El mar se co­me el del­ta del Ebro

El co­pro­pie­ta­rio de la Is­la de Bu­da de­nun­cia la inac­ción fren­te a la gra­ve re­gre­sión del pa­ra­je «Los hu­me­da­les des­apa­re­ce­rán en 10 o 15 años si no se ac­túa de ur­gen­cia», aler­ta Gui­ller­mo Bo­rés

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Portada - IM­MA FER­NÁN­DEZ

La Is­la de Bu­da exis­te. Es la más gran­de de Ca­ta­lun­ya (1.200 hectáreas) y la gran des­co­no­ci­da. Pun­ta de lan­za del del­ta del Ebro, en su ex­tre­mo orien­tal, aco­ge el 45% de su mag­ní­fi­ca avi­fau­na (unas 350 es­pe­cies, de las cua­les anidan ca­si la mi­tad), aun­que ape­nas re­pre­sen­ta el 5% de la su­per­fi­cie del par­que na­tu­ral. En la la­gu­na de los Ca­lai­xos, mo­ri­tos, fo­chas, po­llas de agua (o ga­lli­ne­tas), gar­ci­llas bue­ye­ras… –¡qué ape­la­ti­vos más cu­rio­sos gas­tan!– han en­con­tra­do un lu­gar pa­ra­di­sia­co, le­jos del bu­lli­cio hu­mano, pa­ra des­can­sar en sus lar­gos pe­re­gri­na­jes, hi­ber­nar y traer nue­vas cria­tu­ras al mun­do tras sus en­cuen­tros pre y pos­nup­cia­les. Una gran ame­na­za, sin em­bar­go, se cier­ne so­bre to­dos ellos y el res­to de los eco­sis­te­mas de es­ta is­la ma­rí­ti­ma-flu­vial.

Son 700 hectáreas de hu­me­da­les ba­jo cu­yas aguas co­rre­tean lu­bi­nas, do­ra­das, mú­gi­les, an­gui­las y car­pas, y lue­go es­tán los arro­za­les, otras 500 hectáreas, que, jun­to con las pla­yas con du­nas, ca­rri­za­les y bos­que de ri­be­ra, com­ple­tan el re­la­ja­do pai­sa­je. La in­tru­sión ma­ri­na –la te­mi­da sa­li­ni­za­ción con­tra la que lle­va dé­ca­das ba­ta­llan­do el del­ta- se ha ace­le­ra­do por la fal­ta de se­di­men­tos, atra­pa­dos en los em­bal­ses; la subida del ni­vel del mar por el cam­bio cli­má­ti­co y las em­bes­ti­das de los tem­po­ra­les, es­pe­cial­men­te se­ve­ros en los dos úl­ti­mos años.

«El mar se es­tá co­mien­do la is­la, y to­do el del­ta, y no se ha­ce na­da. Es­to es un cri­men me­dioam­bien­tal», cla­ma Gui­ller­mo Bo­rés, in­can­sa­ble qui­jo­te en la lu­cha por la su­per­vi­ven­cia del hu­me­dal, el me­jor con­ser­va­do de Ca­ta­lun­ya y del Me­di­te­rrá­neo pe­nin­su­lar. Ter­ce­ra ge­ne­ra­ción de la fa­mi­lia que ad­qui­rió la is­la en 1924, Bo­rés po­ne el gri­to en el cie­lo –don­de cen­te­na­res de sus ami­gos plu­mí­fe­ros ba­ten las alas en una co­reo­gra­fía es­pec­ta­cu­lar– an­te la de­sidia de las ad­mi­nis­tra­cio­nes. Hoy la mi­tad de la is­la per­te­ne­ce a la Con­se­lle­ria de Me­di Am­bient de la Ge­ne­ra­li­tat y, pa­ra cul­mi­nar el ga­li­ma­tías, las zo­nas la­cus­tres pa­sa­ron a do­mi­nio pú­bli­co ma­rí­ti­mo-te­rres­tre del Es­ta­do. «Han de­ja­do la is­la a su suer­te», di­ce, y va­ti­ci­na fe­cha de de­fun­ción: «En 10 o 15 años, si no se re­me­dia, las la­gu­nas ha­brán des­apa­re­ci­do».

«En el del­ta se es­tá li­bran­do la se­gun­da ba­ta­lla del Ebro, y el fren­te de com­ba­te es­tá en Bu­da. To­dos los pro­ble­mas que se le ave­ci­nan al par­que em­pie­zan por la is­la, la zo­na más ex­pues­ta y vul­ne­ra­ble», pro­si­gue. El cruen­to tem­po­ral su­fri­do en enero del 2017 –dos ve­ces se ha ro­to la frá­gil ba­rre­ra de are­na que se­pa­ra la zo­na la­cus­tre del Me­di­te­rrá­neo– aler­tó aún más a Bo­rés. «Ya no hay ma­te­rial que res­tau­re las pla­yas tras los tem­po­ra­les. Es­to pro­vo­ca la in­tru­sión ma­ri­na fre­cuen­te que oca­sio­na la muer­te de la flo­ra y la fau­na, ver­te­bra­da e in­ver­te­bra­da, pro­pia de es­ta la­gu­na de agua dul­ce», ar­gu­men­ta el co­pro­pie­ta­rio, que con­vo­có, de­ses­pe­ra­do, un «con­ci­lio de Bu­da» con los sie­te al­cal­des del del­ta y las co­mu­ni­da­des de re­gan­tes.

COR­DÓN DE ARE­NA El en­fer­mo es­tá en la uci y ur­gen so­lu­cio­nes, reite­ra. De mo­men­to, el ser­vi­cio de Cos­tas en Ta­rra­go­na ha lan­za­do un ba­lón de oxí­geno. En ju­nio se ini­cia­ron las obras pa­ra le­van­tar un cor­dón de are­na de pro­tec­ción de los Ca­lai­xos en la lí­nea li­to­ral, con un apor­te de unos 20.000 me­tros cú­bi­cos, que se in­te­rrum­pie­ron (por el pe­li­gro pa­ra la cría de las aves y pa­ra no amar­gar­les la pla­ya «a los de la toa­lla») y de­be­rían re­em­pren­der­se en bre­ve.

Pe­ro se tra­ta so­lo de unos pri­me­ros au­xi­lios. Pa­ra Bo­rés, hay que pa­sar por qui­ró­fano pa­ra la cu­ra de­fi­ni­ti­va. «Se ne­ce­si­ta ur­gen­te­men­te una in­fraes­truc­tu­ra du­ra en el li­to­ral: cons­truir es­co­lle­ras ar­ti­fi­cia­les, un di­que». Hay otra ini­cia­ti­va, la pro-

«El mar se es­tá co­mien­do la is­la, la que más su­fre, y el par­que en­te­ro, y na­die ha­ce na­da», la­men­ta

pues­ta del pro­gra­ma eu­ro­peo Li­feE­broAd­mi­clim, que op­ta por apor­tar se­di­men­tos al Ebro pa­ra evi­tar la re­gre­sión. Bo­rés la ve con es­cep­ti­cis­mo. «Pa­ra eso ya es tar­de, no hay tiem­po», res­pon­de a quie­nes lo de­fien­den. En­tre los res­pon­sa­bles del ci­ta­do plan, apro­ba­do en el Con­gre­so de los Dipu­tados, fi­gu­ra Car­les Ibá­ñez, je­fe de la Uni­dad de Eco­sis­te­mas Acuá­ti­cos del Ins­ti­tut de Re­cer­ca i Tec­no­lo­gies Ali­men­tà­ries (IRTA) y di­rec­tor del pro­yec­to. «Los es­tu­dios de­mues­tran que la úni­ca so­lu­ción sos­te­ni­ble y bue­na es trans­por­tar aguas aba­jo se­di­men­tos, co­sa que se ha­ce en mu­chos paí­ses; no es­tá cla­ro que los es­pi­go­nes fun­cio­na­ran; po­drían hun­dir­se en la are­na», ex­pli­ca.

Se­ría ne­ce­sa­rio en­tre uno y dos mi­llo­nes de to­ne­la­das de se­di­men­tos anua­les pa­ra fre­nar la des­apa­ri­ción del del­ta, de­ta­lla Ibá­ñez, que re­cuer­da que an­tes de que se cons­tru­ye­ran los 69 di­ques, la fuer­za del agua arras­tra­ba has­ta el del­ta en­tre 20 y 30 mi­llo­nes de to­ne­la­das anua­les de se­di­men­tos, fru­to de la ero­sión del te­rreno por don­de dis­cu­rre el Ebro y sus afluen­tes. Los apor­tes ac­tua­les se li­mi­tan a 100.000 to­ne­la­das (me­nos del 1%).

«LA ZO­NA MÁS FRÁ­GIL» El ex­per­to sí le da la ra­zón a Bo­rés en cuan­to a la de­li­ca­da sa­lud de la Is­la de Bu­da. «Es gra­ve, sí. Es la zo­na más frá­gil y la que su­fre más re­gre­sión. Las la­gu­nas son muy vul­ne­ra­bles a los tem­po­ra­les y en los úl­ti­mos años no se re­cu­pe­ran co­mo an­tes», con­vie­ne. El diag­nós­ti­co es­tá cla­ro. Aho­ra fal­ta que las ad­mi­nis­tra­cio­nes se de­ci­dan. Sal­var al en­fer­mo o de­jar­lo mo­rir.

Cien­tos de aves, so­bre los arro­za­les de la Is­la de Bu­da, en el del­ta del Ebro.

JOAN REVILLAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.