Car­ta a Ma­nuel Valls

Ca­ta­lun­ya y Es­pa­ña es­tán ne­ce­si­ta­das de po­lí­ti­ca y Bar­ce­lo­na de­be ser un fac­tor de en­cuen­tro

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Opinión - Jor­ba Pe­rio­dis­ta

Mon­sieur le Pre­mier Mi­nis­tre: Es pa­ra mí un ho­nor y un pri­vi­le­gio di­ri­gir­me a un primer mi­nis­tro de Fran­cia. Los usos y cos­tum­bres re­pu­bli­ca­nos ha­cen que us­ted con­ser­ve es­ta de­no­mi­na­ción. Una al­ta res­pon­sa­bi­li­dad ins­ti­tu­cio­nal de la que nos enor­gu­lle­ce­mos mu­chos ca­ta­la­nes. Us­ted, por sus orí­ge­nes, es un ejem­plo de la me­ri­to­cra­cia re­pu­bli­ca­na, re­sul­ta­do del es­fuer­zo y de la fun­ción in­te­gra­do­ra de una es­cue­la pú­bli­ca que, en pa­la­bras de uno de sus an­te­ce­so­res en el car­go, Lio­nel Jos­pin, es la cu­na de la Re­pú­bli­ca.

Tu­ve el pla­cer de co­no­cer­le en Pa­rís, al ini­cio de su fruc­tí­fe­ra ca­rre­ra, cuan­do era ase­sor de Mi­chel Ro­card en Ma­tig­non. Us­ted cui­dó siem­pre la diás­po­ra pe­rio­dís­ti­ca es­pa­ño­la y, en par­ti­cu­lar, la ca­ta­la­na. Mon­tse Cap­de­vi­la, la año­ra­da co­rres­pon­sal de es­te dia­rio, ofi­cia­ba de an­fi­trio­na. En mi ca­so, ade­más, pu­de co­no­cer tam­bién a su pa­dre, el pin­tor Xa­vier Valls, gra­cias a los bue­nos ofi­cios de Phi­lip­pe Nourry y Jai­me Arias, dos pe­rio­dis­tas de re­fe­ren­cia.

Su pre­sen­cia en la es­ce­na po­lí­ti­ca ca­ta­la­na en­ri­que­ce el de­ba­te pú­bli­co. Es­ta­mos fal­tos de li­de­raz­gos y pro­pues­tas. No con­si­de­ro que sea un per­de­dor. Sus de­rro­tas en el in­te­rior del PS –las pri­ma­rias del 2011 y del 2017– con­tras­tan con sus re­pe­ti­das vic­to­rias cuan­do se ha so­me­ti­do al su­fra­gio uni­ver­sal: al­cal­de de Évry y dipu­tado. Su ha­ber po­lí­ti­co se fun­da­men­ta en dos pi­la­res: el pen­sa­mien­to y la ac­ción, co­mo lo co­rro­bo­ran sus re­fle­xio­nes so­bre la se­gu­ri­dad y la lai­ci­dad, tan­to en plano lo­cal co­mo en sus tiem­pos de mi­nis­tro del In­te­rior. Siem­pre he pen­sa­do que de­fen­der la ley y el or­den era pro­gre­sis­ta. A Vic­tor Hu­go me re­mi­to: «Si vous avez la for­ce, il nous res­te le droit» (si us­te­des tie­nen la fuer­za, a no­so­tros nos que­da el de­re­cho).

Us­ted fue dis­cí­pu­lo aven­ta­ja­do de Mi­chel Ro­card, re­pre­sen­tan­te de la se­gun­da iz­quier­da fran­ce­sa, que se ca­rac­te­ri­za­ba por el par­ler vrai (‘par­lar clar i ca­ta­là’, de­ci­mos no­so­tros) fren­te a la lla­ma­da lan­gue de bois (la pa­la­bre­ría po­lí­ti­ca). Su par­ler vrai ha si­do una de las claves de su as­cen­so po­lí­ti­co, pe­ro tam­bién de su de­cli­ve. No se lo re­pro­cho.

Per­mí­ta­me, en aras de es­te par­ler vrai, unas re­fle­xio­nes. Ca­ta­lun­ya y Es­pa­ña es­tán ne­ce­si­ta­das de po­lí­ti­cos y de po­lí­ti­ca. El dé­fi­cit de po­lí­ti­ca del úl­ti­mo se­xe­nio, en el que des­de el Go­bierno cen­tral se ac­tua­ba co­mo si so­lo exis­tie­se la ley y des­de la Ge­ne­ra­li­tat co­mo si la ley no exis­tie­se, nos ha lle­va­do a un ca­lle­jón sin sa­li­da. Aho­ra, con la lle­ga­da de Pe­dro Sán­chez a la Mon­cloa, se ha abier­to la puer­ta de la po­lí­ti­ca. Bar­ce­lo­na –to­rre maes­tra de Ca­ta­lun­ya, en ex­pre­sión de Rovira i Vir­gi­li– de­be ser un fac­tor de en­cuen­tro.

Se­ría un error con­ver­tir la ba­ta­lla de Bar­ce­lo­na en una nueva pu­ja de la es­té­ril subas­ta en­tre dos na­cio­na­lis­mos, el ca­ta­lán y el es­pa­ñol, con los ciu­da­da­nos co­mo rehe­nes emo­cio­na­les. La for­ma de evi­tar­lo es si­tuar el pro­yec­to de ciu­dad en el centro del de­ba­te. El eje pro­gra­má­ti­co de­be pe­sar más que el eje iden­ti­ta­rio. Es la ho­ra de re­cu­pe­rar los va­lo­res re­pu­bli­ca­nos –de­re­chos y de­be­res– que el ‘pre­si­dent’ Ta­rra­de­llas re­su­mió en la fór­mu­la: «Ciu­ta­dans de Ca­ta­lun­ya!». Se tra­ta de sa­ber ar­ti­cu­lar las ciu­da­da­nías com­par­ti­das de la Unión Eu­ro­pea que nos per­mi­ten ser ciu­da­da­nos de Bar­ce­lo­na, de Ca­ta­lun­ya, de Es­pa­ña y de Eu­ro­pa.

EL RIES­GO

–el par­ler vrai se im­po­ne– es que Bar­ce­lo­na sea mo­ne­da de cam­bio en­tre los que apues­tan por una Ca­ta­lun­ya sin ciu­da­da­nos –el le­gi­ti­mis­mo del ‘pre­si­dent’ Puig­de­mont– y los que lo ha­cen por unos ciu­da­da­nos sin Ca­ta­lun­ya (Al­bert Ri­ve­ra). Bar­ce­lo­na no pue­de que­dar se­cues­tra­da en­tre las re­pú­bli­cas de Free­do­nia (el lla­ma­do es­pa­cio li­bre de Bruselas) y Ta­bar­nia. ¡De­be ser la ca­pi­tal de la ‘Ca­ta­lun­ya sen­ce­ra’!

Es­tá en sus ma­nos con­tri­buir a re­cu­pe­rar el es­pa­cio ca­ta­la­nis­ta, del que su abue­lo Ma­gí Valls fue uno de los im­pul­so­res. Un ca­ta­la­nis­mo cí­vi­co –el ple­bis­ci­to co­ti­diano– y no ét­ni­co, que en­cuen­tra en la «cul­tu­ra de mes­ti­za­je» (Vicens Vi­ves) su for­ta­le­za. Un ca­ta­la­nis­mo que «es in­se­pa­ra­ble del in­ter­ven­cio­nis­mo his­pá­ni­co» (Vicens Vi­ves, de nuevo) y que ha avan­za­do his­tó­ri­ca­men­te con dos pies: la de­fen­sa del au­to­go­bierno de Ca­ta­lun­ya y otra idea de Es­pa­ña.

El primer pa­so, al que le in­vi­to, es po­ner en el fron­tis­pi­cio de su ac­ción aque­llas pa­la­bras de Joan Ma­ra­gall en un ho­me­na­je a Prat de la Ri­ba: «Nues­tro pue­blo es­tá muy ne­ce­si­ta­do de acos­tum­brar­se, en in­te­rés de to­dos, a ver­se uni­do más a me­nu­do por el amor que por el odio, y a res­pe­tar y ho­no­rar a sus hom­bres, sean del co­lor que quie­ran, mien­tras es­te co­lor se com­pon­ga con el ar­coí­ris de Ca­ta­lun­ya». Muy cor­dial­men­te.

La ca­pi­tal ca­ta­la­na no pue­de que­dar se­cues­tra­da en­tre Free­do­nia y Ta­bar­nia

MA­RÍA TITOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.