Un xe­nó­fo­bo en el Pa­lau

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - TEMA DEL DÍA - Joa­quim Coll HIS­TO­RIA­DOR

An­tes del bre­xit y de la lle­ga­da de Do­nald Trump, la po­lí­ti­ca ca­ta­la­na fue el pri­mer la­bo­ra­to­rio del po­pu­lis­mo en Oc­ci­den­te con el ini­cio del pro­cés en el 2012. Al­gu­nos no nos can­sa­mos de ad­ver­tir­lo y a con­tra­co­rrien­te nos en­fren­ta­mos a pos­ver­da­des co­mo «ex­po­lio fis­cal», «de­re­cho a de­ci­dir o «vo­tar es de­mo­cra­cia» so­bre las que se ha le­van­ta­do el pro­yec­to se­pa­ra­tis­ta. El pro­fe­sor Gabriel

Co­lo­mé en La Ca­ta­lu­ña in­sur­gen­te (2017) lo ex­pli­ca muy bien y ra­dio­gra­fía la frac­tu­ra so­cio­po­lí­ti­ca que se ha pro­du­ci­do en la so­cie­dad. Cuan­do pen­sá­ba­mos que lo peor ha­bía pa­sa­do, re­sul­ta que no. Co­mo co­lo­fón, el nue­vo pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat es al­guien que ha­ce unos años su per­fil ideo­ló­gi­co no le hu­bie­ra per­mi­ti­do pre­si­dir una aso­cia­ción mí­ni­ma­men­te im­por­tan­te. Quim To­rra es xe­nó­fo­bo, su­pre­ma­cis­ta, his­pá­no­fo­bo y ul­tra­na­cio­na­lis­ta. Ha­brá que re­cor­dar­lo ca­da día por­que tan la­men­ta­ble co­mo eso es que los me­dios y opi­na­do­res so­be­ra­nis­tas lo es­tén blan­quean­do, mi­ni­mi­zan­do la gra­ve­dad de una elec­ción ver­gon­zo­sa e in­dig­na pa­ra Ca­ta­lun­ya en­te­ra.

To­rra pien­sa que so­lo los in­de­pen­den­tis­tas son ca­ta­la­nes por­que los con­tra­rios son es­pa­ño­les, y que hay que es­co­ger en­tre una co­sa u otra. Que pa­ra ser catalán hay que ha­blar catalán y que el cas­te­llano es el idio­ma de las «bes­tias y las hie­nas». Que hay que lu­char con­tra el bi­lin­güis­mo. Que Ca­ta­lun­ya es una co­lo­nia de Es­pa­ña des­de 1714, ha su­fri­do un ge­no­ci­dio cul­tu­ral en el si­glo XX, y que los no in­de­pen­den­tis­tas son co­lo­nos es­pa­ño­les. Y así mu­chas bu­rra­das más lle­nas de odio que son una in­vi­ta­ción al con­flic­to ci­vil. To­do eso es­tá en sus tuits, ar­tícu­los y li­bros, en los que de­mues­tra ser un enamo­ra­do, has­ta el pun­to de caer en el fri­quis­mo, de una Ca­ta­lun­ya idea­li­za­da en torno a las dé­ca­das de 1920 y 1930.

Pe­ro To­rra no ha in­ven­ta­do el pen­sa­mien­to su­pre­ma­cis­ta y et­ni­cis­ta del na­cio­na­lis­mo catalán, sino que es un con­ti­nua­dor de Jor­di

Pu­jol, He­rri­bert Ba­rre­ra o el mis­mo Oriol Jun­que­ras, que en el año 2008 pu­bli­có un ar­tícu­lo en el dia­rio Avui afir­man­do que los ca­ta­la­nes ge­né­ti­ca­men­te son di­fe­ren­tes de los es­pa­ño­les y se ase­me­jan más a los fran­ce­ses, los italianos y los sui­zos. Si aca­so

To­rra es un epí­gono de po­ca en­ti­dad de es­ta es­cue­la ul­tra­na­cio­na­lis­ta. Tam­po­co es un po­lí­ti­co, sino un agi­ta­dor in­te­lec­tual.

La pre­gun­ta es có­mo al­guien así ha po­di­do aca­bar de pre­si­dent. Pe­ro el error es creer que To­rra va a ejer­cer el car­go. Cla­ro que no. Em­pe­zan­do por­que no va ocu­par el des­pa­cho que le co­rres­pon­de en el Pa­lau. Car­les Puig­de­mont se lo ha prohi­bi­do pa­ra que que­de cla­ro quién man­da en la Ge­ne­ra­li­tat. Es so­lo un tí­te­re, su mu­ñe­co pa­ra re­pre­sen­tar la far­sa le­gi­ti­mis­ta con la que ha con­se­gui­do so­me­ter a ERC y a la CUP.

He­mos en­tra­do en una eta­pa nue­va­men­te muy in­cier­ta. No ha­brá nor­ma­li­dad ins­ti­tu­cio­nal, lo que su­po­ne otro gran fra­ca­so de Ma­riano Ra­joy, in­ca­paz de di­se­ñar una es­tra­te­gia de Es­ta­do des­de el 2012. Aho­ra to­do de­pen­de de lo que ocu­rra en Ale­ma­nia con la eu­ro­or­den. El des­pro­pó­si­to bel­ga no tie­ne por qué re­pro­du­cir­se. O sí. Por eso Puig­de­mont se ha querido ase­gu­rar que con­tro­la, a tra­vés de To­rra, el poder de con­vo­car elec­cio­nes cuan­do más le con­ven­ga.

FE­RRAN SENDRA

El Pa­lau, du­ran­te la to­ma de po­se­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.