Ca­lix­to Biei­to

Di­rec­tor de es­ce­na

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - OPINIÓN - CÉ­SAR LÓPEZ ROSELL

El pú­bli­co del Teatro Real pre­mió con más de 10 mi­nu­tos de aplau­sos el es­treno de la ver­sión de Ca­lix­to Biei­to de la ópe­ra Die soldaten, de Zim­mer­mann, un gri­to des­ga­rra­dor con­tra la vio­la­ción y la des­hu­ma­ni­za­ción.

El des­ga­rra­dor gri­to fi­nal de la vio­la­da Ma­rie de­jó sin res­pi­ra­ción al Teatro Real la noche del miércoles du­ran­te el es­treno en Es­pa­ña de la ver­sión de Ca­lix­to Biei­to de Die Soldaten (Los sol­da­dos), la úni­ca ópe­ra del ale­mán Bern Alois Zim­mer­mann. El ala­ri­do de la jo­ven, con el cuer­po en­san­gren­ta­do, era una de­nun­cia con­tra el ho­rror de la vio­la­ción, pe­ro tam­bién con­tra la des­hu­ma­ni­za­ción que se vi­vió en el si­glo XX, cuan­do la bru­ta­li­dad in­fi­ni­ta y la ca­pa­ci­dad de des­truc­ción del ser hu­mano se hi­cie­ron pa­ten­tes.

La an­gus­tia y de­ses­pe­ra­ción exis­ten­cial de la pro­ta­go­nis­ta en­tron­can di­rec­ta­men­te con la in­ten­cio­na­li­dad del cé­le­bre cua­dro El gri­to de Munch. El bien con­ta­do re­la­to de la obra fue co­mo un pu­ñe­ta­zo en el es­tó­ma­go de al­gu­nos es­pec­ta­do­res, bá­si­ca­men­te pro­ce­den­tes del pa­tro­ci­nio, que de­ser­ta­ron en el des­can­so al no poder re­sis­tir el im­pac­to de la pro­duc­ción y el van­guar­dis­mo de la mú­si­ca. La in­men­sa ma­yo­ría, no obs­tan­te, aca­bó aplau­dien­do du­ran­te más de 10 mi­nu­tos, con bra­vos in­clui­dos y sin un so­lo abu­cheo.

Biei­to, que es­tre­na a la vez en Bir­ming­ham el mon­ta­je tea­tral de Anato­mía de la me­lan­co­lía, de Richard Bur­ton, no es­tu­vo pre­sen­te en es­ta pre­miè­re y no pu­do com­par­tir las acla­ma­cio­nes, es­pe­cial­men­te in­ten­sas pa­ra Pablo Heras-Ca­sa­do, que tu­vo a su car­go el com­ple­jo en­tra­ma­do de 150 mú­si­cos que exi­ge el di­se­ño mu­si­cal de Zim­mer­mann. Su­san­ne El­mark, la des­co­mu­nal pro­ta­go­nis­ta de es­te co­ral mon­ta­je, me­re­ció igual­men­te el re­co­no­ci­mien­to uná­ni­me del pú­bli­co por su ex­hi­bi­ción de re­cur­sos dra­má­ti­cos y vo­ca­les.

BO­FE­TA­DA A LA SO­CIE­DAD Du­ro, muy du­ro. El mon­ta­je es una bo­fe­ta­da a una so­cie­dad que, en pleno si­glo XXI, si­gue sien­do ca­paz de re­pro­du­cir idén­ti­ca bar­ba­rie que la que na­rra Zim­mer­mann ba­sán­do­se en una obra de Ja­cob Lenz de 1775. Es tan con­tun­den­te el re­tra­to que la ópe­ra ha­ce de la de­gra­da­ción del hom­bre cuan­do ac­túa en ma­na­da, co­mo los de­nos­ta­dos vio­la­do­res de Pamplona, que el propio Biei­to (un di­rec­tor ave­za­do en des­gra­nar los más os­cu­ros com­por­ta­mien­to del ser hu­mano) no ha po­di­do so­por­tar más allá de las tres ho­ras dia­rias de en­sa­yo por el mie­do de ver­se atra­pa­do en el pe­si­mis­mo ex­tre­mo de una obra que se cen­tra en la tra­ge­dia de la in­ge­nua Ma­rie, una jo­ven de la bur­gue­sía pro­me­ti­da al co­mer­cian­te Stol­zius que aca­ba sien­do se­du­ci­da por el ba­rón y mi­li­tar Des­por­tes y lue­go vio­la­da por la sol­da­des­ca has­ta aca­bar con­vir­tién­do­se en pros­ti­tu­ta.

Biei­to apro­ve­cha el es­pa­cio dis­po­ni­ble, si­tuan­do a los mú­si­cos en una pla­ta­for­ma su­pe­rior, ves­ti­dos de mi­li­ta­res, in­clu­yen­do al propio He­ra­sCa­sa­do y al vi­si­ble apun­ta­dor que con­tro­la a los can­tan­tes, ya que el di­rec­tor mu­si­cal es­tá a las es­pal­das de ellos. La vein­te­na de in­tér­pre­tes ac­túan en­ci­ma del ta­pa­do fo­so or­ques­tal, una dis­po­si­ción que per­mi­te crear una per­tur­ba­do­ra pro­xi­mi­dad con los es­pec­ta­do­res. Es­tos es­tán tam- bién aten­tos a las pan­ta­llas la­te­ra­les y del fon­do, don­de se mues­tran pri­me­ros pla­nos de las ac­cio­nes (de fuer­te car­ga se­xual) y es­ce­nas pa­sa­das, pre­sen­tes y fu­tu­ras uni­fi­ca­das en la na­rra­ción. Los mú­si­cos em­pu­ñan sus ins­tru­men­tos co­mo si fue­ran ar­mas con las que ma­cha­can a los per­so­na­jes, aun­que la en­dia­bla­da par­ti­tu­ra tam­bién tie­ne mo­men­tos de li­ris­mo.

La ima­gen de Ma­rie ni­ña sos­te­nien­do un ga­llo es lo pri­me­ro que apa­re­ce pa­ra sim­bo­li­zar una inocen­cia que se­rá man­ci­lla­da. La mis­ma ni­ña vol­ve­rá a mar­car el fi­nal con los la­bios man­cha­dos de san­gre, des­pués de la bru­tal es­ce­na de la úl­ti­ma vio­la­ción de Ma­rie, re­crea­da con un plau­si­ble in­ten­to de po­ten­ciar el sim­bo­lis­mo de las imá­ge­nes. El­mark, con los bra­zos en cruz co­mo si fue­ra una már­tir, gri­ta de­ses­pe­ra­da por la si­tua­ción a la que le ha con­du­ci­do la co­mu­ni­dad. Biei­to des­plie­ga sin con­ce­sio­nes el de­s­es­pe­ran­za­dor con­te­ni­do del re­la­to. No fal­tan las bien co­reo­gra­fia­das or­gías en la can­ti­na cuar­te­le­ra, es­ce­nas de tor­tu­ra des­pia­da­da y mo­men­tos que di­bu­jan la mal­dad in­fi­ni­ta de Des­por­tes (un gran Uwe Stic­kert), co­mo cuan­do se sien­ta so­bre la pro­ta­go­nis­ta hu­mi­lla­da en una mues­tra re­pug­nan­te de ma­chis­mo do­mi­na­dor.

Pa­vel Da­ni­luk (We­se­ner, pa­dre de Ma­rie), Ju­lia Ri­ley (Charlotte), Bea­te Wo­llack (la ma­da­me) son otros des­ta­ca­dos ele­men­tos de un re­par­to muy bien di­ri­gi­do. El co­ro y la or­ques­ta del teatro es­tu­vie­ron a la al­tu­ra de es­te re­to, bien con­tro­la­dos por He­ras­de­bu­tan­te con es­ta par­ti­tu­ra. Un co­lo­sal es­pec­tácu­lo.

Par­te del pú­bli­co no pu­do re­sis­tir el im­pac­to del mon­ta­je, pe­ro la ma­yo­ría aplau­dió du­ran­te 10 mi­nu­tos

Tre­men­da es­ce­na con un Des­por­tes (Uwe Stic­kert) sen­ta­do so­bre la hu­mi­lla­da Ma­rie (Su­san­ne El­mark).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.