EL ARO­MA DE CA­FÉ SE ES­FU­MA

El lo­cal fun­da­do en 1931 ce­rra­rá las puer­tas el 31 de agos­to La Ca­sa Pas­cual i Pons aco­ge­rá ofi­ci­nas y un gran lo­cal co­mer­cial

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - PORTADA - CO­SAS DE LA VI­DA

El em­ble­má­ti­co Bra­ca­fé de la ca­lle de Casp de Bar­ce­lo­na, fun­da­do en 1931, cie­rra pa­ra con­ver­tir­se en la puer­ta de un pár­king.

El go­teo de ba­jas en el pai­sa­je co­mer­cial de Bar­ce­lo­na si­gue, y si­gue. La pró­xi­ma víc­ti­ma se­rá el Bra­ca­fé de la ca­lle de Casp, 2, inau­gu­ra­do el 29 de abril de 1931. El pa­sa­do lu­nes, 7 de ma­yo, sus pro­pie­ta­rios re­ci­bie­ron un bu­ro­fax in­for­mán­do­les de que de­be­rán ce­rrar el pró­xi­mo 31 de agos­to. El ca­fé que ha aro­ma­ti­za­do la ca­lle de Casp y ha si­do con­su­mi­do a hec­to­li­tros por tra­ba­ja­do­res y vi­si­tan­tes de Rà­dio Bar­ce­lo­na («es­ta­mos de lu­to», de­cían dos de ellos ayer, mien­tras apu­ra­ban un ca­fé so­lo) de­sa­pa­re­ce­rá de for­ma ra­di­cal. El lo­cal no se con­ver­ti­rá en otro ne­go­cio sino que pa­sa­rá a ser la puer­ta de ac­ce­so al pár­king del edi­fi­cio de Ca­ta­la­na Oc­ci­den­te.

Es­ta vez el mo­ti­vo de la caí­da de un es­ta­ble­ci­mien­to his­tó­ri­co no ha si­do la subida del al­qui­ler, ni la ten­ta­ción de una ofer­ta irre­cha­za­ble pa­ra los pro­pie­ta­rios, ni la ju­bi­la­ción de sus im­pul­so­res, ni la de­ca­den­cia de una ofer­ta ob­so­le­ta (que de to­do ha ha­bi­do en las de­fun­cio­nes co­mer­cia­les bar­ce­lo­ne­sas). Pe­ro sí tie­ne que ver ple­na­men­te con la inexo­ra­ble re­con­ver­sión in­mo­bi­lia­rio-co­mer­cial del cen­tro de la ciu­dad.

Ac­tual­men­te es­tá en mar­cha una pro­fun­da re­for­ma del edi­fi­cio de la com­pa­ñía Ca­ta­la­na Oc­ci­den­te, con un pre­su­pues­to de 30 mi­llo­nes de eu­ros, que im­pli­ca­rá la de­mo­li­ción de par­te de la es­truc­tu­ra in­te­rior de la Ca­sa Pas­cual i Pons, obra en es­ti­lo neo­gó­ti­co le­van­ta­da en 1891 por el pro­lí­fi­co ar­qui­tec­to En­ric Sag­nier, com­pues­ta por dos fin­cas que apa­ren­te­men­te for­man un so­lo con­jun­to, de­for­ma­da pro­fun­da­men­te a lo lar­go de los años y re­cu­pe­ra­da en los 80 en una res­tau­ra­ción di­se­ña­da por los es­tu­dios Mar­to­rell-Bohi­ga­sMac­kay y Es­pi­net-Ubach (es­te úl­ti­mo, a car­go tam­bién de la ac­tual ope­ra­ción de re­for­ma) y que lo­gró un pre­mio FAD. Los ba­jos ocu­pa­dos por Bra­ca­fé for­man par­te de una am­plia­ción pos­te­rior del edi­fi­cio de Sag­nier, re­pli­can­do su es­ti­lo, que ocu­pó la que ori­gi­nal­men­te fue la en­tra­da de ca­rrua­jes y el ac­ce­so al jar­dín in­te­rior de la fin­ca.

En el pro­yec­to de re­for­ma ac­tual­men­te en mar­cha, el edi­fi­cio cor­po­ra­ti­vo de Ca­ta­la­na Oc­ci­den­te se con­ver­ti­rá en se­de de ofi­ci­nas de al­to ni­vel en ré­gi­men de al­qui­ler, con un es­pa­cio, que ocu­pa­rá la ma­yor par­te de los ba­jos y el prin­ci­pal, des­ti­na­do a al­gu­na gran ca­de­na co­mer­cial co­mo las que es­tán ocu­pan­do la prác­ti­ca to­ta­li­dad de las gran­des vías co­mer­cia­les de la ciu­dad. En­tre los lo­ca­les am­nis­tia­dos fi­gu­ran Farg­gi y Cam­per, des­pla­za­dos a la ron­da de Sant Pere, mien­tras que los an­ti­guos ca­fés Na­va­rra, el Ca­fé de la Ra­dio y Bra­ca­fé, más la he­la­de­ría Dino, de­be­rán de­jar sus es­ta­ble­ci­mien­tos.

CIN­CO PLAN­TAS SUB­TE­RRÁ­NEAS El pro­yec­to, con li­cen­cia de obras municipal apro­ba­da en el 2015, in­clu­ye la cons­truc­ción de cin­co plan­tas sub­te­rrá­neas, cua­tro de ellas de apar­ca­mien­to, con ac­ce­so en ram­pa des­de la ca­lle de Casp. El edi­fi­cio es­tá ca­ta­lo­ga­da con el ni­vel B (bien cul­tu­ral de in­te­rés lo­cal). Se­gún es­te gra­do de pro­tec­ción «las in­ter­ven­cio­nes ad­mi­si­bles en el edi­fi­cio de­be­rán man­te­ner las fa­cha­das y la vo­lu­me­tría y man­te­ner los es­pa­cios y los ele­men­tos ori­gi­na­les».

Los nue­vos usos del edi­fi­cio han lle­va­do a sus pro­mo­to­res a in­cluir un pár­king sub­te­rrá­neo, inexis­ten­te en la ac­tua­li­dad. Tras el va­cia­do del in­te­rior de la fin­ca, la ex­ca­va­ción es más via­ble en la ca­lle de Casp, no afec­ta­da por la pre­sen­cia de tú­ne­les sub­te­rrá­neos, que en la ron­da de Sant Pere, lo que ha lle­va­do a ele­gir el es­pa­cio ocu­pa­do por los ca­fés Bra­ca­fé y El Ca­fé de la Ra­dio pa­ra si­tuar allí la en­tra­da a la ram­pa de ac­ce­so al apar­ca­mien­to.

Xa­vier de Erausquin, res­pon­sa­ble de Bra­ca­fé, des­cen­dien­te del fun­da­dor de la fir­ma Ger­mán de Erausquin, ya ha col­ga­do en el lo­cal, a la

vis­ta de sus clien­tes, el ac­ta de de­fun­ción. Ex­pli­ca que has­ta la se­ma­na pa­sa­da no se les co­mu­ni­có por es­cri­to que de­bían aban­do­nar el lo­cal, aun­que les ha­bían lle­ga­do ver­bal­men­te los pro­yec­tos de la pro­pie­dad. Y no es que, por otra par­te, no de­ja­sen de lle­gar­les pis­tas: a par­tir del 2012 pa­sa­ron a re­no­var­les el al­qui­ler anual­men­te, y a par­tir del 2016, men­sual­men­te.

Pa­ra Erausquin, el cie­rre es una he­ri­da «em­pre­sa­rial, per­so­nal y emo­cio­nal: es una más, tras Ca­ta­lò­nia, Vi­nçon...». «No es­tá que­dan­do na­da –la­men­ta– del te­ji­do co­mer­cial ori­gi­nal de Bar­ce­lo­na, hay tan­tas tien­das his­tó­ri­cas que es­tán ce­rran­do...». Los pla­fo­nes ce­rá­mi­cos y el re­lie­ve de pie­dra de la fa­cha­da con la mar­ca de Bra­ca­fé se­rán tras­la­da­dos. El fu­tu­ro de los ocho em­plea­dos, al­gu­nos de los cua­les pue­den ser re­co­lo­ca­dos, es­tá aho­ra en el ai­re. Bra­ca­fé se­gui­rá con­tan­do con 35 lo­ca­les fran­qui­cia­dos y uno en pro­pie­dad, en Ur­gell, 35, con de­gus­ta­ción y sus ins­ta­la­cio­nes de tos­ta­do del grano. Ese es, ex­pli­ca Erausquin, el se­cre­to del olor que sa­lía de Casp, 2: «Tos­ta­mos ca­fé ca­da día y des­de allí lle­ga a las ca­fe­te­rías: tos­tar el grano es co­mo hor­near el pan, no es lo mis­mo que sea o no sea del día».

33El Bra­ca­fé de la ca­lle de Casp, con el car­tel que anun­cia su cie­rre, ayer.

DANNY CAMINAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.