¿La úl­ti­ma pa­ra­da de Buf­fon?

El ca­ris­má­ti­co por­te­ro, de 40 años, de­ja la Ju­ven­tus tras 17 tem­po­ra­das, 18 tí­tu­los y más de 1.000 par­ti­dos, aun­que no des­ve­la­rá si se re­ti­ra de­fi­ni­ti­va­men­te has­ta la pró­xi­ma se­ma­na

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - DEPORTES - RAÚL PA­NIA­GUA BAR­CE­LO­NA

Andrés Inies­ta ju­ga­rá es­te do­min­go su úl­ti­mo par­ti­do con el Ba­rça. La ma­gia del fan­tás­ti­co ju­ga­dor man­che­go se tras­la­da­rá a Ja­pón o a Chi­na. La pró­xi­ma se­ma­na se sa­brá el país afor­tu­na­do. Llo­ran los culés y llo­ra el fút­bol por­que se acer­ca el fi­nal de su tra­yec­to­ria. En la por­te­ría tam­bién hay lá­gri­mas. Otra le­yen­da de­ja la Ju­ven­tus des­pués de 17 tem­po­ra­das y 18 tí­tu­los. Gian­lui­gi Buf­fon (Ca­rra­ra, 40 años) anun­ció es­te jueves su adiós a la

ce­rra­rá es­te sábado su eta­pa en Tu­rín, pe­ro no se atre­vió a ase­gu­rar su re­ti­ra­da. «Has­ta ha­ce 15 días sa­bía que que­ría de­jar el fút­bol, pe­ro han lle­ga­do nue­vas ofer­tas den­tro y fue­ra de la can­cha. Des­pués de es­tos días lle­nos de emo­cio­nes, re­fle­xio­na­ré y to­ma­ré una de­ci­sión la pró­xi­ma se­ma­na». Esas pa­la­bras ya han le­van­ta­do to­do ti­po de ru­mo­res. Al­gún me­dio, in­clu­so, apun­ta al Real Ma­drid o al PSG. El mis­te­rio es­tá abier­to.

Ini­cios con Stoich­kov

Cria­do en una fa­mi­lia de de­por­tis­tas (su pa­dre fue cam­peón de lan­za­mien­to de pe­so; su ma­dre, es­tre­lla de lan­za­mien­to de dis­co; sus dos her­ma­nas, ju­ga­do­ras de voleibol), a Buf­fon le dio por el ba­lón, pri­me­ro co­mo me­dio­cen­tro y lue­go co­mo por­te­ro. Des­de su de­but pro­fe­sio­nal en 1995 con el Par­ma y Hris­to Stoich­kov de con­se­je­ro, su ál­bum de cro­mos y vi­ven­cias da­ría pa­ra lle­nar un museo. So­lo exis­te un va­cío. Le fal­ta la Cham­pions.

Su úl­ti­ma opor­tu­ni­dad se es­fu­mó en abril. Cuan­do Gi­gi pen­sa­ba que lo ha­bía vis­to to­do en el fút­bol lle­gó un se­ñor in­glés lla­ma­do Mi­chael Oli­ver pa­ra hun­dir sus es­pe­ran­zas. Ese po­lé­mi­co pe­nal­ti de Be­na­tia so­bre Lu­cas Vázquez en el mi­nu­to 93 lle­nó de ra­bia al ar­que­ro. «Fue la dé­ci­ma par­te de un pe­nal­ti. Si tie­nes el ci­nis­mo de pi­tar eso, no eres un hom­bre, eres una bes­tia. Ese ár­bi­tro tie­ne un cu­bo de ba­su­ra en lu­gar de un co­ra­zón», ase­gu­ró.

Era el fi­nal de una his­to­ria que arran­có con su es­treno eu­ro­peo con el Par­ma en 1997. Des­de en­ton­ces, 117 par­ti­dos en la Cha­mu­na pions, tres fi­na­les per­di­das (2003, 2015 y 2017) y ni una en su pal­ma­rés, una ca­ren­cia que com­par­te con otras glorias co­mo Ro­nal­do, Roberto Bag­gio, Can­to­na, Ibrahi­mo­vic o Viei­ra.

No ha si­do la úni­ca des­gra­cia de Buf­fon en la tem­po­ra­da del adiós a la Ju­ven­tus. Qui­zá más du­ra fue la he­ca­tom­be vi­vi­da en no­viem­bre, cuan­do Ita­lia se que­dó fue­ra del Mun­dial en la re­pes­ca con­tra Sue­cia. Gi­gi as­pi­ra­ba a ser el pri­me­ro de la his­to­ria en acu­dir a seis Mun­dia­les, pe­ro tam­po­co pu­do igua­lar a Matt­haus y Car­ba­jal, que ju­ga­ron cin­co. El ita­liano en­tró en la lis­ta de Fran­cia-98 pe­ro no dis­pu­tó ni un mi­nu­to.

Sus lá­gri­mas con­pro­ta­go­nis­tas mo­vie­ron a to­do el mun­do, em­pe­zan­do por el gran Tommy Nkono, el en­tre­na­dor de por­te­ros del Es­pan­yol, el ído­lo de Buf­fon des­de ni­ño. Su pri­mer hi­jo, na­ci­do me­ses an­tes de la Eu­ro­co­pa del 2008, se lla­mó Louis Tho­mas. El se­gun­do nom­bre del crío fue co­sa de Buf­fon, en ho­me­na­je al por­te­ro por el que llo­ró por pri­me­ra vez en el fút­bol. Fue en 1990, cuan­do Ca­me­rún ca­yó en los cuar­tos de fi­nal del Mun­dial de Ita­lia an­te In­gla­te­rra. El pri­me­ro lo eli­gió la ma­dre, la be­lla mo­de­lo Ale­na Se­re­do­va, de la que se di­vor­ció en el 2014 por una in­fi­de­li­dad con la pre­sen­ta­do­ra de te­le­vi­sión Ila­ria d'Ami­co, un trián­gu­lo amo­ro­so que dio pa­ra mu­cho en la pren­sa ita­lia­na. «Na­die se ha muer­to por ser cor­nu­da», afir­mó la che­ca. La pe­rio­dis­ta ita­lia­na es la pa­re­ja ac­tual. Con ella tu­vo su ter­cer hi­jo, Leo­pol­do Mat­tia.

El dra­ma del des­cen­so

Ese due­lo an­te Sue­cia fue el úl­ti­mo de los 176 que dis­pu­tó Buf­fon con la

cam­peo­na del mun­do en el 2006 en la noche de ma­yor glo­ria del por­te­ro. Can­na­va­ro le­van­tó el tro­feo en la des­pe­di­da de Zi­da­ne, ex­pul­sa­do por el ca­be­za­zo a Ma­te­raz­zi. So­lo dos clubs han te­ni­do, por aho­ra, la for­tu­na de dis­fru­tar de sus guan­tes. En el Par­ma co­men­zó con 13 años y es­tu­vo seis cur­sos en el pri­mer equi­po (1995-2001), con la UEFA de 1999 co­mo título des­ta­ca­do. En la Ju­ven­tus (2001-2018) ha vi­vi­do la gran­de­za y la mi­se­ria, el éxi­to y la te­rri­ble ex­pe­rien­cia de ju­gar en Se­gun­da jun­to a inol­vi­da­bles com­pa­ñe­ros de ba­ta­lla co­mo Chie­lli­ni, Ned­ved, Del Pie­ro y Tre­ze­guet.

En Tu­rín ha con­quis­ta­do nue­ve Li­gas, un ca­so úni­co en la his­to­ria del Tam­bién vi­vió en pri­me­ra per­so­na el es­cán­da­lo de fraude que aca­bó lle­van­do su equi­po a la Se­rie B ita­lia­na.

El me­ta lle­gó a per­der dos mi­llo­nes de eu­ros en las apues­tas de­por­ti­vas, una de sus pa­sio­nes, pe­ro nun­ca fue cas­ti­ga­do en las in­ves­ti­ga­cio­nes por ama­ño de par­ti­dos que se lle­va­ron por de­lan­te, por ejem­plo, al téc­ni­co Antonio Con­te.

Buf­fon acu­mu­la 1.051 par­ti­dos en su ca­rre­ra y 22 tí­tu­los, lo­gra­dos en­tre un sin­fín de elo­gios y al­gu­na que otra po­lé­mi­ca, em­pe­zan­do por sus ges­tos vin­cu­la­dos a la ex­tre­ma de­re­cha. En el Par­ma, in­clu­so, lle­vó el dor­sal 88, vin­cu­la­do con los neo­na­zis ale­ma­nes. Al fi­nal lo cam­bio por el 77.

«El 77 es un nú­me­ro bo­ni­to, me re­cuer­da a las piernas de una mu­jer re­su­mió siem­pre dis­pues­to a de­jar ti­tu­la­res. «Yo amo el fút­bol y lo vi­vo con in­ten­si­dad. De­jar de ju­gar se­ría co­mo mo­rir», re­fle­xio­nó ha­ce un par de años, cuan­do ya atis­ba­ba un fi­nal que se le re­sis­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.