Co­rea del Nor­te re­ce­la de Trump

Kim Jong-un des­con­fía de EEUU tras la rup­tu­ra del acuer­do nu­clear con Irán El pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se de­be­rá ser muy per­sua­si­vo en la pró­xi­ma ci­ta de Sin­ga­pur

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - INTERNACIONAL - ADRIÁN FONCILLAS PE­KÍN

El prin­ci­pal re­to de la cum­bre Trump-Kim Jong-un se­rá per­sua­dir a un ré­gi­men pa­ra­noi­co de que en­tre­gue el ar­se­nal nu­clear que ha per­mi­ti­do su su­per­vi­ven­cia. Se an­to­ja una ta­rea di­plo­má­ti­ca ho­mé­ri­ca que exi­gi­rá de Es­ta­dos Uni­dos mu­chas ga­ran­tías y elu­dir ac­tos equí­vo­cos. Exi­gi­rá, en de­fi­ni­ti­va, que ha­ga ol­vi­dar a Pion­yang lo su­ce­di­do con Irán.

Mi­ke Pom­peo, je­fe de la di­plo­ma­cia es­ta­dou­ni­den­se, vo­la­ba a Pion­yang pa­ra ne­go­ciar el tra­ta­do de des­nu­clea­ri­za­ción con Co­rea del Nor­te mien­tras su pre­si­den­te, Do­nald Trump, rom­pía el vi­gen­te con Irán. No es el ti­po de se­ñal que tran­qui­li­za­rá a Kim Jong-un.

Los ex­per­tos re­ci­bie­ron la me­di­da co­mo una tra­ge­dia. «So­lo un ton­to po­dría con­fiar en que Es­ta­dos Uni­dos cum­pli­rá su pa­la­bra», res­pon­día Ro­bert Kelly, res­pe­ta­do nor­co­reó­lo­go de la Uni­ver­si­dad de Pu­san, des­de Twit­ter. La con­clu­sión es uná­ni­me: Trump ha de­mos­tra­do que es un so­cio ga­seo­so que des­hon­ra sus acuer­dos.

Pion­yang aún re­cuer­da có­mo Bush rom­pió el pac­to se­lla­do con Clin­ton en 1994

Com­pro­mi­sos ro­tos

Su an­da­du­ra en la Ca­sa Blanca es una su­ce­sión de com­pro­mi­sos ro­tos, des­de los pac­tos cli­má­ti­cos de Pa­rís al tra­ta­do eco­nó­mi­co del Pa­cí­fi­co. Qui­zá su elec­to­ra­do más fiel aplau­da la de­mo­li­ción de lo que edi­fi­có con tan­to su­dor su pre­de­ce­sor, Ba­rack Oba­ma, pe­ro esos jui­cios cam­bian­tes de las de­mo­cra­cias se en­tien­den mal en Co­rea del Nor­te. La dinastía Kim acu­mu­la sie­te dé­ca­das en el poder y es más que pro­ba­ble que el ac­tual lí­der si­ga rei­nan­do mu­cho des­pués de que Trump ha­ya de­ja­do la Ca­sa Blanca.

Pion­yang ya ha su­fri­do la vo­la­ti­li­dad es­ta­dou­ni­den­se. En 1994 fir­mó un acuer­do am­bi­cio­so con Bill Clin­ton que fun­cio­nó ra­zo­na­ble­men­te bien has­ta que su su­ce­sor, Geor­ge Bush, in­clu­yó a Co­rea del Nor­te en el eje del mal jun­to al Irak que se dis­po­nía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.