co­cia La de­ci­sión se ba­sa en otra hún­ga­ra por la fal­ta de una or­den de de­ten­ción en el país de ori­gen

A Ra­joy le con­vie­ne lo con­tra­rio, que se ini­cie una fa­se lar­va­da del se­ce­sio­nis­mo y Ri­ve­ra se que­de sin uno de sus fren­tes de ata­que. Si Ra­joy pu­die­ra apre­tar un bo­tón y cam­biar la vo­lun­tad de los jue­ces pa­ra de­jar a los pre­sos en li­ber­tad con­di­cio­nal, lo ha­ría. Pe­ro no es­tá en su mano, y si no lo es­tá es por­que los jue­ces sa­ben que le per­ju­di­can y be­ne­fi­cian a Ri­ve­ra. Hoy por hoy, el Su­pre­mo es­pa­ñol es un ac­tor po­lí­ti­co de pri­mer or­den.

Más po­der pa­ra los jue­ces

Me­nos al pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, Quim To­rra, el po­der agra­da a to­do el mun­do. Aho­ra que unos jue­ces han ad­qui­ri­do más po­der de lo que nun­ca po­dían lle­gar a so­ñar, es di­fí­cil que re­nun­cien a él. El po­der judicial, co­mo to­do po­der, tien­de a la in­de­pen­den­cia y a la am­plia­ción de su ra­dio. Si en Es­pa­ña el or­de­na­mien­to cons­ti­tu­cio­nal es­ta­ble­ce la de­pen­po­lí­ti­co. den­cia de la cú­pu­la ju­rí­di­ca del po­der po­lí­ti­co, es por­que así lo de­ci­die­ron los po­lí­ti­cos, no los jue­ces. Han tar­da­do mu­chos años, pe­ro aho­ra que han en­con­tra­do un res­qui­cio por don­de es­ca­par­se, lo apro­ve­chan. Re­sul­ta­do: quien re­ci­be el sar­te­na­zo es quien pu­so el man­go de la sar­tén en sus ma­nos. Ve­re­mos si el TC si­gue fiel a Ra­joy o, co­mo el Su­pre­mo, fa­vo­re­ce a Al­bert Ri­ve­ra

En Bél­gi­ca y los de­más paí­ses men­cio­na­dos, la in­de­pen­den­cia judicial es real y efec­ti­va. En con­tra­par­ti­da, los jue­ces tien­den a pre­ser­var su ám­bi­to con­so­li­da­do de po­der ad­mi­nis­tran­do la jus­ti­cia sin ex­tra­li­mi­tar­se. Por eso se guar­dan de ha­cer chi­rriar los en­gra­na­jes del po­der In­de­pen­den­cia sí, sin­to­nía tam­bién. Si en vez de de­ne­gar con ar­gu­men­tos y que­dar más o me­nos bien, los jue­ces bel­gas han op­ta­do por bur­lar­se cruel­men­te de Es­pa­ña es por­que sin­to­ni­zan con los de­más po­de­res, en pri­mer lu­gar con el más di­fu­so y más te­mi­ble que es el de la pro­pia opi­nión pú­bli­ca.

En cam­bio, en Es­pa­ña, los jue­ces del Su­pre­mo ayu­dan a mo­ver a la opi­nión pú­bli­ca en con­tra de Ra­joy y a fa­vor de las po­si­cio­nes del hal­cón Ri­ve­ra. El con­tras­te en­tre la ai­ra­da reac­ción del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal y el ba­lón chu­ta­do fue­ra por el mi­nis­tro Al­fon­so Das­tis ejem­pli­fi­ca la ab­so­lu­ta fal­ta de sin­to­nía.

Has­ta aho­ra, el Cons­ti­tu­cio­nal ha to­ma­do las de­ci­sio­nes que con­ve­nían a Ra­joy. La úl­ti­ma, no car­gar­se el vo­to a dis­tan­cia y per­mi­tir así la in­ves­ti­du­ra de To­rra. No tar­da­re­mos mu­cho en ver si se el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal se le man­tie­ne fiel o tam­bién se le re­be­la. H

EU­FO­RIA Los ‘con­se­llers’ des­ti­tui­dos Lluís Puig, To­ni Co­mín y Me­rit­xell Se­rret ce­le­bran la sentencia bel­ga, ayer en Bru­se­las.

TWIT­TER

FIES­TA EN BRU­SE­LAS Se­rret, Puig y Co­mín brin­dan con sus abo­ga­dos en la ca­pi­tal bel­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.