Los de­be­res de Sán­chez

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Opinión - EN­RIC Her­nàn­dez

Alo lar­go de su ca­rre­ra, a Pe­dro Sán­chez lo han nin­gu­nea­do, me­nos­pre­cia­do, des­au­to­ri­za­do, aba­ti­do e in­clu­so ex­pul­sa­do de la es­fe­ra po­lí­ti­ca. Y no sus ad­ver­sa­rios, sino sus co­rre­li­gio­na­rios. Des­de el de­güe­llo po­lí­ti­co de Adolfo Suá­rez, nin­gún lí­der es­pa­ñol ha­bía su­fri­do un aco­so do­més­ti­co tan vi­ru­len­to co­mo el ex­pe­ri­men­ta­do por el se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE.

Tras re­su­ci­tar en las pri­ma­rias y de­rro­car a Ma­riano Ra­joy, con­tra pronóstico en am­bas oca­sio­nes, a Sán­chez las pu­ña­la­das ya no le lle­gan por la es­pal­da. Bas­tan­te tie­ne con las da­gas de la tri­ple alian­za que con­for­man el PP, Ciu­da­da­nos y el pe­rio­dis­mo adic­to. Sin juz­gar la ca­li­dad aca­dé­mi­ca de su te­sis doc­to­ral, la in­fun­da­da acu­sa­ción de pla­gio y el spoi­ler de Al­bert Ri­ve­ra re­fle­jan el te­mor de los con­ser­va­do­res a que el lí­der so­cia­lis­ta se afian­ce en la Mon­cloa y eli­ja a pla­cer el mo­men­to más pro­pi­cio pa­ra lla­mar a las ur­nas.

Cuan­do se abre la tem­po­ra­da de ca­za ma­yor, no es pru­den­te gas­tar pól­vo­ra en sal­vas. El ti­ro de la te­sis les ha sa­li­do por la cu­la­ta a Ri­ve­ra, al co­rrér­se­le el rí­mel cu­rri­cu­lar, y a Pablo Ca­sa­do, quien, en puer­tas de la impu­tación en el Su­pre­mo, exi­ge transparencia al pre­si­den­te mien­tras ocul­ta su (pre­sun­to) tra­ba­jo de fin de más­ter. Pe­ro erra­rán los es­tra­te­gas de la Mon­cloa si can­tan vic­to­ria. Es­to no ha he­cho más que em­pe­zar.

Su­ce­sión de des­li­ces

Da­da su pre­ca­rie­dad en el Con­gre­so, Sán­chez de­be­rá sortear no po­cas zan­ca­di­llas par­la­men­ta­rias, por lo que se­ría acon­se­ja­ble que su Go­bierno no co­me­tie­ra tan­tos erro­res no for­za­dos. Al ce­se de dos mi­nis­tros en 100 días se su­ma la ne­ga­ti­va ini­cial de Sán­chez a pres­cin­dir de ellos; y el in­ten­to de re­ga­tear la de­fen­sa del juez Pablo Lla­re­na en Bru­se­las, lue­go rec­ti­fi­ca­do; y la des­coor­di­na­ción en­tre el pre­si­den­te y su ti­tu­lar de In­dus­tria so­bre el ga­só­leo; y el la­ce­ran­te epi­so­dio de la ven­ta de bom­bas a Ara­bia Sau­dí...

Si quie­re apu­rar la le­gis­la­tu­ra, Sán­chez de­be­ría po­ner or­den en el pa­tio tra­se­ro del Go­bierno. Afi­nar los men­sa­jes. Evi­tar im­pro­vi­sa­cio­nes. Coor­di­nar me­jor la to­ma de de­ci­sio­nes, ca­li­bran­do pros y con­tras. Un ga­bi­ne­te des­la­va­za­do ofre­ce un blan­co de­ma­sia­do fá­cil.

La cla­ve

El de­ba­te so­be­ra­nis­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.