El Con­gre­so de­ba­te el uso de las dro­gas en las vio­la­cio­nes

El PSOE im­pul­sa una ini­cia­ti­va pa­ra ata­jar el em­pleo de la bu­run­dan­ga

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - PORTADA - PA­TRI­CIA MAR­TÍN MA­DRID

Una de las for­mas más se­gu­ras pa­ra vio­lar a una mu­jer y que­dar im­pu­ne es re­cu­rrien­do al uso de es­tu­pe­fa­cien­tes (co­mo la co­no­ci­da bu­run­dan­ga) que anu­lan la vo­lun­tad de la víc­ti­ma, de for­ma que la de­jen cons­cien­te pe­ro in­ca­paz de de­cir no. Un mé­to­do que tam­bién se usa en ro­bos, que se co­no­ce co­mo su­mi­sión quí­mi­ca y que en el ca­so de las agre­sio­nes se­xua­les va en au­men­to, aun­que es di­fí­cil ob­te­ner da­tos reales por­que mu­chas de las afec­ta­das no de­nun­cian, al no re­cor­dar exac­ta­men­te lo que su­ce­dió, a lo que se su­ma el sen­ti­mien­to de cul­pa y las le­sio­nes psí­qui­cas que de­jan tras de sí to­das las vio­la­cio­nes.

An­te es­te fe­nó­meno, el Con­gre­so de­ba­te hoy una ini­cia­ti­va del PSOE que ins­ta al Go­bierno a «com­ba­tir el fe­nó­meno del in­cre­men­to del uso de dro­gas pa­ra fa­ci­li­tar los ata­ques a la li­ber­tad se­xual, adop­tan­do me­di­das pa­ra con­cien­ciar al pú­bli­co, a los pro­fe­sio­na­les de la sa­lud y a los or­ga­nis­mos» acer­ca de las nue­vas for­mas de ac­tuar de los vio­la­do­res.

En con­cre­to, la pro­pues­ta, que se de­ba­ti­rá en la Co­mi­sión de Igual­dad, pi­de rea­li­zar un es­tu­dio so­bre el im­pac­to de de­li­tos se­xua­les fa­ci­li­ta­dos por la ad­mi­nis­tra­ción de sus­tan­cias psi­coac­ti­vas y la ela­bo­ra­ción de in­di­ca­do­res es­ta­dís­ti­cos que per­mi­tan me­dir el au­tén­ti­co al­can­ce de es­ta for­ma de cri­mi­na­li­dad. Ade­más, pa­ra in­cen­ti­var que las víc­ti­mas bus­quen asis­ten­cia a la ma­yor bre­ve­dad, pro­po­ne que se creen cam­pa­ñas es­pe­cí­fi­cas.

Co­mo ex­pli­ca la por­ta­voz so­cia­lis­ta en Igual­dad, Án­ge­les Álvarez, las sus­tan­cias apli­ca­das des­apa­re­cen del cuer­po de la afec­ta­da an­tes de 48 ho­ras y co­mo nor­mal­men­te es­ta tar­da va­rias ho­ras en re­cu­pe­rar del to­do la con­cien­cia, si acu­de a de­nun-

ciar de­ma­sia­do tar­de, pue­de que ya no ha­ya prue­bas de que ha si­do dro­ga­da o del de­li­to del que ha si­do ob­je­to.

IN­CRE­MEN­TO DE PE­NAS La pro­po­si­ción no de ley re­cla­ma tam­bién que se «va­lo­re la con­ve­nien­cia de in­cre­men­tar las pe­nas pre­vis­tas» pa­ra los vio­la­do­res en el lí­mi­te in­fe­rior, man­te­nién­do­se el má­xi­mo pre­vis­to. El Có­di­go Pe­nal, en el apar­ta­do de abu­sos se­xua­les que se apli­có a los acu­sa­dos de La ma­na­da, ya con­tem­pla co­mo agra­van­te el uso de fár­ma­cos pa­ra anu­lar la vo­lun­tad de la víc­ti­ma, con pe­nas de cua­tro a diez años (en lu­gar de uno a tres años).

Es­te apar­ta­do se­rá po­si­ble­men­te ob­je­to de en­mien­da, da­do que Po­de­mos no es­tá a fa­vor del in­cre­men­to del cas­ti­go y pro­po­ne que se re­for­me el Có­di­go Pe­nal de for­ma que siem­pre que no ha­ya un con­sen­ti­mien­to ex­plí­ci­to de la mu­jer –co­mo su­ce­dió con la víc­ti­ma de La ma­na­da–, se con­si­de­re vio­la­ción, por lo que en su opi­nión ya no se­ría ne­ce­sa­rio el agra­van­te. El PSOE es­tá dis­pues­to tam­bién a acep­tar que sea la co­mi­sión, a la que Jus­ti­cia ha en­car­ga­do es­tu­diar los de­li­tos se­xua­les, la que pro­pon­ga una mo­di­fi­ca­ción.

Por otra par­te, el par­ti­do de Pa­blo Igle­sias no quie­re que en nin­gún ca­so se cul­pa­bi­li­ce a la víc­ti­ma por el con­su­mo de al­cohol o dro­gas, por ello, en dos en­mien­das, re­cla­ma que se me­jo­re la asis­ten­cia y que se im­pul­sen me­di­das pa­ra evi­tar la vic­ti­mi­za­ción se­cun­da­ria. Los so­cia­lis­tas es­tán dis­pues­tos a es­tu­diar­las pa­ra que la pro­po­si­ción no de ley, que con­ta­rá tam­bién con los vo­tos de Ciu­da­da­nos, sea apro­ba­da.

IN­CUM­PLI­MIEN­TO DEL PAC­TO Ade­más, la Co­mi­sión de Igual­dad de­ba­ti­rá una ini­cia­ti­va de Po­de­mos que de­man­da que la ley in­te­gral con­tra la vio­len­cia ma­chis­ta se am­plíe al res­to de de­li­tos con­tra las mu­je­res con­tem­pla­dos en el Con­ve­nio de Es­tam­bul, ra­ti­fi­ca­do por Es­pa­ña, jus­to al día si­guien­te de que mi­les de mu­je­res en 40 ciu­da­des sa­lie­ran a la ca­lle pa­ra de­nun­ciar el «in­cum­pli­mien­to» del pac­to de Es­ta­do con­tra es­ta la­cra. Tras las nu­me­ro­sas pro­tes­tas en con­tra de la sentencia por el abu­so se­xual en los San­fer­mi­nes, el co­lec­ti­vo fe­mi­nis­ta de­nun­ció ayer que en los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do «fal­tan 120 mi­llo­nes» pa­ra la lu­cha con­tra el ma­chis­mo.

El Go­bierno man­tie­ne que es­ta can­ti­dad de­be ser in­ver­ti­da por las co­mu­ni­da­des y los ayun­ta­mien­tos pe­ro las aso­cia­cio­nes de mu­je­res, jun­to con el PSOE y Po­de­mos, sos­tie­nen que lo acor­da­do es que fue­ran in­ver­ti­dos por el Eje­cu­ti­vo. En cuan­to a la pe­ti­ción de los mo­ra­dos, el Go­bierno apro­ba­rá en bre­ve una re­for­ma de la ley in­te­gral pa­ra adap­tar­la al pac­to, pe­ro que no con­tem­pla­rá me­di­das de jus­ti­cia, se­gu­ri­dad y re­pa­ra­ción pa­ra las víc­ti­mas de vio­la­cio­nes o de la tra­ta, tal co­mo quie­re la for­ma­ción emer­gen­te.

Los de Igle­sias ya re­cla­ma­ron una am­plia­ción de la nor­ma du­ran­te las ne­go­cia­cio­nes, pe­ro fi­nal­men­te se acor­dó que se men­cio­na­rán las otras for­mas de vio­len­cia, se in­tro­du­ci­rán me­di­das de pre­ven­ción y se­gui­mien­to, pe­ro aque­llas he­rra­mien­tas des­ti­na­das a la pro­tec­ción y la ayu­da a las víc­ti­mas se con­tem­pla­rán en le­yes es­pe­cí­fi­cas ya en el 2019.

La for­ma de ac­tuar de los agre­so­res in­clu­ye aho­ra el uso de sus­tan­cias co­mo la bu­run­dan­ga

Mu­je­res ten­di­das en el sue­lo en la ma­ni­fes­ta­ción de Ma­drid, ayer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.