«Ya no es el tu­ris­mo; aho­ra es el mie­do»

Ca­si mil per­so­nas pro­tes­tan con­tra el in­ci­vis­mo y la in­se­gu­ri­dad La ma­yo­ría de los in­dig­na­dos ven Bar­ce­lo­na «peor que nun­ca»

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Cosas De La Vida Gran Barcelona - CARLOS MÁR­QUEZ DA­NIEL BAR­CE­LO­NA

Ha­bían que­da­do du­ran­te la se­ma­na pa­ra pre­pa­rar las pan­car­tas. Se han ido co­no­cien­do a gol­pe de anéc­do­tas, de his­to­rias de ba­rrio pa­ra no con­tar. Ayer por fin sa­lie­ron a la ca­lle pa­ra com­par­tir­las to­dos a la vez. Fue­ron cer­ca de un mi­llar. Qui­zás no sea una ci­fra muy re­pre­sen­ta­ti­va pa­ra una ciu­dad de 1,6 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes. Pe­ro ahí es­tu­vie­ron, en nom­bre de dis­tin­tos ba­rrios de Bar­ce­lo­na en los que, a su mo­do de ver, las co­sas no fun­cio­nan. Por­que dii­deo­lo­gías

«Vi­ne al Ra­val por­que pre­veía una pro­gre­sión po­si­ti­va», di­ce una ma­dre que pre­sen­ció una pe­lea con ma­che­tes

cen que ya no es el tu­ris­mo lo que les qui­ta el sue­ño; es el mie­do.

Des­de el Gò­tic, el Ra­val, el Po­ble Sec, el Be­sòs i el Ma­res­me, la Bar­ce­lo­ne­ta, la Vi­la Olím­pi­ca o el Fò­rum. Pe­ro tam­bién des­de otros pun­tos de la ca­pi­tal ca­ta­la­na, gen­te con fa­mi­lia­res o ami­gos en los ba­rrios más ca­lien­tes. Con­flu­ye­ron en Via Laie­ta­na pa­ra mar­char has­ta Sant Jau­me, car­ga­dos con sil­ba­tos, la car­te­le­ría va­ria­da y trom­pe­tas. En sus pan­car­tas po­dían leer­se es­tos le­mas: Que­re­mos des­can­sar, tsu­na­mi ve­ci­nal, Bar­ce­lo­ne­ta, ciu­dad sin ley, que­re­mos una ciu­dad dig­na, mi ba­rrio no es un par­que te­má­ti­co, no al tu­ris­mo de bo­rra­che­ra, me­nos tien­das de al­cohol y más co­mer­cio de ba­rrio... Con asis­ten­tes de to­das las eda­des e e in­sis­tien­do en que nin­gún par­ti­do po­lí­ti­co mue­ve sus hi­los. Por si eso no que­da­ba cla­ro, los or­ga­ni­za­do­res in­vi­ta­ron a con­ce­ja­les y de­más afi­lia­dos a la co­sa pú­bli­ca a lar­gar­se.

AL­FRE­DO Y NÚ­RIA Des­de la ca­lle de Rull, en­tre la Ram­bla y Via Laie­ta­na, Al­fre­do vino em­pu­jan­do la si­lla de rue­das en la que se sien­ta su mu­jer, Nú­ria. Ella na­ció en el Ra­val, y él lle­gó a los cua­tro años y ha cum­pli­do 73. Tie­nen mar­gen pa­ra com­pa­rar. Cier­to es que la edad acen­túa los te­mo­res y am­pli­fi­ca los de­fec­tos aje­nos, pe­ro no se­rá tan­to si te­ne­mos en cuen­ta que es­tán pen­san­do en mar­char­se a vi­vir a Car­ta­ge­na por­que, di­cen, no pue­den más y es­tán «has­ta el go­rro». «Nun­ca ha­bía­mos vis­to el ba­rrio así, so­bre to­do por la in­se­gu­ri­dad. Da mie­do sa­lir a la ca­lle. Los oku­pas, los tu­ris­tas, el rui­do, la dro­ga, ro­bos, o to­do a la vez».

Jus­to a su la­do ca­mi­na­ba Irene, ma­dre de dos hi­jas y ve­ci­na de la Ron­da de Sant Pau. Lle­va 12 años aquí y tam­bién ve las co­sas «peor que nun­ca». Vino al ba­rrio con su ma­ri­do pa­ra for­mar una fa­mi­lia. Eran tiem­pos en los que Ciu­tat Ve­lla «pa­re­cía un lu­gar con una pro­gre­sión po­si­ti­va». «Pen­sa­mos que es­ta­ba en pro­ce­so de ser más aco­ge­dor, pe­ro con la cri­sis es­to no ha he­cho más que em­peo­rar. Y no so­lo por la fal­ta de in­ver­sio­nes, sino por la in­se­gu­ri­dad, las je­rin­gui­llas por la ca­lle, los bo­rra­chos que te in­sul­tan…». Tam­po­co ayu­da que pre­sen­cia­ran una pe­lea con ma­che­tes fren­te a su por­tal. «Creo que el ayun­ta­mien­to no quie­re per­ju­di­car a de­ter­mi­na­dos co­lec­ti­vos vul­ne­ra­bles, y eso es­tá bien. El pro­ble­ma es que los ve­ci­nos es­ta­mos pa­gan­do la ab­so­lu­ta inac­ción». Les gus­ta­ría mar­char­se, pe­ro no se lo pue­den per­mi­tir. Del gru­po de sie­te ma­tri­mo­nios con los que hi­cie­ron bue­nas mi­gas en la guar­de­ría, ya so­lo que­dan dos.

Fran­cesc, de la aso­cia­ción de ve­ci- nos del Be­sòs, ad­ver­tía de que mu­chos ya no se atre­ven a de­nun­ciar por­que tie­nen mie­do a las re­pre­sa­lias. Di­ce que la Ur­ba­na y los Mos­sos no se pa­san por la ori­lla del río, que faltan efec­ti­vos y que los ro­bos se han dis­pa­ra­do. Cul­pa al con­sis­to­rio, pe­ro tam­bién al Go­vern «por su de­ja­dez ab­so­lu­ta». Muy cer­ca de ahí es­tá el Fò­rum. El pre­si­den­te de la aso­cia­ción de ve­ci­nos, Jo­sé Ma­nuel Sán­chez, se que­ja­ba ayer de al­go que arras­tran des­de el 2007: los con­cier­tos en la gran lo­sa que se abrió con la aper­tu­ra de la Dia­go­nal al mar a prin­ci­pios de siglo. Les pa­sa lo de siem­pre, ma­reas de gen­te be­bi­da al fi­na­li­zar los es­pec­tácu­los que se des­pa­rra­ma por el ba­rrio sin de­ma­sia­do con­trol. Pe­ro aho­ra, de­nun­cia, y a di­fe­ren­cia de en an­te­rio­res man­da­tos, don­de ha­bía al­gún ges­to, «el ayun­ta­mien­to no nos ha­ce ni ca­so y to­do son pa­la­bras».

Al la­di­to es­tá Dia­go­nal Mar. Des­de ahí se acer­có Ma­ri Car­men Gar­cía. Con­ta­ba que en el par­que del ba-

rrio, don­de tie­nen 160 es­pe­cies pro­te­gi­das, ya faltan la mi­tad por cul­pa del in­ci­vis­mo. Ase­gu­ró que el con­sis­to­rio man­dó agen­tes cívicos y gru­pos de jó­ve­nes aca­ba­ron zu­rrán­do­les cuan­do les iban con la can­ti­ne­la de res­pe­tar la vía pú­bli­ca. Tam­bién cree que ja­más ha­bía es­ta­do la ciu­dad tan mal y se une a la pe­ti­ción de más agen­tes de la au­to­ri­dad.

So­nia, ve­ci­na de la Vi­la Olím­pi­ca, es­tá har­ta de no dor­mir. Vi­ve jun­to a la úni­ca sa­li­da de me­tro que da ac­ce­so a la zo­na de ocio del li­to­ral. Y cla­ro, los jó­ve­nes que be­ben ne­ce­si­tan ori­nar, co­sa que ha­cen na­da más su­bir a la su­per­fi­cie. Ex­pli­ca­ba en el que cer­cano par­que de Car­les I se ha ins­ta­la­do un «gru­po de me­no­res que es­ni­fan co­la y que duer­men en la zo­na in­fan­til». Ase­gu­ra que la Ur­ba­na y Mos­sos es­tán al co­rrien­te. Pe­ro na­da. «Que­re­mos po­der vol­ver a los par­ques sin pa­sar mie­do». Mu­chas mu­je­res que van al Hos­pi­tal del Mar y que pa­san por ahí han si­do atra­ca­das, sos­tie­ne. Jor­di Gi­ró, pre­si­den­te de la aso­cia­ción de ve­ci­nos del ba­rrio y tam­bién pre­si­den­te de la Con­fe­de­ra­ción de Aso­cia­cio­nes Ve­ci­na­les de Ca­ta­lun­ya (Con­favc), acu­só al go­bierno mu­ni­ci­pal de ha­ber "desis­ti­do de sus obli­ga­cio­nes", y avan­zó que, aun­que ter­mi­nen los me­ses de ve­rano, no tie­nen nin­gu­na in­ten­ción de re­la­jar el tono de sus reivin­di­ca­cio­nes.

GENTRIFICACIÓN O DE­LIN­CUEN­CIA Des­de la Bar­ce­lo­ne­ta, don­de em­pe­zó to­do, Ma­nel Mar­tí­nez des­cri­bía así la si­tua­ción en el ba­rrio: «He­mos pa­sa­do de ser ex­pul­sa­dos por la gentrificación, a que nos eche la de­lin­cuen­cia». Mar­ga la­men­tó que las ca­lles ma­ri­ne­ras es­tén «en sus ho­ras más ba­jas». «Por­que ya no es el tu­ris­mo, aho­ra es el mie­do de es­tar en tu pro­pio ba­rrio». Con­fe­só que se mar­cha­ría si pu­die­ra, aun­que na­ció aquí, y re­ga­ló una re­fle­xión al re­cor­dar­le los años de la he­roí­na, esos 80 en los que Ciu­tat Ve­lla fue un po­zo sin fon­do. «Es cier­to, aque­llos años fue­ron muy du­ros, pe­ro los que se dro­ga­ban eran los pro­pios ve­ci­nos. Te de­cían ‘no pa­ses, que me voy a pin­char’, y tú se­guías con lo tu­yo. Aho­ra es to­do mu­cho más im­pre­vi­si­ble».

Tan­to, que a Jor­ge, que vi­ve en un pri­me­ro, le ro­ba­ron la ro­pa ten­di­da. Unos 300 eu­ros en te­ji­do, cal­cu­la. A su hi­ja Jú­lia, de 12 años, la si­guie­ron por la ca­lle unos cha­va­les. Se re­fu­gió en un bar. Jor­ge com­par­tía ayer su in­ten­ción de mar­char­se en cuan­to fal­ten sus pa­dres. «Pe­ro no so­lo nos ire­mos de la Bar­ce­lo­ne­ta; nos lar­ga­mos de Bar­ce­lo­na».

Mar­ga, de la Bar­ce­lo­ne­ta,

ad­mi­te que los años 80 fue­ron du­ros, «pe­ro aho­ra es to­do más im­pre­vi­si­ble»

La pro­tes­ta, fren­te a la puer­ta del Ayun­ta­mien­to de Bar­ce­lo­na, ayer.

Ve­ci­nos del Ra­val con­tra los ‘nar­co­pi­sos’.

Ve­ci­nos del Po­ble Sec, otro de los ba­rrios ‘in­dig­na­dos’.

ADRIA­NA DO­MÍN­GUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.