Willy To­le­do, 173 d. N.

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Opinión - EM­MA Ri­ve­ro­la

Ha­ce 173 años na­ció Nietzs­che (15 oc­tu­bre de 1844), el hom­bre que anun­ció la muer­te de Dios. En la Es­pa­ña de hoy, un juz­ga­do in­ves­ti­ga a una per­so­na por in­sul­tar a Dios y a la Vir­gen Ma­ría en una pu­bli­ca­ción de Fa­ce­book. Al ne­gar­se a pre­sen­tar­se an­te el juez, To­le­do fue de­te­ni­do y, pos­te­rior­men­te, pues­to en li­ber­tad tras de­cla­rar.

La acu­sa­ción se­ría ab­sur­da, pu­ri­ta­na, ex­tem­po­rá­nea, si no fue­ra mu­cho peor. Ad­mi­tir a trá­mi­te una que­re­lla co­mo es­ta es una abe­rran­te pa­ta­da a la li­ber­tad de ex­pre­sión, pi­lar de la de­mo­cra­cia.

La que­re­lla con­tra To­le­do fue pre­sen­ta­da por la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Abo­ga­dos Cris­tia­nos. Los mis­mos que ha­rán sen­tar en el ban­qui­llo a tres mu­je­res por la pro­ce­sión del San­tí­si­mo Co­ño In­su­mi­so, la cau­sa que mo­ti­vó la an­da­na­da de To­le­do. Son tam­bién los que de­nun­cia­ron a Ada Co­lau y la poe­ti­sa Do­lors Mi­quel por el Ma­re nos­tra que la au­to­ra re­ci­tó en un ac­to mu­ni­ci­pal. Los que se que­re­lla­ron con­tra el ar­tis­ta Abel Az­co­na por una per­for­man­ce en la que for­mó la pa­la­bra pe­de­ras­tia con hos­tias con­sa­gra­das. Y los que han si­do azo­te de la Ga­la Drag Queen del Car­na­val de Las Pal­mas de Gran Ca­na­ria y de Fe­men… ¡Cuán­ta ac­ti­vi­dad de­di­ca­da a ta­par la bo­ca a los que cri­ti­can la ins­ti­tu­ción ca­tó­li­ca y cuán­to si­len­cio an­te los abu­sos co­me­ti­dos y con­sen­ti­dos por la mis­ma! NIETZS­CHE NO

ma­tó a Dios. Su afir­ma­ción tie­ne múl­ti­ples in­ter­pre­ta­cio­nes, tam­bién la de li­be­rar el es­pí­ri­tu hu­mano de los man­da­tos y prohi­bi­cio­nes teo­crá­ti­cas. Más de un siglo des­pués, una aso­cia­ción ul­tra­rre­li­gio­sa de abo­ga­dos nos re­tro­trae al mun­do del os­cu­ran­tis­mo, aquel en que la mo­ral era apro­ve­cha­da por la éli­te pa­ra so­me­ter a la ma­sa, en que se ele­va­ba la de­fen­sa de los sím­bo­los por en­ci­ma de los de­re­chos hu­ma­nos más bá­si­cos. Ca­da uno es li­bre de ins­ta­lar­se en la épo­ca de la hu­ma­ni­dad más acor­de con sus va­lo­res y ap­ti­tu­des, pe­ro la ley de una de­mo­cra­cia no pue­de dar coar­ta­da ni aco­ger in­ter­pre­ta­cio­nes pro­pias de épo­cas in­qui­si­do­ras. Al me­nos, has­ta que Dios o la Vir­gen se pre­sen­ten

To­le­do.H en el pro­ce­so con­tra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.