La clan­des­ti­na to­ma de po­se­sión de To­rra

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - OPINIÓN -

En un ac­to que pre­ten­día ser aus­te­ro pa­ra evi­tar cual­quier vi­so de nor­ma­li­dad, Quim To­rra to­mó po­se­sión co­mo pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat sin ci­tar ni la Cons­ti­tu­ción ni el Es­ta­tut. To­rra se­rá un pre­si­dent, por con­fe­sión pro­pia, pro­vi­sio­nal en tiem­pos ex­cep­cio­na­les. Son sin du­da tiem­pos anor­ma­les, con el ex­pre­si­dent en Ber­lín, va­rios ex­con­se­llers en Bél­gi­ca y Es­co­cia, y otros en pri­sión, al igual que Jor­di Sàn­chez y Jor­di Cui­xart. Son tiem­pos de 155 y de gra­ve cri­sis ins­ti­tu­cio­nal. Es cier­to. Pe­ro no por ello hay que per­der el sen­ti­do de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad, por­que las ins­ti­tu­cio­nes re­pre­sen­tan por igual a to­dos los ciu­da­da­nos. Por eso, la to­ma de po­se­sión ex­prés de To­rra, en cin­co mi­nu­tos, sin dis­cur­so, sin invitados, sin ni si­quie­ra el tra­di­cio­nal me­da­llón, ha si­do el pri­mer error del pre­si­dent.

Una to­ma de po­se­sión no es un ac­to pri­va­do, sino un ac­to ins­ti­tu­cio­nal que re­pre­sen­ta a to­dos los ca­ta­la­nes. Co­mo di­jo To­rra al pro­me­ter el car­go, el pre­si­dent se de­be a la vo­lun­tad del pue­blo de Ca­ta­lun­ya re­pre­sen­ta­do en el Par­la­ment. No a la mi­tad del pue­blo catalán, no a quie­nes quie­ren re­ins­tau­rar a Puig­de­mont y, por su­pues­to, no a su an­te­ce­sor en el car­go. Co­mo to­do pre­si­dent, To­rra tie­ne de­re­cho a apli­car la po­lí­ti­ca de la ma­yo­ría par­la­men­ta­ria que lo sus­ten­ta. Pe­ro ins­ti­tu­cio­nal­men­te re­pre­sen­ta a to­do el pue­blo de Ca­ta­lun­ya al que tan­to ape­la en sus dis­cur­sos. En su ac­to de po­se­sión, de­mos­tró que de­cli­na es­ta fun­ción ins­ti­tu­cio­nal.

Con la to­ma de po­se­sión de To­rra, y a fal­ta de que se ha­ga pú­bli­ca la com­po­si­ción del Go­vern, la in­ter­ven­ción de la au­to­no­mía a tra­vés del ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción lle­ga a su rec­ta fi­nal. Ma­riano Ra­joy reite­ró an­te Al­bert Ri­ve­ra que cuan­do el nue­vo Eje­cu­ti­vo catalán em­pie­ce a ejer­cer se re­ti­ra­rá la in­ter­ven­ción de la au­to­no­mía a no ser que vuel­van a dar­se ile­ga­li­da­des.

Ha­ce bien Ma­riano Ra­joy, con el apo­yo del lí­der so­cia­lis­ta, Pe­dro Sán­chez, en re­sis­tir­se a la ex­ten­sión de la in­ter­ven­ción que le re­cla­ma Ciu­da­da­nos. La si­tua­ción es lo bas­tan­te com­ple­ja, y la cri­sis su­fi­cien­te­men­te pro­fun­da, co­mo pa­ra de­jar­se lle­var por im­pul­sos elec­to­ra­lis­tas. Ur­ge ac­tuar con res­pon­sa­bi­li­dad y al­tu­ra de mi­ras, y en­te­rrar, en Ma­drid y en Bar­ce­lo­na, los im­pul­sos, las bra­vu­co­na­das y la de­ma­go­gia. Con el nue­vo Go­vern, se abre una nue­va eta­pa. Ca­be exi­gir que se apro­ve­che pen­san­do en el bien co­mún.

El nue­vo ‘pre­si­dent’ co­mien­za su an­da­du­ra re­nun­cian­do a asu­mir su fun­ción ins­ti­tu­cio­nal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.