Lla­re­na ya ha­bía si­do ad­ver­ti­do

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - OPINIÓN -

La jus­ti­cia bel­ga ha da­do un nue­vo va­ra­pa­lo al ma­gis­tra­do Pablo Lla­re­na. Tras la ne­ga­ti­va de Ale­ma­nia a en­tre­gar a Car­les Puig­de­mont por re­be­lión, Bél­gi­ca ha ce­rra­do la puer­ta al pro­ce­di­mien­to de ex­tra­di­ción de los ex­con­se­llers Co­mín, Se­rret y Puig, ini­cia­do por el ma­gis­tra­do es­pa­ñol. La ne­ga­ti­va en­cuen­tra su jus­ti­fi­ca­ción en un de­fec­to for­mal re­la­ti­vo al he­cho de que cuan­do Lla­re­na so­li­ci­tó la ex­tra­di­ción, el pa­sa­do 23 de mar­zo, no dic­tó la pre­ci­sa or­den de de­ten­ción en Es­pa­ña con­tra los ex­con­se­llers.

La nor­ma­ti­va co­mu­ni­ta­ria obli­ga a dic­tar una or­den de de­ten­ción na­cio­nal pa­ra ac­ti­var la eu­ro­or­den. Lla­re­na, sin em­bar­go, vin­cu­ló la eu­ro­or­den al au­to de pro­ce­sa­mien­to de la juez de la Au­dien­cia Na­cio­nal Carmen La­me­la. Co­mo han re­cor­da­do­pro­cés cier­tos me­dios de co­mu­ni­ca­ción, es­ta cir­cuns­tan­cia ya fue ad­ver­ti­da por la Fis­ca­lía bel­ga el pa­sa­do mes de abril, pe­ro tam­bién la de­fen­sa de los tres ex­con­se­llers aler­tó al res­pec­to. En las di­fe­ren­tes co­mu­ni­ca­cio­nes que con pos­te­rio­ri­dad se han su­ce­di­do en­tre la Fis­ca­lía bel­ga y el juez Lla­re­na, es­te se ha reite­ra­do en sus ar­gu­men­ta­cio­nes, sin con­ven­cer a la jus­ti­cia bel­ga. Co­mo sa­be­mos, en jus­ti­cia las for­mas lo son to­do. Sin res­pe­tar las for­mas, no pue­de avan­zar­se. Ex­per­tos en de­re­cho ad­vier­ten de que el re­co­rri­do de los pro­ce­sos ju­di­cia­les en los que Car­les Puig­de­mont y Cla­ra Pon­sa­tí es­tán in­mer­sos, am­bos hoy con me­di­das cau­te­la­res, pue­den con­cluir del mis­mo mo­do.

De­jan­do a un la­do los po­si­bles de­li­tos co­me­ti­dos por Car­les Puig­de­mont y sus con­se­llers en lo re­la­ti­vo al es per­ti­nen­te pre­gun­tar­se si en cau­sas de su­ma tras­cen­den­cia co­mo es­ta, to­do un juez del Tri­bu­nal Su­pre­mo pue­de in­cu­rrir en erro­res de for­ma tan bá­si­cos pa­ra el co­rrec­to fun­cio­na­mien­to de los pro­ce­sos ju­di­cia­les. Pri­me­ro fue des­de Ale­ma­nia. Aho­ra, des­de Bél­gi­ca. Es­te nue­vo co­rrec­ti­vo lle­va a con­cluir que me­re­ce­mos jue­ces que, en el ejer­ci­cio de sus fun­cio­nes, ac­túen res­pe­tan­do los pro­ce­di­mien­tos es­ta­ble­ci­dos en cual­quier cau­sa ju­di­cial, sin for­zar has­ta la ex­te­nua­ción los lí­mi­tes del Có­di­go Pe­nal. Cristina Nú­ñez Re­cep­cio­nis­ta y es­tu­dian­te. Bil­bao

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.