Rui­do, fu­ria y dia­rrea

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - OPINIÓN - JOR­DI Puntí

Apá­ga­te, bre­ve lla­ma!», di­ce Sha­kes­pea­re por bo­ca de Mac­beth. «La vi­da no es más que una som­bra que ca­mi­na, un po­bre ac­tor que en el es­ce­na­rio se pa­vo­nea y con­su­me su mo­men­to, y en­ton­ces ya no se le oye nun­ca más. Es un cuen­to con­ta­do por un idio­ta, lleno de rui­do y de fu­ria, y que no tie­ne nin­gún sen­ti­do Es­tas pa­la­bras vi­nie­ron a res­ca­tar­me en pleno de­ba­te de in­ves­ti­du­ra, y más tar­de, cuan­do mu­chos me­dios de Ma­drid –en un ejer­ci­cio de in­de­cen­cia sin pre­ce­den­tes del pe­rio­dis­mo en la de­mo­cra­cia ac­tual–, en lu­gar de de­di­car­se a in­for­mar, em­pe­za­ron a opi­nar des­de la no­ti­cia, ti­ran­do mier­da so­bre un pre­si­den­te ele­gi­do de­mo­crá­ti­ca­men­te. Una mier­da que emi­tía un he­dor an­ti­guo, y sin em­bar­go muy pa­re­ci­da a la que ha­bía ti­ra­do an­tes él mis­mo, un ar­ti­cu­lis­ta in­cen­dia­rio aho­ra doblado de pre­si­den­te, y es­te com­ba­te de mier­da y mier­da en­se­gui­da en­con­tró quien que­ría am­pli­fi­car­lo, ya fue­ra des­de la pa­les­tra pú­bli­ca de un Par­la­men­to, ya es­cri­bien­do ar­tícu­los en la pren­sa de aquí o de fue­ra. Y mu­chos ca­ta­la­nes es­tá­ba­mos de­ba­jo, y no hay su­fi­cien­te pa­ra­guas.

EN­TRE­TAN­TO el rui­do y la fu­ria no han pa­ra­do de cre­cer, y no pa­re­ce que en­tre los ac­to­res de es­te es­ce­na­rio ma­lo­lien­te ha­ya na­die dis­pues­to a ca­llar. Des­de el PP se di­ce que no se pue­de go­ber­nar so­lo pa­ra la mi­tad de la po­bla­ción –una de­ma­go­gia que co­no­cen de­ma­sia­do bien– y res­pon­den a las pro­pues­tas de diá­lo­go con un «¡den­tro de la ley!» que sue­na a ame­na­za. En pleno alboroto, no es nin­gún se­cre­to que mu­chos so­cia­lis­tas han apro­ve­cha­do pa­ra ha­cer un re­set ideo­ló­gi­co que les ha he­cho vi­rar ha­cia la de­re­cha, y, así, Pe­dro Sán­chez pro­po­ne una re­for­ma pe­nal pa­ra adap­tar el de­li­to de re­be­lión a los tiem­pos ac­tua­les (en con­tra­dic­ción con el juez Lla­re­na, por cier­to). Hay días en que uno ya no sa­be quién es del PSOE y quién de Ciu­da­da­nos, y el prin­ci­pal ras­go dis­tin­ti­vo es que es­tos, mien­tras se sa­cu­den de en­ci­ma pa­la­bras co­mo «su­pre­ma­cis­ta», o «xe­nó­fo­bo», ha­cen cálcu­los de fu­tu­ro y se ali­men­tan del gri­te­río y la cris­pa­ción. Es allí don­de ha­cen el ni­do, en el rui­do y la fu­ria de los de­más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.