Vio­la­da la in­ti­mi­dad de la víc­ti­ma de ‘La ma­na­da’

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - OPINIÓN -

La re­so­lu­ción ju­di­cial del ca­so de La ma­na­da pro­vo­có una am­plí­si­ma reac­ción con­tra­ria. Du­ran­te el jui­cio ya se pa­re­ció en­tre­ver que se con­si­de­ra­ba más ne­ce­sa­ria la protección de la in­ti­mi­dad de los miem­bros de La ma­na­da que la de la pro­pia víc­ti­ma, pe­ro aho­ra las cir­cuns­tan­cias han de­ri­va­do ha­cia una in­to­le­ra­ble in­je­ren­cia en la pri­va­ci­dad de la chi­ca a tra­vés de webs don­de se desata el odio más tri­bal y de otras pla­ta­for­mas neo­na­zis nor­te­ame­ri­ca­nas que se de­di­can no so­lo a pro­mo­ver los más ba­jos ins­tin­tos sino a ex­po­ner –con fil­tra­cio­nes cri­mi­na­les– la fi­gu­ra de la víc­ti­ma con to­do lu­jo de detalles, in­clu­so los más es­ca­bro­sos. Una nue­va vio­la­ción so­bre la que ya su­frió en los San­fer­mi­nes del 2016.

El ca­so de La ma­na­da, más allá del de­ba­te ju­rí­di­co y de la de­fi­cien­te so­lu­ción ju­di­cial, ha es­ta­lla­do co­mo asun­to me­diá­ti­co y sim­bó­li­co en de­fen­sa de la dig­ni­dad fe­me­ni­na. Aho­ra, el campo de ba­ta­lla es cruel y mez­quino y par­ti­ci­pan en él los pro­pios cul­pa­bles, sin nin­gún ti­po de pre­ven­ción mo­ral, y hor­das in­for­má­ti­cas que acen­túan en la im­pu­ni­dad de la red las ac­ti­tu­des más ve­ja­to­rias y ma­chis­tas.

Aun a pe­sar de las de­nun­cias e in­ves­ti­ga­cio­nes en cur­so, las webs de ex­tre­ma de­re­cha si­guen ac­ti­vas. Es­ta in­mun­di­cia es del to­do in­to­le­ra­ble. Es­ta­mos an­te una es­pe­cie de victoria de la ig­no­mi­nia, alen­ta­da por la de­ja­dez del sis­te­ma, a la que de­be ha­cer­se fren­te con con­tun­den­cia e in­ten­si­dad pe­nal. Cuan­to an­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.