Ro­da­lies, ¿con­fluen­cia en­tre Sán­chez y To­rra?

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Sociedad - Joan Sa­li­crú PE­RIO­DIS­TA

En la bús­que­da de un «te­rreno de jue­go co­mún» en­tre los nue­vos go­bier­nos ca­ta­lán y es­pa­ñol, el asun­to de Ro­da­lies –co­mo se ana­li­za en el re­por­ta­je Pro­pe­ra pa­ra­da, Ro­da­lies que el pro­gra­ma 30 mi­nuts de TV-3 emi­te es­te do­min­go (21.55)– tie­ne mu­chas po­si­bi­li­da­des de con­ver­tir­se en un pun­to de acuer­do en­tre los eje­cu­ti­vos.

En primer lu­gar, por­que la si­tua­ción com­pe­ten­cial no es­tá cla­ra. Aun­que el Es­ta­tut del 2006 in­di­que que, por pri­me­ra vez, Ca­ta­lun­ya tie­ne «com­pe­ten­cias ex­clu­si­vas en to­das aque­llas lí­neas fé­rreas que em­pie­cen y ter­mi­nan den­tro de su te­rri­to­rio», el he­cho de que no exis­ta un con­tra­to-pro­gra­ma en­tre la Ge­ne­ra­li­tat y Ren­fe Ope­ra­do­ra des­de que fi­na­li­za­ra el an­te­rior en­tre Fo­men­to y la em­pre­sa pú­bli­ca de fe­rro­ca­rri­les en el 2010 ha­ce que la ope­ra­ción de es­te ser­vi­cio pú­bli­co en Ca­ta­lun­ya se en­cuen­tre en un lim­bo ju­rí­di­co. Acla­rar es­ta si­tua­ción pue­de ser pre­sen­ta­do co­mo un lo­gro por los dos go­bier­nos y co­mo una mues­tra de la ca­pa­ci­dad de diá­lo­go mu­tua.

En se­gun­do lu­gar, por­que el tras­pa­so fue in­com­ple­to. Se trans­fi­rió la com­pe­ten­cia, en el sen­ti­do de que la Ge­ne­ra­li­tat pa­sa­ba a ser la ti­tu­lar de la mis­ma y era quien fi­ja­ba los ho­ra­rios y los pre­cios de los bi­lle­tes, pe­ro no se trans­fi­rie­ron ni las es­ta­cio­nes, ni los tre­nes, ni las vías ni los ma­qui­nis­tas, es de­cir, la in­fraes­truc­tu­ra, que se­guía de­pen­dien­do de Adif. Aho­ra el ‘con­se­ller’ Cal­vet ya ha anun­cia­do que «exi­gi­rá» el tras­pa­so to­tal de la com­pe­ten­cia –in­clu­yen­do las in­fra­es­truc­tu­ras– al mi­nis­tro Ába­los, en la pró­xi­ma co­mi­sión del ám­bi­to, que tie­ne que ce­le­brar­se es­te oto­ño. Si el go­bierno de Sán­chez ac­ce­die­ra (al­gu­nas re­gio­nes eu­ro­peas ges­tio­nan las in­fra­es­truc­tu­ras de la red fe­rro­via­ria) en el mar­co de los nue­vos tras­pa­sos a la au­to­no­mía ca­ta­la­na anun­cia­dos por el pre­si­den­te es­pa­ñol, el go­bierno de la Ge­ne­ra­li­tat po­dría ar­güir que con­tro­la una nueva es­truc­tu­ra de es­ta­do y le­gi­ti­mar así su re­la­to de pro­cla­ma­ción de la Re­pú­bli­ca: cla­ro que sir­vió la pro­cla­ma­ción del pa­sa­do 27 de oc­tu­bre, ¡so­mos más es­ta­do que an­tes! Por su par­te, el go­bierno es­pa­ñol se aho­rra­ría las ten­sio­nes de un asun­to que le ge­ne­ra gran­des da­ños de ima­gen en­tre mu­chos ca­ta­la­nes.

De to­dos mo­dos, es­te ti­po de ne­go­cia­cio­nes irán pa­ra lar­go. Mien­tras tan­to, en el mar­co de la po­lí­ti­ca de ges­tos a que el go­bierno Sán­chez nos ha acos­tum­bra­do, el mi­nis­tro Ába­los aca­ba de mar­car­se un pun­to al fi­char al 'ex­con­se­ller' de Po­lí­ti­ca Te­rri­to­rial Pe­re Ma­cias pa­ra que coor­di­ne el tra­ba­jo de Ren­fe Ope­ra­do­ra y Adif en Ro­da­lies y pa­ra que re­di­bu­je el plan de in­ver­sio­nes pre­vis­to, el úl­ti­mo de los cua­les (el de 20082015) no lle­gó a cum­plir­se ni en una quin­ta par­te. Hay mu­chos tra­ba­jos en pre­pa­ra­ción –in­ter­cam­bia­dor de la To­rras­sa en L'Hos­pi­ta­let, so­te­rra­mien­to en Mont­ca­da y en Sant Fe­liu– y otros en eje­cu­ción –in­ter­cam­bia­dor de La Sa­gre­ra o la pró­xi­ma aper­tu­ra del des­do­bla­mien­to del tra­mo en­tre Van­de­llòs y Ta­rra­go­na que has­ta aho­ra era de vía úni­ca–, pe­ro fal­ta un di­bu­jo glo­bal que prio­ri­ce lo que hay que ha­cer en un fu­tu­ro pró­xi­mo. Es­te se­rá el co­me­ti­do de Ma­cias, quien de­be­rá ne­go­ciar con sus su­ce­so­res en el de­par­ta­men­to que co­man­dó de 1997 al 2001.

En de­cla­ra­cio­nes al Pre­gun­tes fre­qüents de TV-3, Ába­los ase­gu­ró que el go­bierno cen­tral te­nía plan­tea­dos «4.000 mi­llo­nes pa­ra Ro­da­lies has­ta 2025» –no con­fun­dir con los 4.250 mi­llo­nes de eu­ros que Ra­joy pro­me- tió pa­ra in­fra­es­truc­tu­ras en Ca­ta­lun­ya en abril del 2017–. En el pa­sa­do, los in­cum­pli­mien­tos han si­do tan­tos y de tan­ta can­ti­dad que el go­bierno de Sán­chez tie­ne que sa­ber ya que vol­ver a en­ga­ñar a los ciu­da­da­nos en es­ta cues­tión se­ría de­fi­ni­ti­va­men­te le­tal. Y pa­ra el PSOE, a di­fe­ren­cia del PP, elec­to­ral­men­te Ca­ta­lun­ya es cla­ve. No pue­de per­mi­tir­se vol­ver a tro­pe­zar con es­ta pie­dra.

En los pró­xi­mos me­ses ve­re­mos si el win-win se pro­du­ce y los usua­rios se be­ne­fi­cian de ello en un fu­tu­ro no de­ma­sia­do le­jano. Es, no ten­go nin­gu­na du­da, lo que to­dos desean.

El pre­si­den­te tie­ne que sa­ber ya que vol­ver a en­ga­ñar a los ciu­da­da­nos so­bre in­ver­sio­nes se­ría le­tal

LAURA GUE­RRE­RO

►► Usua­rios de Ro­da­lies, en la es­ta­ción de Plaça de Ca­ta­lun­ya.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.