La re­pú­bli­ca de los mu­ni­ci­pios

Tal vez las mu­ni­ci­pa­les sean las que de­ter­mi­nen la es­tra­te­gia que se­gui­rá To­rra en los pró­xi­mos me­ses

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - OPINIÓN -

Nun­ca un pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat na­cio­na­lis­ta ha­bía ha­bla­do tan­to de los mu­ni­ci­pios. Los ayun­ta­mien­tos, em­pe­zan­do por el de Bar­ce­lo­na, siem­pre fue­ron los gran­des ol­vi­da­dos de Mas y Pu­jol. Quim To­rra, por el con­tra­rio, los ha men­cio­na­do en to­das sus in­ter­ven­cio­nes. Lo hi­zo en Ber­lín, jun­to a Puig­de­mont, y en su dis­cur­so de in­ves­ti­du­ra, don­de acu­ñó un tér­mino que de­fi­ne el nue­vo re­la­to in­de­pen­den­tis­ta: la re­pú­bli­ca de los mu­ni­ci­pios. Pue­de que ahí es­té la ex­pli­ca­ción de los acuer­dos co­ci­na­dos es­tas úl­ti­mas se­ma­nas y que cul­mi­na­ron con su con­tro­ver­ti­da de­sig­na­ción co­mo can­di­da­to. Y pue­de que las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les sean las que de­ter­mi­nen la es­tra­te­gia que se­gui­rá en los pró­xi­mos me­ses. Por mu­cho que la lle­ga­da de To­rra a la plaza de Sant Jaume ha­ya es­ta­do acom­pa­ña­da de la re­tó­ri­ca al uso, po­dría ser que to­do fue­ra mu­cho más pro­sai­co. Afron­tar con éxi­to las pró­xi­mas mu­ni­ci­pa­les. En po­lí­ti­ca, sue­le su­ce­der.

ha si­do la pri­me­ra en sen­tir­se alu­di­da. Su an­da­na­da con­tra el nue­vo pre­si­den­te, por el ca­rác­ter xe­nó­fo­bo de al­gu­nos de sus es­cri­tos, re­ve­la que ha cap­ta­do la vo­lun­tad de Puig­de­mont de con­quis­tar la Ca­sa Gran co­mo la si­guien­te pa­ra­da de la ho­ja de ru­ta in­de­pen­den­tis­ta. Fren­te a la es­tra­te­gia blan­da de Jun­que­ras de am­pliar la ba­se so­cial del mo­vi­mien­to, Puig­de­mont ha vis­to la opor­tu­ni­dad en el ca­len­da­rio elec­to­ral y en el frac­cio­na­mien­to po­lí­ti­co de los con­sis­to­rios. Sa­be que una can­di­da­tu­ra de Junts por el mu­ni­ci­pio que sea tie­ne po­si­bi­li­da­des de im­po­ner­se co­mo pri­me­ra fuerza po­lí­ti­ca en mu­chos pue­blos y ciu­da­des. In­clu­so en Bar­ce­lo­na. De sa­lir bien, es­ta po­lí­ti­ca po­dría acre­cen­tar la pa­ra­do­ja de un in­de­pen­den­tis­mo ca­paz de go­ber­nar la ma­yo­ría de las ins­ti­tu­cio­nes aun­que ten­ga el res­pal­do de me­nos de la mi­tad de la so­cie­dad ca­ta­la­na. Un sue­ño que Puig­de­mont quie­re ha­cer reali­dad.

No es­tá mal pen­sa­do, aun­que re­quie­re que se cum­plan al­gu­nos re­qui­si­tos. El pri­me­ro es que To­rra pue­da sos­te­ner la má­xi­ma ten­sión po­lí­ti­ca con el Es­ta­do has­ta los co­mi­cios, aun­que sin rom­per la ba­ra­ja. De ahí su com­pa­re­cen­cia en Ber­lín, tru­fa­da de re­tó­ri­ca pe­ro sin pi­sar la lí­nea ro­ja y con una ape­la­ción al diá­lo­go. Ra­joy no tu­vo más re­me­dio que acep­tar la in­vi­ta­ción, aun­que con pre­cau­cio­nes des­ti­na­das so­bre to­do a Ri­ve­ra.

No se­rá fá­cil, por­que no es­tá en­tre los ob­je­ti­vos del nue­vo pre­si­den­te, ni en los de su an­te­ce­sor, vol­ver a la po­lí­ti­ca au­to­no­mis­ta tra­di­cio­nal. Ni pue­den ni quie­ren. Am­bos son ac­ti­vis­tas del in­de­pen­den­tis­mo que lo su­pe­di­ta­rán to­do a es­te asal­to al mun­do mu­ni­ci­pal. Si To­rra pue­de ges­tio­nar los re­cur­sos, los des­ti­na­rá a fi­nan­ciar mu­ni­ci­pios, em­pe­zan­do por los que ya tie­nen des­ple­ga­da la es­te­la­da.

Y si Mon­to­ro con­tro­la el pre­su­pues­to, ten­drá un ar­gu­men­to de oro pa­ra de­nun­ciar el agra­vio que su­fre el mun­do mu­ni­ci­pal catalán. Con un vic­ti­mis­mo de nue­vo cu­ño que cons­ti­tui­rá mu­ni­ción gra­tui­ta pa­ra la cam­pa­ña elec­to­ral, y que pue­de desem­bo­car en elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas en oc­tu­bre, si la si­tua­ción se ha­ce in­sos­te­ni­ble.

es­ta es­tra­te­gia le ha per­mi­ti­do a Puig­de­mont aca­llar cual­quier ve­lei­dad crí­ti­ca en el PDeCat que ve en las elec­cio­nes lo­ca­les su ta­bla de sal­va­ción. Sin em­bar­go, tie­ne sus lí­mi­tes. El pri­me­ro de­ri­va de la ne­ce­si­dad de no pro­vo­car la vuel­ta del 155. Pue­de que To­rra ten­ga po­co mar­gen pa­ra re­co­rrer una sen­da po­si­bi­lis­ta. Y la CUP, que tie­ne los ayun­ta­mien­tos co­mo ob­je­ti­vo prio­ri­ta­rio, ba­sa­rá su cam­pa­ña en exi­gir que la re­pú­bli­ca de los mu­ni­ci­pios sea al­go más que pu­ra re­tó­ri­ca. En to­do ca­so, el nue­vo pre­si­den­te siem­pre pue­de ti­rar de la pa­no­plia inago­ta­ble de ges­tos sim­bó­li­cos que cau­ti­van al mun­do in­de­pen­den­tis­ta.

El otro lí­mi­te de­ri­va del ta­lan­te ideo­ló­gi­co del nue­vo pre­si­den­te. ¿Por qué lo pro­pu­so Puig­de­mont? Co­no­cía su pen­sa­mien­to, asen­ta­do en la os­cu­ra tra­di­ción de los años 30, la de los her­ma­nos Ba­dia. Sa­bia que su nom­bra­mien­to iba a unir el grue­so del Par­la­men­to es­pa­ñol con­tra el nue­vo Eje­cu­ti­vo catalán. Po­día ima­gi­nar que la reac­ción de las can­ci­lle­rías eu­ro­peas iba a ser muy ad­ver­sa. Tam­bién po­día ca­li­brar que su nom­bre no ayu­da­ría a quie­nes es­tán en las cár­ce­les, y que sus ideas iban a so­li­vian­tar a mu­chos ca­ta­la­nes que, sin lle­var un la­zo ama­ri­llo, no so­por­tan que ha­ya po­lí­ti­cos presos.

Sa­bien­do to­do es­to, ¿por qué le pro­pu­so? Es un mis­te­rio que al­gu­nos ex­pli­can por la su­pues­ta con­di­ción de tí­te­re del can­di­da­to. No lo com­par­to. Más bien creo que pen­só en agru­par a los fie­les pa­ra la ba­ta­lla que se ave­ci­na. Aque­lla que am­bos pien­san li­brar cuan­do ha­yan con­quis­ta­do el mun­do mu­ni­ci­pal. Pa­ra es­te me­nes­ter, ha­bía po­cos can­di­da­tos co­mo To­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.