Tor­tu­ra­dos por sus pa­dres

Diez niños, ha­lla­dos en su ca­sa en­tre he­ces y ba­su­ras y con he­ri­das de ar­mas pun­zan­tes

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - INTERNACIONAL - RICARDO MIR DE FRAN­CIA WA­SHING­TON

Vi­vían en una ca­sa lu­mi­no­sa en el nor­te de Ca­li­for­nia, con cua­tro ha­bi­ta­cio­nes y apa­rien­cia cui­da­da des­de el ex­te­rior. Por den­tro, sin em­bar­go, to­do era ra­di­cal­men­te di­fe­ren­te. Cuan­do la po­li­cía en­tró en la vi­vien­da que Ina Ro­gers y Jo­nat­han Allen com­par­tían con sus 10 hi­jos en­con­tró un pan­de­mo­nio de in­mun­di­cia. Sue­los cu­bier­tos de ori­na, ba­su­ra, ex­cre­men­tos animales y hu­ma­nos, co­mi­da podrida y tras­tos api­la­dos por to­dos la­dos. Los 10 cha­va­les dor­mían en una mis­ma ha­bi­ta­ción y, se­gún la acu­sa­ción de la fis­ca­lía, fue­ron «tor­tu­ra­dos» de for­ma ru­ti­na­ria por sus pa­dres por mo­ti­vos pu­ra­men­te «sá­di­cos». Pa­li­zas, aho­ga­mien­to si­mu­la­do, dis­pa­ros con una pis­to­la de per­di­go­nes o que­ma­du­ras con agua hir­vien­te. Un re­per­to­rio de tor­men­tos que los pa­dres han ne­ga­do tras ser arres­ta­dos.

Las au­to­ri­da­des co­men­za­ron a in­ves­ti­gar el ca­so des­pués de que se de­nun­cia­ra la des­apa­ri­ción del hi­jo ma­yor de la pa­re­ja, un chi­co de 12 años al que fi­nal­men­te se en­con­tró dur­mien­do de­ba­jo de un ar­bus­to en el jar­dín de unos ve­ci­nos. Al en­trar en la vi­vien­da de los niños, la po­li­cía los en­con­tró api­ña­dos en una so­la ha­bi­ta­ción, «asus­ta­di­zos y con di­fi­cul­ta­des pa­ra ex­pre­sar­se». «Li­te­ral­men­te te rom­pe el co­ra­zón. Es in­dig­nan­te que un pa­dre o cual­quier otra per­so­na pue­da co­me­ter ac­tos se­me­jan­tes ha ase­gu­ra­do Sha­ron Henry, una de las fis­ca­les del con­da­do de So­lano, don­de se en­cuen­tra la lo­ca­li­dad de Fair­field, en la que vi­vían los niños.

Con eda­des com­pren­di­das en­tre los cua­tro me­ses y los 12 años, nin­guno de ellos iba al co­le­gio. Téc­ni­ca­men­te fue­ron «edu­ca­dos en ca­sa», aun­que los pa­dres nun­ca lle­ga­ron a re­gis­trar la vi­vien­da co­mo un co­le­gio pri­va­do, tal y co­mo es pre­cep­ti­vo ba­jo las le­yes ca­li­for­nia­nas.

La fis­ca­lía, que acu­sa al pa­dre de co­me­ter los abu­sos con la con­ni­ven­cia de la ma­dre, des­cri­be un cua­dro ate­rra­dor. Su in­for­me sos­tie­ne que los niños re­ci­bían pu­ñe­ta­zos, mor­dis­cos, es­tran­gu­la­mien­tos y dis­pa­ros con ar­cos y pis­to­las de per­di­go­nes de for­ma ru­ti­na­ria. «Eran gol­pea­dos con ar­mas co­mo pa­los y ba­tes, so­me­ti­dos a aho­ga­mien­to si­mu­la­do o ro­cia­dos con agua hir­vien­do». El aho­ga­mien­to si­mu­la­do es una de las téc­ni­cas de tor­tu­ra que la in­te­li­gen­cia es­ta­dou­ni­den­se em­pleó con los sos­pe­cho­sos de te­rro­ris­mo pa­ra ex­traer­les in­for­ma­ción du­ran­te la lla­ma­da gue­rra con­tra el te­rror.

A pe­sar de que el re­la­to de la fis­ca- lía se ba­sa en las en­tre­vis­tas con los niños y los exá­me­nes mé­di­cos a los que han si­do so­me­ti­dos, los pa­dres nie­gan los múl­ti­ples car­gos de abu­so de me­no­res que se les han impu­tado. Téc­ni­ca de en­fer­me­ría de 31 años, la ma­dre lle­gó a in­vi­tar a la pren­sa pa­ra que vi­si­ta­ra la ca­sa an­tes des­pués de que­dar en li­ber­tad ba­jo fian­za tras su arres­to ini­cial a fi­na­les de mar­zo.

Las imá­ge­nes mues­tran un cuar­to de ba­ño con el sue­lo cu­bier­to de ex­cre­men­tos animales y una ha­bi­ta­ción en ab­so­lu­to des­or­den, co­mo si un huracán hu­bie­ra ba­rri­do la vi­vien­da. «Ha­go to­do lo que pue­do pa­ra tra­tar de ser una bue­na ma­dre pa­ra mis hi­jos», ase­gu­ró Ro­gers. «Mi ma­ri­do tie­ne mu­chos ta­tua­jes. Su as­pec­to in­ti­mi­da y por eso la gen­te le juz­ga a la li­ge­ra. Pe­ro mi ma­ri­do es una per­so­na ex­tra­or­di­na­ria y yo soy una ma­dre es­tu­pen­da aña­dió an­te las cá­ma­ras.

En­fa­da­do por la ta­ble­ta

Ro­gers sos­tie­ne que la su­cie­dad y el des­ba­ra­jus­te de la ca­sa fue pro­vo­ca­do por la po­li­cía al lle­var a ca­bo el re­gis­tro. Y es­gri­me tam­bién que su hi­jo de 12 años se mar­chó de ca­sa al en­fa­dar­se des­pués de que ella le re­ti­ra­ra el per­mi­so pa­ra uti­li­zar la ta­ble­ta elec­tró­ni­ca. Pe­ro las au­to­ri­da­des no pa­re­cen te­ner du­das. «En es­ta ca­sa se ha per­pe­tra­do la tor­tu­ra», ha di­cho la fis­cal Henry, y se lle­vó a ca­bo «por mo­ti­vos sá­di­cos Allen, el pa­dre de los niños, de 29 años, es­tá ba­jo cus­to­dia po­li­cial y se le ha im­pues­to una fian­za de más de cin­co mi­llo­nes de dó­la­res. Los hi­jos de la pa­re­ja han que­da­do tem­po­ral­men­te a car­go de unos pa­rien­tes de la ma­dre.

Es­te su­ce­so tru­cu­len­to se pro­du­ce cin­co me­ses des­pués de que las au­to­ri­da­des del sur de Ca­li­for­nia arres­ta­ran a los es­po­sos Da­vid y Loui­se Tur­pin, acu­sa­dos de mal­tra­tar y man­te­ner se­cues­tra­dos a sus 13 hi­jos en su ho­gar.

Ha­ci­na­dos Una de las ha­bi­ta­cio­nes usa­das por los 10 niños de la fa­mi­lia Allen.

Jo­nat­han Allen, el pa­dre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.