El gol­pe de gra­cia de la ex­hu­ma­ción de Fran­co

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Opinión - Ra­fael Borns­tein Mé­di­co. Ma­drid

La ex­hu­ma­ción de los res­tos mor­ta­les de Fran­cis­co Fran­co, pro­mo­vi­da por una de­ci­sión gu­ber­na­men­tal que cuen­ta úni­ca­men­te con el res­pal­do de la mi­tad del ar­co par­la­men­ta­rio, sin el con­sen­so ma­yo­ri­ta­rio po­lí­ti­ca­men­te exi­gi­ble, su­po­ne una trai­ción a los fun­da­men­tos de la Tran­si­ción y a los Pac­tos de la Mon­cloa que la sus­tan­cian. Los acuer­dos sus­cri­tos el 25 de oc­tu­bre de 1977 en­tre el Go­bierno, los prin­ci­pa­les par­ti­dos con re­pre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria, con el apo­yo de las aso­cia­cio­nes em­pre­sa­ria­les y los sin­di­ca­tos (ex­cep­to la CNT), se pac­ta­ron con el ob­je­ti­vo de pro­cu­rar la es­ta­bi­li­za­ción del pro­ce­so de tran­si­ción al sis­te­ma de­mo­crá­ti­co.

Es­tos acuer­dos, ra­ti­fi­ca­dos en el Con­gre­so y el Se­na­do, son los pi­la­res del sis­te­ma de­mo­crá­ti­co que aquel año da­ba sus pri­me­ros pa­sos y que dis­fru­ta­mos con en­te­ra le­ga­li­dad des­de la en­tra­da en vi­gor de la Cons­ti­tu­ción tras el re­fe­rén­dum de 1978. Un pro­ce­so his­tó­ri­co y tras­cen­den­tal, repu­tado co­mo mo­de­lo de con­vi­ven­cia po­lí­ti­ca en la vi­da pú­bli­ca de nues­tro país. Exis­te con­for­mi­dad en si­tuar el ini­cio de la Tran­si­ción en la muer­te del ge­ne­ral Fran­co, el 20 de no­viem­bre de 1975. Si el pa­so de un ré­gi­men dic­ta­to­rial (que fi­na­li­za­ba con la muer­te del dic­ta­dor) al sis­te­ma de­mo­crá­ti­co ac­tual (que co­men­za­ba en ese mis­mo mo­men­to) se hi­zo con el con­sen­so de to­das las fuer­zas po­lí­ti­cas; si ese mo­men­to ca­pi­tal, que con­tem­pló el Va­lle de los Caí­dos co­mo lu­gar de en­te­rra­mien­to, fue acep­ta­do por to­dos los ac­to­res po­lí­ti­cos co­mo la me­jor de las de­ci­sio­nes po­si­bles; si la Tran­si­ción no pue­de en­ten­der­se sin ese he­cho ca­pi­tal del que arran­ca (por mal que les pue­da pe­sar a al­gu­nos), no ca­be en­ton­ces otra pos­tu­ra le­gí­ti­ma que mo­di­fi­car di­cha de­ci­sión con­tan­do ne­ce­sa­ria­men­te con el res­pal­do de la gran ma­yo­ría de los par­ti­dos. To­do lo que en la ex­hu­ma­ción de los res­tos de Fran­co se apar­te del con­sen­so exi­gi­ble con el que se pu­so en pie la de­mo­cra­cia en Es­pa­ña tras su muer­te, es un gol­pe de gra­cia a sus prin­ci­pios ori­gi­na­les.

Una ima­gen de la cruz gi­gan­te que pre­si­de el Va­lle de los Caí­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.