Borg y McEn­roe,

con ellos lle­gó el te­nis es­pec­tácu­lo

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - PORTADA - JUAN MA­NUEL FREIRE

Ob­ser­va­da des­de una cier­ta dis­tan­cia, Borg McEn­roe so­na­ba a co­me­dia. Te­nía que ser­lo. Ri­chie Te­nen­baum, el de­por­tis­ta de la fa­mi­lia de ge­nios crea­da por Wes An­der­son, con­vir­tió en com­ple­men­to iró­ni­co esa cin­ta pa­ra la fren­te Fi­la que so­lía lu­cir Björn Borg. Des­pués es­ta­ba el he­cho de te­ner a Shia LaBeouf, co­no­ci­do él mis­mo por sus des­pa­rra­mes tem­pe­ra­men­ta­les, in­ter­pre­tan­do al ex­plo­si­vo McEn­roe: el fi­cha­je da­ba jue­go y ri­sa.

Por otro la­do, to­da­vía la­tía el re­cuer­do de Sie­te días in­fer­na­les, es­pe­cial có­mi­co de HBO con Andy Sam­berg y Kit 'Jon Nie­ve Ha­ring­ton co­mo ti­ta­nes del te­nis in­vo­lu­cra­dos en un par­ti­do fic­ti­cio de Wim­ble­don 2001 que se alar­ga una se­ma­na. (No ins­pi­ra­do en reali­dad en la fi­nal del tor­neo de 1980, sino en aquel lo­co par­ti­do Is­ner-Mahut del 2010: 11 ho­ras, 5 mi­nu­tos y 23 se­gun­dos).

«En­tien­do lo que di­ce», di­ce Ja­nus Metz, di­rec­tor de Borg McEn­roe y, an­tes, del pre­mia­do do­cu­men­tal Ar­ma­di­llo, in­mer­sión en la gue­rra de Af­ga­nis­tán de la mano de un gru­po de sol­da­dos da­ne­ses. «Real­men­te hay al­go car­too­nes­co en el te­nis de aque­llos días, úl­ti­mos 70, pri­me­ros 80. Esas dos fi­gu­ras sim­bo­li­zan to­da una épo­ca y una es­té­ti­ca que pue­den dar­se fá­cil­men­te a la pa­ro­dia. Es­tá

Ice­borg, con su cin­ta en la fren­te. Y John McEn­roe siem­pre se­rá, lo quie­ra él o no, el ti­po del ‘no pue­des es­tar ha­blan­do en se­rio’ [ri­sas]... Pe­ro si in­da­gas un po­co en los per­so­na­jes, en­se­gui­da des­cu­bres que exis­te ma­te­rial pa­ra el dra­ma exis­ten­cial».

SE LLA­MA OB­SE­SIÓN / Hay que acer­car­se a Borg McEn­roe, que lle­ga hoy a nues­tras car­te­le­ras, me­nos con ga­nas de pa­sar­lo bien que pre­pa­ra­do pa­ra su­frir, muy a gus­to, to­do sea di­cho. La pe­lí­cu­la de Metz es una fas­ci­nan­te in­mer­sión a fue­go me­dio en la psi­que de dos hom­bres que, aun­que con­ver­ti­dos por la pren­sa en per­fec­tos con­tra­rios (el ca­ba­lle­ro, Borg, y el re­bel­de, McEn­roe), tam­po­co eran tan di­fe­ren­tes: «Eran opues­tos –ex­pli­ca Metz– por­que cre­cie­ron en so­cie­da­des com­ple­ta­men­te di­fe­ren­tes, con es­truc­tu­ras fa­mi­lia­res dis­tin­tas. Pe­ro, en el fon­do, com­par­tían es­te do­lor exis­ten­cial y es­te an­he­lo que los ha­cía ob­se­si­vos y los ha­cía ar­tis­tas del te­nis».

Le­jos de ser una pe­lí­cu­la úni­ca­men­te so­bre te­nis, Borg McEn­roe ha­bla, en reali­dad, so­bre la ob­se­sión: es un po­co co­mo Whi­plash, so­lo que cam­bian­do ba­que­tas por ra­que­tas. «Me ale­gra que sa­que a co­la­ción esa pe­lí­cu­la –di­ce Metz– por­que fue mi prin­ci­pal re­fe­ren­cia. En la pe­li de Cha­ze­lle se­guía­mos a una per­so­na bus­can­do el mo­do de ser la me­jor en al­go, al pre­cio hu­mano que cos­ta­ra. Lo mis­mo su­ce­de en la mía. Dos per­so­nas quie­ren ser las me­jo­res. Son ar­tis­tas y, en cier­to mo­do, adic­tos. Us­ted lo lla­ma ob­se­sión. Yo lo llamo adic­ción: una ne­ce­si­dad per­pe­tua de es­tar cer­ca de la in­ten­si­dad».

EL EN­TRE­NA­MIEN­TO DE SVE­RRIR / El ac­tor sue­co Sve­rrir Gud­na­son –al que pron­to ve­re­mos co­mo nue­vo Mi­kael Blomk­vist de la sa­ga Mi­llen­nium fren­te a la Lis­beth Sa­lan­der de Clai­re Foy– fue tan ob­se­si­vo en su com­po­si­ción de Borg co­mo el propio Borg en su cons­truc­ción de sí mis­mo. «No po­día, sim­ple­men­te, po­ner­me una cin­ta en la fren­te y em­pe­zar a ro­dar», co­men­ta el ac­tor. «No ha­bría fun­cio­na­do. Nun­ca ha­bía ju­ga­do al te­nis, así que de­bía po­ner­me las pi­las. Des­de ocho me­ses an­tes del ro­da­je me en­tre­né a con­cien­cia, trans­for­mé mi cuer­po, me con­ver­tí en atle­ta,

apren­dí el jue­go… La idea era lle­gar tan le­jos co­mo fue­ra po­si­ble en ocho me­ses».

No, no pue­des ha­cer un dra­ma se­rio so­bre de­por­tis­tas de éli­te con ac­to­res de barriga flá­ci­da. «Si Sve­rrir y Shia no te­nían el tono mus­cu­lar ade­cua­do, la pa­ro­dia iba a ser au­to­má­ti­ca di­ce Metz. Tan me­tó­di­co co­mo Borg, cu­yos me­ca­nis­mos de au­to­con­trol son le­yen­da (des­pués de ca­da pun­to che­quea­ba su ra­que­ta), LaBeouf se obs­ti­nó en pe­sar exac­ta­men­te lo mis­mo que McEn­roe lle­ga­do el mo­men­to de ro­dar el clí­max de Wim­ble­don 1980. «Y lo con­si­guió», ase­gu­ra Metz.

EL MICROGÉNERO DEL TE­NIS / ¿Por qué hay tan po­cas pe­lí­cu­las con paisaje te­nís­ti­co? ¿Y por qué esas po­cas son tan ol­vi­da­bles? «Cuan­do em­pe­cé a pre­pa­rar es­te pro­yec­to –nos cuen­ta Metz– tu­ve que bus­car­las por­que no co­no­cía nin­gu­na. Un día me pu­se

Wim­ble­don por­que creí que de­bía, pe­ro tam­po­co me apor­tó mu­cho». Cu­rio­sa­men­te, en los úl­ti­mos me­ses se han es­tre­na­do al­gu­nas pe­lí­cu­las de o con te­nis por en­ci­ma de la me­dia: la pro­pia Borg McEn­roe, La ba­ta­lla de

los se­xos (re­crea­ción del icó­ni­co par­ti­do de ex­hi­bi­ción de 1973 en­tre Bi­llie Jean King y Bobby Riggs) y el do­cu­men­tal Lo­ve means ze­ro, so­bre el le­gen­da­rio en­tre­na­dor Nick Bo­llet­tie­ri, des­cu­bri­dor de An­dre Agas­si.

Sea co­mo sea, al­gu­nos de­por­tes siem­pre fun­cio­na­rán me­jor en el ci­ne que otros. El bo­xeo, en par­ti­cu­lar, ha da­do pe­lí­cu­las inol­vi­da­bles, co­mo Rocky, To­ro sal­va­je, Ali y mu­chas otras. «De­be ser por su in­gre­dien­te pri­mi­ti­vo –di­ce Metz–, su vio­len­cia esen­cial. El te­nis es otra co­sa, es un de­por­te ci­vi­li­za­do. Creo que fue Agas­si quien di­jo que el te­nis es la com­bi­na­ción del bo­xeo y del jazz. Tie­ne lo pri­mi­ti­vo del pri­me­ro y lo so­fis­ti­ca­do del se­gun­do. Es­toy de acuer­do».

La pe­lí­cu­la bu­cea en la psi­que de dos hom­bres que pa­re­cían opues­tos pe­ro com­par­tían el mis­mo an­he­lo exis­ten­cial

Sve­rrir Gud­na­son (Borg) y Shia LaBeouf (McEn­roe), en una es­ce­na de ‘Borg McEn­roe’, que se es­tre­na hoy.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.