El or­gas­mo y la ca­rre­ra de De­re­cho

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - PROGRAMACIÓN TV - FE­RRAN Mo­ne­gal

En la errá­ti­ca pro­gra­ma­ción de TVE-1 flo­re­ce al me­nos una se­rie que es una perla de­li­ca­da, muy bien in­ter­pre­ta­da y cons­trui­da, La otra mi­ra­da. Ya se lo di­je cuan­do la es­tre­na­ron ha­ce po­co tiem­po. Re­tra­ta, en­tre otras co­sas, una aca­de­mia de se­ño­ri­tas en la Se­vi­lla de los años 20. Es­ta se­ma­na la pro­fe­so­ra Luisa (Ana Wa­ge­ner), maes­tra cha­pa­da a la an­ti­gua, no tie­ne más re­me­dio que dar­les a sus ado­les­cen­tes alum­nas una cla­se de edu­ca­ción se­xual. ¡Ah! Po­bre do­ña Luisa. No sa­bía có­mo en­fo­car tan en­go­rro­so te­ma. Aca­bó ha­cien­do tram­pa, na­tu­ral­men­te. Aca­bó hu­yen­do por la tan­gen­te y trans­for­mán­do­se en asép­ti­ca pro­fe­so­ra de anato­mía, que es pre­ci­sa­men­te to­do lo con­tra­rio de

lo que ne­ce­si­ta­ban las se­ño­ri­tas de la aca­de­mia. Pe­ro son mu­cha­chas es­pa­bi­la­das y de­pier­tas. Y una de ellas le­van­tó la mano y pre­gun­tó: «¿Y el or­gas­mo? De eso na­da nos

cuen­ta us­ted». Y a do­ña Luisa no le dio un pa­ta­tús allí mis­mo por­que el Se­ñor es bueno y ve­la por no­so­tros, por equi­vo­ca­dos que es­te­mos.

Eso ocu­rrió el miércoles, apro­xi­ma­da­men­te a las on­ce de la noche. Dos ho­ras an­tes, la mis­ma ca­de­na, en el Te­le­dia­rio de las nue­ve, abor­dó, de pa­sa­da, tan­gen­cial­men­te, y muy bre­ve­men­te –50 se­gun­dos ape­nas– el cu­rio­so ca­so de la pro­di­gio­sa ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria de Pablo Ca­sa­do. Lo hi­cie­ron dán­do­le voz a él, ex­clu­si­va­men­te. Ni una co­ne­xión de con­tras­te, por ejem­plo, con los pe­rio­dis­tas que han des­cu­bier­to su apa­sio­nan­te ges­ta: apro­bó me­dia ca­rre­ra de De­re­cho en ape­nas cua­tro me­ses, jus­to a las po­cas se­ma­nas de ha­ber si­do de­sig­na­do dipu­tado por el PP ma­dri­le­ño. ¡Ahh! Es­ta ma­ne­ra que tie­ne el Te­le­dia­rio de con­tar los te­mas que in­co­mo­dan al PP con­cuer­da con la cla­se de do­ña Luisa en la aca­de­mia. El in­for­ma­ti­vo de TVE y la pro­fe­so­ra se­vi­lla­na son coin­ci­den­tes. Am­bos hu­yen del te­ma que tie­ne de­re­cho a sa­ber su au­dien­cia. Po­ner so­lo las de­cla­ra­cio­nes de

Pablo Ca­sa­do es ha­cer tram­pa. La au­dien­cia so­lo se en­te­ra de la ver­sión del propio in­ves­ti­ga­do, y cla­ro, es bea­tí­fi­ca y fa­bu­lo­sa. Eso lo han ve­ni­do ha­cien­do tam­bién los TN de TV-3, sis­te­má­ti­ca­men­te, con la in­ves­ti­ga­ción de la Pu­jol's fa­mily, por ejem­plo. Abor­da­ban la in­for­ma­ción a ba­se de en­tre­vis­tar a los abo­ga­dos de la de­fen­sa. Con es­ta ma­ne­ra de des-in­for­mar el pe­rio­dis­mo imi­ta a la acre­di­ta­da re­vis­ta El mue­ble. Re­la­to de con­fort y decoración de in­te­rio­res.

La edu­ca­ción se­xual de la pro­fe­so­ra Luisa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.