‘La ma­na­da’ desata el . odio ul­tra en in­ter­net

Gru­pos neo­na­zis di­fun­den la iden­ti­dad de la víc­ti­ma, la in­sul­tan y pro­mue­ven su ve­ja­ción Una web ra­cis­ta de Es­ta­dos Uni­dos li­ga­da a la ‘alt-right’ es­tá de­trás de los úl­ti­mos ata­ques

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - PORTADA - LUIS RENDUELES MA­DRID VA­NE­SA LO­ZANO

Gor­da, zo­rra o ta­pón son al­gu­nos de los in­sul­tos que acom­pa­ñan a va­rias imá­ge­nes de la jo­ven víc­ti­ma de la Ma­na­da en los San­fer­mi­nes del 2016. Las es­tá pu­bli­can­do la ver­sión en cas­te­llano de una pá­gi­na web neo­na­zi y su­pre­ma­cis­ta blanca na­ci­da en Es­ta­dos Uni­dos en el 2013 y fun­da­da por uno de los ce­re­bros de la alt-right es­ta­dou­ni­den­se, los gru­pos de ex­tre­ma de­re­cha que apo­ya­ron en las úl­ti­mas elec­cio­nes a Do­nald Trump. EL PE­RIÓ­DI­CO ha de­ci­di­do no di­fun­dir el nom­bre de la web, que ha in­ves­ti­ga­do y co­no­ce, ni in­cluir pis­tas que pue­dan per­mi­tir se­guir su ras­tro, por­que la pu­bli­ca­ción si­gue ac­ti­va y abier­ta a to­do el mun­do.

La ver­sión en cas­te­llano de ese me­dio ul­tra ha pu­bli­ca­do has­ta la fo­to­co­pia del DNI de la víc­ti­ma de La

ma­na­da por­que, afir­ma, «di­fun­dir la iden­ti­dad de es­ta zo­rra es un de­ber ciu­da­dano». Tam­bién ha pu­bli­ca­do fo­to­gra­fías su­yas con al­gu­nas com­pa­ñe­ras de uni­ver­si­dad y otras en las que se la ve dis­fru­tan­do de una jor­na­da de pis­ci­na con ami­gos.

El tex­to que acom­pa­ña a esas imá­ge­nes es de al­to con­te­ni­do ve­ja­to­rio ha­cia ella, con in­sul­tos que si­túan a la víc­ti­ma de la agre­sión se­xual en el mis­mo plano de una ac­triz de una pe­lí­cu­la por­no­grá­fi­ca. El mis­mo por­tal de in­ter­net ha es­ta­do di­fun­dien­do tam­bién una fo­to­gra­fía muy du­ra del ata­que de La ma­na­da a la jo­ven. So­bre esa ima­gen ex­plí­ci­ta, el por­tal na­zi en es­pa­ñol es­cri­be una se­rie de in­sul­tos ha­cia la víc­ti­ma, tan­to por su fí­si­co co­mo por su in­ten­ción, afir­ma la web, de ir a los San­fer­mi­nes a man­te­ner re­la­cio­nes se­xua­les, ob­vian­do la con­de­na ju­di­cial que han re­ci­bi­do los agre­so­res.

EL KU KLUX KLAN En Es­ta­dos Uni­dos, la web neo­na­zi y su fun­da­dor fue­ron de­nun­cia­dos tras el ase­si­na­to de una mu­jer en Vir­gi­nia por un su­pre­ma­cis­ta blan­co, el pa­sa­do agos­to. El propietario de es­ta pá­gi­na es­cri­bió en­ton­ces que la víc­ti­ma, que ha­bía acu­di­do a par­ti­ci­par en una pro­tes­ta con­tra una ma­ni­fes­ta­ción de ul­tras en­tre los que ha­bía miem­bros del Ku Klux Klan, era una mu­jer «gor­da y sin hi­jos». Tras el aten­ta­do, el pre­si­den­te Trump con­de­nó la vio­len­cia de «los dos gru­pos», igua­lan­do así a pa­ci­fis­tas con neo­na­zis.

Des­pués de las de­nun­cias con­tra Fo­ro­co­ches y Bur­bu­ja.in­fo por di­fun­dir da­tos per­so­na­les de la víc­ti­ma de los cin­co agre­so­res de La ma­na­da (con­de­na­dos a nue­ve años de pri­sión por abu­sos se­xua­les), el re­le­vo de ese lo han to­ma­do gru­pos ul­tras con un tono mu­cho más agre­si­vo si ca­be y sin que las au­to­ri­da­des ha­yan lo­gra­do to­da­vía des­ac­ti­var la pu­bli­ca­ción.

De he­cho, es­ta inac­ción es la que ha lle­va­do a la Aso­cia­ción de Mu­je­res Se­pa­ra­das y Di­vor­cia­das del País Va­len­cià, se­cun­da­da por un cen­te­nar de co­lec­ti­vos fe­mi­nis­tas de den­tro y fue­ra de esa co­mu­ni­dad au­tó­no­ma, a pre­sen­tar es­ta se­ma­na una de­nun­cia a la Fis­ca­lía Ge­ne­ral del Es­ta­do, y más con­cre­ta­men­te a la fis­cal de la sa­la de De­li­tos In­for­má­ti­cos y Tec­no­ló­gi­cos, por la fil­tra­ción «ma­si­va y su­ce­si­va» de mul­ti­tud de da­tos per­so­na­les de la jo­ven víc­ti­ma de La

ma­na­da en dos fo­ros de in­ter­net y otras pu­bli­ca­cio­nes. Es­ta de­nun­cia, en la que se men­cio­na ex­pre­sa­men­te al por­tal neo­na­zi con ma­triz es­ta­dou­ni­den­se, se aña­de a la del abo­ga­do de la víc­ti­ma y a la in­ves­ti­ga­ción

que la Co­mi­sión Per­ma­nen­te del Con­se­jo Ge­ne­ral del Poder Ju­di­cial acor­dó abrir ha­ce unos días por la fil­tra­ción de da­tos de la sen­ten­cia de La ma­na­da.

Una po­si­ble con­de­na por re­ve­la­ción de se­cre­tos «po­dría sig­ni­fi­car has­ta sie­te años de pri­sión pa­ra quie­nes ha­yan par­ti­ci­pa­do en la di­fu­sión de es­tos da­tos», di­cen las or­ga­ni­za­cio­nes fe­mi­nis­tas va­len­cia­nas.

Por su par­te, la Uni­dad de In­ter­ven­ción Tec­no­ló­gi­ca de la Po­li­cía Na­cio­nal ha enviado un in­for­me al juz­ga­do so­bre la di­fu­sión de los da­tos per­so­na­les y al­gu­nas imá­ge­nes de la víc­ti­ma de La ma­na­da. Los agen­tes tra­tan de lo­ca­li­zar al pri­mer res­pon­sa­ble de las fil­tra­cio­nes. En el in­for­me no se de­ter­mi­na cuán­tas per­so­nas han po­di­do ver ya las imá­ge­nes y da­tos de la víc­ti­ma, ni tam­po­co la fo­to­gra­fía del abu­so que ha cir­cu­la­do por esas pá­gi­nas. Una fuente del ca­lin­cha­mien­to

El úl­ti­mo en pu­bli­car esos con­te­ni­dos es un por­tal

neo­na­zi de uno de los ce­re­bros de la ‘alt-right’ de EEUU Los ul­tras usan un tono muy agre­si­vo, pe­ro las au­to­ri­da­des no han lo­gra­do aún des­ac­ti­var es­tos fo­ros

so confirma a EL PE­RIÓ­DI­CO que «cien­tos de per­so­nas lo han vis­to, qui­zá mi­les». Por es­te mo­ti­vo las fe­mi­nis­tas de­nun­cian que la len­ti­tud en la clau­su­ra del si­tio web de­ja a la víc­ti­ma en un es­ta­do de to­tal in­de­fen­sión mien­tras su vi­da es­tá ex­pues­ta a ojos de cual­quie­ra. Sí fue­ron ce­rra­das al me­nos dos cuen­tas de la red so­cial Twit­ter des­de las que se in­sul­tó a la víc­ti­ma de La ma­na­da, ha­cién­do­se eco de las pu­bli­ca­cio­nes que di­fun­die­ron su iden­ti­dad y da­tos per­so­na­les.

FRAN­QUIS­TAS Ade­más de la irrup­ción de la web neo­na­zi de ori­gen nor­te­ame­ri­cano, otros me­dios y blogs de ul­tra­de­re­cha han se­gui­do su es­te­la. En­tre ellos, hay uno que tam­bién de­ni­gra a la víc­ti­ma de La

ma­na­da y ha­blan de «ma­na­das fe­mi­ne­cias Su pá­gi­na web se abre con un enor­me es­cu­do fran­quis­ta.

El si­tio neo­na­zi pi­de tam­bién a sus lec­to­res que le en­víen el ví­deo de la agre­sión de La ma­na­da pa­ra col­gar­lo en in­ter­net. Uti­li­za ese ca­so y su sen­ten­cia pa­ra dar doc­tri­na ma­chis­ta («el ins­tin­to gre­ga­rio de la mu­jer es muy su­pe­rior al del hom­bre es un «gé­ne­ro ser­vil y pu­si­lá­ni­me «un gé­ne­ro pri­mi­ti­vo») y des­cri­bir un cua­dro apo­ca­líp­ti­co y cons­pi­ra­noi­co («la mu­jer es­pa­ño­la es hoy fe­mi­mar­xis­ta por­que es lo que quie­re el Ré­gi­men glo­ba­lis­ta im­pe­ran­te, in­tere­sa­do en una gue­rra de se­xos pa­ra des­truir el pilar del es­ta­do na­cio­na­lis­ta: la fa­mi­lia»).

La mis­ma web arre­me­te con­tra el Grup de Do­nes de Llei­da, que tam­bién de­nun­ció a la Agen­cia de Protección de Da­tos la fil­tra­ción de imá­ge­nes y da­tos de la víc­ti­ma y con­tra el que pro­fie­re grue­sos in­sul­tos. In­clu­so se iro­ni­za so­bre la vin­cu­la­ción de aso­cia­cio­nes fe­mi­nis­tas con gru­pos in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes. Y se con­clu­ye: «Si La ma­na­da pier­de, per­de­mos to­dos».

El por­tal ul­tra ha se­gui­do los pa­sos de otros si­tios de in­ter­net. Pri­me­ro fue La Tri­bu­na de Car­ta­ge­na, un pe­rió­di­co di­ri­gi­do por un ex­fa­lan­gis­ta y del que se pre­pa­ra ya su ver­sión na­cio­nal lla­ma­da La Tri­bu­na de Es­pa­ña. Su di­rec­tor, Jo­se­le Sán­chez, es au­tor de un li­bro en el que sos­tie­ne que Emilio Bo­tín fue ase­si­na­do y otro en el que afir­ma que [San­tia­go] «Ca­rri­llo es­tran­gu­ló a su mu­jer y la en­te­rró en la ca­sa de la Pa­sio­na­ria en Pa­rís». La pre­sen­ta­ción de es­te úl­ti­mo fue or­ga­ni­za­da por Falange Au­tén­ti­ca en Ma­drid, se­gún pu­bli­có Cró­ni­ca Glo­bal.

El pa­sa­do sábado, el guar­dia ci­vil de La ma­na­da, Antonio Ma­nuel Gue­rre­ro, pu­bli­có una car­ta en La Tri­bu­na de Car­ta­ge­na en la que se de­fen­día: «No soy nin­gún vio­la­dor, ni abu­sa­dor ni odio a las mu­je­res». Y arre­me­tía tam­bién con­tra la víc­ti­ma: «¿De ver­dad al­guien se cree­rá que cuan­do tie­nes el pe­ne en la mano fue por­que te tro­pe­zas­te y te aga­rras­te pa­ra no caer­te?»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.