La ves­ti­men­ta de Se­re­na Wi­lliams, juz­ga­da

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Opinión - Mar­ta Lluch Ad­mi­nis­tra­ti­va. Bar­ce­lo­na

Soy afi­cio­na­da al tenis y no me ca­be la me­nor du­da de que Se­re­na Wi­lliams es una de las gran­des te­nis­tas, que de­be pa­sar a la his­to­ria del tenis por su ex­tra­or­di­na­rio jue­go. No me con­si­de­ro es­pe­cial­men­te fe­mi­nis­ta pe­ro es­toy ab­so­lu­ta­men­te in­dig­na­da con la pos­tu­ra y las de­cla­ra­cio­nes que ha he­cho el se­ñor Ber­nard Giu­di­ce­lli, que creo de­be­ría ser des­ti­tui­do de in­me­dia­to. En pleno siglo XXI, don­de se es­ta lu­chan­do con­tra el ma­chis­mo y se es­tá in­ten­tan­do la igual­dad de la mu­jer y, so­bre to­do, la pa­ri­dad en to­dos los as­pec­tos, es inacep­ta­ble que un se­ñor juz­gue la ves­ti­men­ta de una te­nis­ta. Más aun te­nien­do en cuen­ta las cir­cuns­tan­cias (Se­re­na es­tá en pe­rio­do de re­cu­pe­ra­ción tras un par­to di­fí­cil y con gra­ves pro­ble­mas cir­cu­la­to­rios).

Por lo vis­to, las te­nis­tas tie­nen que ser bar­bies-te­nis­tas, en­se­ñar el cu­lo y los mus­los, jue­guen o no jue­guen bien a tenis. Me pa­re­ce un in­sul­to a las mu­je­res la opi­nión de es­te se­ñor y es­pe­ro que al­guien lo pon­ga en su lu­gar. Creo que es­ta­ría bien tam­bién que se hu­bie­se po­si­cio­na­do en fa­vor de Se­re­na la mi­nis­tra de de­por­te Laura Fles­sel o la se­cre­ta­ria de Es­ta­do de la Igual­dad, Mar­lè­ne Schiap­pa. Pe­ro más hi­pó­cri­ta aún me pa­re­ce la pos­tu­ra de sus com­pa­ñe­ros de pro­fe­sión (Na­dal, Fe­de­rer, Djo­ko­vic); no he oí­do a nin­guno de ellos de­fen­der a Se­re­na y, des­gra­cia­da­men­te, tam­po­co a nin­gu­na de sus com­pa­ñe­ras, a ex­cep­ción de Ali­zé Cor­net, que creo que con su cam­bio de ca­mi­se­ta en me­dio de la pis­ta ha de­mos­tra­do esa hi­po­cre­sía (la san­cio­na­ron por ha­cer­lo).

Por suer­te, el US Open ha sa­bi­do es­tar a la al­tu­ra y ha rec­ti­fi­ca­do la nor­ma de «ex­hi­bi­cio­nis­mo» de su có­di­go de con­duc­ta. ¿Aca­so tie­nen mie­do de que el se­ñor Giu­di­ce­lli no les lla­me pa­ra ir a ju­gar el Ro­land Ga­rros? O aún peor, ¿es­tán de acuer­do con él? El tenis ha sa­bi­do evo­lu­cio­nar en mu­chos as­pec­tos, ha sa­bi­do mo­der­ni­zar­se (ti­pos de pa­vi­men­to, ojo de hal­cón), ¿por qué no pue­den de­jar que Se­re­na (o quien sea) va­ya ves­ti­do co­mo más có­mo­do le re­sul­te?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.