Has­pel, al fren­te de la CIA pe­se a las tor­tu­ras

El nom­bra­mien­to sa­le ade­lan­te con el vo­to de 6 se­na­do­res de­mó­cra­tas Es la pri­me­ra mu­jer que ocu­pa el car­go y su ra­ti­fi­ca­ción es un triun­fo pa­ra Trump

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - INTERNACIONAL - IDO­YA NOAIN NUE­VA YORK

No ha con­de­na­do de­fi­ni­ti­va­men­te co­mo in­mo­ral el pro­gra­ma de tor­tu­ras que Es­ta­dos Uni­dos aco­me­tió en cár­ce­les clan­des­ti­nas re­par­ti­das por el mun­do tras los aten­ta­dos del 11-S. No ha acla­ra­do su pa­pel en esos abu­sos ni el que ju­gó al des­truir las gra­ba­cio­nes de ví­deo en las que se ha­bían re­co­gi­do.

Y, pe­se a to­do, Gi­na Has­pel es la nue­va di­rec­to­ra de la Agen­cia Cen­tral de In­te­li­gen­cia (CIA) de Es­ta­dos Uni­dos, un car­go al que ha lle­ga­do tras una vo­ta­ción ayer en el Se­na­do en la que con­tó con 54 vo­tos a fa­vor, in­clu­yen­do el de 6 de­mó­cra­tas, y 45 en con­tra.

La con­fir­ma­ción de Has­pel, que a los 61 años se con­vier­te en la pri­me­ra mu­jer al fren­te de la agen­cia de es­pio­na­je es­ta­dou­ni­den­se, re­pre­sen­ta un triun­fo pa­ra el pre­si­den­te, Do­nald Trump, que la no­mi­nó tras ele­gir a su pri­mer di­rec­tor de la CIA, Mi­ke Pom­peo, pa­ra re­le­var a Rex Ti­ller­son co­mo se­cre­ta­rio de Es­ta­do.

Trump se com­pro­me­tió per­so­nal­men­te a res­pal­dar­la cuan­do ella ama­gó con re­ti­rar su can­di­da­tu­ra an­ti­ci­pan­do que el pro­gra­ma de tor­tu­ras en el que par­ti­ci­pó se­ría cen­tral en su pro­ce­so de con­fir­ma­ción y po­dría da­ñar tan­to a la repu­tación de la agen­cia y sus agen­tes co­mo a ella mis­ma.

LAR­GA EX­PE­RIEN­CIA Has­pel tie­ne 33 años de ex­pe­rien­cia en la CIA, mu­chos de ellos ope­ran­do en la clan­des­ti­ni­dad. Y su as­cen­so ha si­do res­pal­da­do en una inusual cam­pa­ña de re­la­cio­nes pú­bli­cas por nu­me­ro­sos al­tos car­gos de la se­gu­ri­dad na­cio­nal y el es­pio­na­je de di­ver­sas Ad­mi­nis­tra­cio­nes pre­vias, tan­to re­pu­bli­ca­nas co­mo de­mó­cra­tas.

La pro­pia Has­pel (que ha te­ni­do con­trol so­bre la in­for­ma­ción de su ca­rre­ra que se des­cla­si­fi­ca­ba y ha man­te­ni­do par­tes im­por­tan­tes en se­cre­to) se es­for­zó tam­bién per­so­nal­men­te en con­ven­cer a los de­mó­cra­tas, pro­me­tien­do per­so­nal­men­te a al­gu­nos se­na­do­res que ba­jo su man­do la CIA no vol­ve­rá a apli­car nin­gún pro­gra­ma de tor­tu­ras.

Pe­ro in­clu­so en una car­ta que en­vió a uno de esos se­na­do­res es­ta se­ma­na, en la que di­jo que ha «apren­di­do lec­cio­nes du­ras des­de el 11-S» y afir­mó que «la CIA no de­be­ría ha­ber em­pren­di­do el pro­gra­ma de in­te­rro­ga­to­rio re­for­za­do» (el eu­fe­mis­mo con el que se ha­bla de las tor­tu­ras), se ne­gó a con­de­nar a quie­nes to­ma­ron «las de­ci­sio­nes di­fí­ci­les» y reite­ró su opi­nión de que los abu­sos pro­du­je­ron «in­for­ma­ción va­lio­sa».

Ella lle­gó a fi­na­les del 2002 a su­per­vi­sar un black si­te de la CIA en Tai­lan­dia, don­de se ha­bía tor­tu­ra­do a Abu Zu­bai­da y don­de se tor­tu­ró tras su lle­ga­da a Ab al-Rahim al-Nas­hi­ri. Tres años des­pués re­dac­tó el ca­ble en el que se or­de­nó la des­truc­ción de los ví­deos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.