Ma­yo del 68, rui­do de fon­do

La no­ve­la de Pau­li­ne Drey­fus cuen­ta la re­vuel­ta pa­ri­si­na des­de un ho­tel de lu­jo

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - ESPECTÁCULOS - ELE­NA HE­VIA BAR­CE­LO­NA

El Ho­tel Meu­ri­ce, uno de los más lu­jo­sos de Pa­rís. En tiem­pos aco­gió al sul­tán de Zan­zí­bar, al ma­ra­já de Ka­purt­ha­la o al exi­lia­do mo­nar­ca Alfonso XIII. Du­ran­te la se­gun­da gue­rra mun­dial al­ber­gó el cuar­tel ale­mán don­de el ge­ne­ral Von Chol­titz de­ci­dió que la ciu­dad no fue­ra pre­sa de las lla­mas co­mo ha­bía or­de­na­do Hitler. Tam­bién fue alo­ja­mien­to ha­bi­tual de Salvador Da­lí, que pa­seó por su ex­qui­si­to res­tau­ran­te a su oce­lo­te de com­pa­ñía, un fe­lino pri­mo her­mano del leo­par­do.

Ese es el es­ce­na­rio ex­tra­va­gan­te e in­sul­tan­te­men­te lu­jo­so ele­gi­do por la es­cri­to­ra Pau­li­ne Drey­fus (sin pa­ren­tes­co con el mi­li­tar fran­cés de ori­gen ju­dío) co­mo de­co­ra­do de su no­ve­la

(Ana­gra­ma), que si­túa su ac­ción el 22 de ma­yo de 1968, puer­tas aden­tro del es­ta­ble­ci­mien­to, mien­tras en el ex­te­rior el tu­mul­to ge­ne­ral de es­tu­dian­tes y obre­ros to­ma­ban las ca­lles y pa­ra­li­za­ban la ciu­dad. Drey­fus tra­za un di­ver­ti­do y crí­ti­co re­tra­to co­ral en el que los tra­ba­ja­do­res del ho­tel –y es­to es ve­rí­di­co–to­ma­ron el man­do de la ges­tión, de­jan­do al di­rec­tor al mar­gen. «El Meu­ri­ce es un lu­gar ines­pe­ra­do pa­ra abor­dar un te­ma co­mo el del Ma­yo del 68 –ex­pli­ca la au­to­ra–, aquel era el úl­ti­mo lu­gar don­de se po­día pen­sar que lle­ga­ra una re­vo­lu­ción. El mi­cro­cos­mos del ho­tel es un re­fle­jo de la lu­cha de cla­ses que se es­tá ce­le­bran­do en el ex­te­rior».

El cen­tro de to­do ese tor­be­llino –que tie­ne aires de la vie­ja pe­lí­cu­la de Jean Re­noir en la que amos y cria­dos intercambian sus ro­les– es la ce­le­bra­ción del pre­mio Ro­ger Ni­mier con el que una se­rie de in­te­lec­tua­les de de­re­chas y an­ti­se­mi­tas, ca­pi­ta­nea­dos por el es­nob y cos­mo­po­li­ta Paul Mo­rand, ga­lar­do­na­ron jus­ta­men­te ese día a un jo­ven gua­po y lar­gui­ru­cho de 22 años que, en lu­gar de es­tar arran­can­do ado­qui­nes, ha es­cri­to su pri­me­ra no­ve­la. Es el hoy pre­mio No­bel Pa­trick Mo­diano y el li­bro,

Ni una no­ta

Es sa­bi­do que el hi­per­tí­mi­do Mo­diano –su tra­ba­jo le cos­tó pre­sen­tar­se an­te el au­di­to­rio del No­bel– no sue­le res­pon­der a las car­tas que le en­vían sus lec­to­res. Fiel a su le­yen­da, tam­po­co res­pon­dió a Drey­fus: «Mien­tras es­ta­ba con el li­bro, es­cri­bí dos ve­ces a Mo­diano pa­ra pro­po­ner­le to­mar un ca­fé y ha­cer­le unas pre­gun­tas pe­ro no me con­tes­tó. Así que cuan­do el li­bro es­ta­ba ter­mi­na­do se lo en­vié con la de­di­ca­to­ria: ‘Al hé­roe in­vo­lun­ta­rio de mi li­bro’. Y co­mo no hu­bo pro­tes­tas ni co­men­ta­rios quie­ro pen­sar que quien ca­lla otor­ga y a lo me­jor le gus­tó, pe­ro tam­po­co tu­vo la ele­gan­cia de man­dar­me una no­ta».

«¡Vol­ved a ca­sa, que den­tro de 15 años se­réis to­dos no­ta­rios!» , alar­dea el es­cri­tor Mar­cel Jouhan­deau de ha­ber­les gri­ta­do a los ma­ni­fes­tan­tes–, la va­lo­ra­ción fi­nal de la es­cri­to­ra no es na­da ne­ga­ti­va. Ad­mi­te que la re­vuel­ta, de tan so­lo tres se­ma­nas, sir­vió de po­co en el te­rreno po­lí­ti­co por­que el de­re­chis­ta De Gau­lle fue ele­gi­do tras los dis­tur­bios de ma­ne­ra triun­fal y la gen­te vol­vió a las fá­bri­cas sin chis­tar; pe­ro so­cial­men­te, el 68 fue una bom­ba de tiem­po y su hue­lla pro­vo­có una mo­der­ni­za­ción so­cial ace­le­ra­da: «Cuan­do Gis­card d’Es­taing fue ele­gi­do pre­si­den­te en el 74, adop­tó me­di­das im­pen­sa­bles so­lo unos años an­tes, co­mo la ley del abor­to o la ma­yo­ría de edad a los 18 años. Re­cuer­do que una lec­to­ra se acer­có a mí y me con­tó que era pe­que­ña en­ton­ces, pe­ro que cuan­do se res­ta­ble­ció la cal­ma y vol­vió a la es­cue­la, a las ni­ñas les per­mi­tie­ron no lle­var cal­ce­ti­nes» .

¿Y los in­dig­na­dos?

Se­gún Drey­fus, el eco del 68 si­gue re­bo­tan­do en to­das las re­vuel­tas so­cia­les que una y otra vez des­de ha­ce 50 años se pro­po­nen cam­biar las co­sas sin con­se­guir el enor­me con­sen­so que tu­vo aquel: «Me cues­ta mu­cho ver pa­ra­le­lis­mo con el mo­vi­mien­to de los in­dig­na­dos, que, me pa­re­ce, ha te­ni­do un ám­bi­to so­cial mu­cho más res­trin­gi­do. Si el 68 fue rup­tu­ris­ta a lar­go pla­zo es por­que im­preg­nó to­das las ca­pas de la so­cie­dad fran­ce­sa y tu­vo una teo­ri­za­ción in­te­lec­tual de la que aho­ra ca­re­ce­mos» .

‘El banquete de las ba­rri­ca­das’ si­túa en su cen­tro a un jo­ven y de­bu­tan­te Pa­trick Mo­diano

La au­to­ra Pau­li­ne Drey­fus, en el Ins­ti­tu­to Fran­cés de Bar­ce­lo­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.