El po­pu­lis­mo ul­ti­ma un Go­bierno an­ti­eu­ro­peo en Ita­lia

Los po­pu­lis­tas pac­tan un pro­gra­ma que los ale­ja de Eu­ro­pa Las ba­ses de la Li­ga y los In­dig­na­dos vo­ta­rán el tex­to

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - PORTADA - ROSSEND DOMÊNECH RO­MA

Las fuer­zas po­pu­lis­tas es­tán a un pa­so de for­mar Go­bierno en Ita­lia, que se con­ver­ti­rá así en el pri­mer país eu­ro­peo en do­tar­se de un Eje­cu­ti­vo an­ti­sis­te­ma. Los lí­de­res del Mo­vi­mien­to 5 Es­tre­llas (M5S), Lui­gi de Maio, y de la Li­ga, Mat­teo Sal­vi­ni, ce­le­bra­ron ayer su úl­ti­ma reunión pa­ra aca­bar de pu­lir los fle­cos de su pro­gra­ma co­mún. Los dos par­ti­dos lle­ga­ron el miércoles por la noche a un acuer­do so­bre el «con­tra­to de un Go­bierno pa­ra el cam­bio»: 22 pun­tos en 40 pá­gi­nas. So­lo que­da­ban seis pun­tos por aca­bar de ne­go­ciar. Des­pués de ha­ber sem­bra­do la alar­ma con un bo­rra­dor que anun­cia­ba la sa­li­da del eu­ro, el acuer­do fi­nal so­lo men­cio­na­ba que la cues­tión se­rá «ne­go­cia­da con los de­más so­cios eu­ro­peos». Pe­ro el do­cu­men­to in­tro­du­cía otras va­ria­bles que in­quie­tan a Eu­ro­pa: so­be­ra­nía na­cio­nal por en­ci­ma de to­do y re­ne­go­cia­ción de los Tra­ta­dos de la UE, per­ma­nen­cia en la OTAN pe­ro su­pre­sión «in­me­dia­ta» de las san­cio­nes a Ru­sia por la ane­xión de Cri­mea y ocupación de Ucra­nia., En el apar­ta­do de­di­ca­do a la UE, con­si­de­ran que sus com­pe­ten­cias «de­be­rían re­du­cir­se, re­cu­pe­ran­do los paí­ses aque­llas que no pue­den ges­tio­nar­se de ma­ne­ra efi­cien­te a ni­vel de la Unión».

BA­JA­DA DE IM­PUES­TOS / El pro­gra­ma eco­nó­mi­co ale­ja a Ita­lia de Eu­ro­pa, ade­más de con­te­ner me­di­das irrea­li­za­bles que ame­na­zan con hun­dir la eco­no­mía na­cio­nal. Así, ha­brá una drás­ti­ca ba­ja­da de im­pues­tos, con la re­duc­ción a dos de los tra­mos fis­ca­les (al 15% y al 20%) pa­ra par­ti­cu­la­res y em­pre­sas. Ade­más, se re­du­cen los im­pues­tos so­bre la ga­so­li­na y ga­só­leo que en 2017 pro­por­cio­na­ron 25.000 mi­llo­nes al Es­ta­do y se blo­quea de la al­ta ve­lo­ci­dad que de­be­ría unir Ita­lia a Fran­cia (y Es­pa­ña). Se pro­po­ne igual­men­te con­ge­lar o eli­mi­nar de la deu­da ita­lia­na y la de otros paí­ses eu­ro­peos con el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE).

El pro­gra­ma pre­vé tam­bién un IVA ce­ro so­bre los pro­duc­tos pa­ra be­bés (22.000 mi­llo­nes me­nos de in­gre­sos al Es­ta­do) y la crea­ción de más jar­di­nes de in­fan­cia pa­ra hi­jos de italianos. Se re­for­man las pen­sio­nes pa­ra fa­ci­li­tar el ac­ce­so a la ju­bi­la­ción y se plan­tea un sis­te­ma que lla­man «cuo­ta 100», que per­mi­ti­rá ju­bi­lar­se cuan­do la su­ma de los años de edad y de con­tri­bu­ción su­men 100. Ha­brá una «ren­ta pa­ra la ciu­da­da­nía» de 780 eu­ros men­sua­les pa­ra los pa­ra­dos du­ran­te dos años, lo que cos­ta­rá al es­ta­do 17.000 mi­llo­nes. Las pen-

sio­nes su­pe­rio­res a los 5.000 eu­ros men­sua­les ne­tos se­rán re­cor­ta­das «en nom­bre de una ma­yor jus­ti­cia fis­cal».

DU­ROS EN IN­MI­GRA­CIÓN Los ima­nes y lí­de­res de re­li­gio­nes no ca­tó­li­cas pre­sen­tes en Ita­lia de­be­rán pre­di­car en ita­liano. Los gi­ta­nos acam­pa­dos irre­gu­lar­men­te se­rán des­alo­ja­dos y los in­mi­gran­tes re­gu­la­res de­be­rán lle­var sus hi­jos a la es­cue­la si no quie­ren per­der la pa­tria po­tes­tad. Res­pec­to a los in­mi­gran­tes sin pa­pe­les y sin de­re­cho al asi­lo, el pro­gra­ma pre­vé un cen­tro de iden­ti­fi­ca­ción y ex­pul­sión úni­co y «re­pa­tria­cio­nes ex­prés aun­que se ig­no­ra co­mo se­rán rea­li­za­das ya que Ita­lia ha fir­ma­do acuer­dos de de­vo­lu­cio­nes so­lo con cua­tro paí­ses.

Los eco­no­mis­tas es­ti­man el cos­te glo­bal del pro­gra­ma en­tre unos 60.000 mi­llo­nes y 80.000 mi­llo­nes, una ci­fra que la eco­no­mía más en­deu­da­da de la UE des­pués de Gre­cia no se pue­de per­mi­tir. So­bre el po­si­ble can­di­da­to a pri­mer mi­nis­tro se ba­ra­ja­ran cua­tro nom­bres, des­co­no­ci­dos al pú­bli­co.» Es­ta­mos dan­do pa­sos ade­lan­te, pe­ro no he­mos al­can­za­do nin­gún acuer­do», so­bre quien se­rá el su­ce­sor de Pao­lo Gen­ti­lo­ni, di­jo Di Maio.

Ade­más, el pac­to in­clu­ye al­gu­nas me­di­das po­lí­ti­cas que los ana­lis­tas italianos ven con preo­cu­pa­ción. Una de las me­di­das más po­lé­mi­cas es la crea­ción de un «co­mi­té de con­ci­lia­ción» pa­ra los ca­sos con­flic­ti­vos que sur­jan en­tre am­bos par­ti­dos, pe­ro que de he­cho res­ta­ría po­de­res al Eje­cu­ti­vo y al mis­mo Par­la­men­to, va­cian­do sus pre­rro­ga­ti­vas. Con­sis­ti­ría en «con­fiar a un su­je­to ex­terno y ex­tra­par­la­men­ta­rio to­dos o ca­si to­dos los pro­ce­di­mien­tos de­li­be­ra­ti­vos co­men­tó el ana­lis­ta Clau­dio Ti­to.

Se­gún Di Maio y Sal­vi­ni, el acuer­do de­fi­ni­ti­vo es­ta­rá lis­to hoy viernes y se­rá so­me­ti­do a un re­fe­rén­dum de las ba­ses de am­bas for­ma­cio­nes. Las vo­ta­cio­nes ten­drán lu­gar el fin de se­ma­na en las pla­zas de to­da Ita­lia, que en es­tas ho­ras es­tán sien­do re­ser­va­das por la Li­ga. Por su par­te, los in­dig­na­dos del M5S vo­ta­rán te­le­má­ti­ca­men­te.

La pro­pues­ta re­du­ce a dos los tra­mos fis­ca­les (al 15% y al 20%) pa­ra par­ti­cu­la­res y em­pre­sas

Lui­gi di Maio, en Ro­ma el miércoles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.