«Bar­ce­lo­na es una ciu­dad muy ín­ti­ma»

OCTAVIO GA­MA­RRA Di­rec­tor ge­ne­ral del Fair­mont Rey Juan Carlos I

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Gran Barcelona - VA­LE­RIA AN­DRA­DE BAR­CE­LO­NA

Octavio Ga­ma­rra lle­gó a Bar­ce­lo­na ha­ce 11 me­ses pa­ra di­ri­gir uno de los ho­te­les de lu­jo más em­ble­má­ti­cos de la ciu­dad: el Fair­mont Rey Juan Carlos I. Ca­sa­do y con dos hi­jos, na­ció en Li­ma ha­ce 55 años, pe­ro de­jó ha­ce mu­cho tiem­po Pe­rú pa­ra vi­vir en ciu­da­des co­mo Lau­san­ne –don­de se for­mó en hos­te­le­ría–, De­troit, San Fran­cis­co o Sin­ga­pur.

— ¿Por qué es­co­gió Bar­ce­lo­na co­mo des­tino?

— Des­pués de 19 años en Asia, mi fa­mi­lia y yo de­ci­di­mos que ya era ho­ra de vol­ver a Eu­ro­pa. Cuan­do re­ci­bí la ofer­ta de tra­ba­jar en el Fair­mont, me sen­té con mis hi­jos y lo hablamos. Era im­por­tan­te que ellos, que ya tie­nen 16 y 18 años, es­tu­vie­ran de acuer­do con la de­ci­sión. ¡La ver­dad es que ni mi mu­jer ni yo pen­sá­ba­mos re­ci­bir una res­pues­ta tan po­si­ti­va de ellos! Adap­tar­se a Bar­ce­lo­na ha si­do muy fá­cil pa­ra los cua­tro. La cul­tu­ra bar­ce­lo­ne­sa es un pun­to me­dio en­tre mi cul­tu­ra (la sui­za) y la de mi mu­jer (la la­ti­noa­me­ri­ca­na).

— ¿Qué tie­ne Bar­ce­lo­na que siem­pre le ha atraí­do?

— Es una ciu­dad muy ín­ti­ma en com­pa­ra­ción con las enor­mes ur­bes ame­ri­ca­nas o asiá­ti­cas, que cuen­tan con mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes. No­so­tros es­tu­vi­mos vi­vien­do du­ran­te años en me­ga­ciu­da­des co­mo Shang­hái u Osa­ka, pe­ro creo que so­lo las co­no­ci­mos de una for­ma su­per­fi­cial. Pa­ra mí, gran par­te del en­can­to de Bar­ce­lo­na es­tá en sus ba­rrios, en la gen­te, en los mer­ca­dos. Ade­más es una ciu­dad com­pac­ta, que se pue­de des­cu­brir a pie o en bi­ci­cle­ta. — ¿Qué as­pec­tos con­si­de­ra po­si­ti­vos del sec­tor tu­rís­ti­co de la ciu­dad? —Bar­ce­lo­na, igual que Kio­to, es de las po­cas ciu­da­des que la gen­te quie­re vi­si­tar tres o cua­tro ve­ces. Ade­más, de­bi­do al al­to por­cen­ta­je de in­ver­sión pri­va­da que se hi­zo an­tes de los JJOO en in­fra­es­truc­tu­ras, prin­ci­pal­men­te en ho­te­les de gran en­ver­ga­du­ra, es una ciu­dad que atrae hoy a mi­les de vi­si­tan­tes.

— ¿Qué ha­bría que me­jo­rar?

— Pri­me­ro, Bar­ce­lo­na de­be en­fo­car­se más en mer­ca­dos no tan tra­di­cio­na­les, co­mo Co­rea, Ja­pón, Chi­na y la In­dia, y es­ta­ble­cer más vue­los di­rec­tos a ciu­da­des le­ja­nas. Por otro la­do hay que in­ci­dir en la se­gu­ri­dad, evi­tan­do a to­da cos­ta in­ci­den­tes que da­ñen la ima­gen de la ciu­dad.

— Ha­bien­do vi­vi­do en tan­tas ciu­da­des, ¿de dón­de se sien­te?

— Es cu­rio­so, por­que es una pre­gun­ta que me ha­cen a me­nu­do y no pue­do dar una res­pues­ta sim­ple o di­rec­ta. Si mi fa­mi­lia es­tá a gus­to, si dis­fru­to de mi tra­ba­jo, si ten­go ami­gos, si me gus­ta la ciu­dad o el país don­de vi­vo, en­ton­ces es de allí de don­de me sien­to. Hoy Bar­ce­lo­na cum­ple to­dos los re­qui­si­tos y es­pe­ro que los si­ga cum­plien­do du­ran­te mu­chos años más.

— ¿Qué echa de me­nos?

— Te­ne­mos muy bue­nos ami­gos tan­to en Ja­pón co­mo en Sin­ga­pur. Son los ami­gos lo­ca­les los que más se echan de me­nos, los que hay me­nos po­si­bi­li­da­des de vol­ver a ver.

— ¿Re­co­men­da­ría a sus ami­gos o fa­mi­lia­res ve­nir a Bar­ce­lo­na?

—¡Lo es­toy ha­cien­do des­de que he lle­ga­do! Mi obli­ga­ción co­mo di­rec­tor ge­ne­ral es pro­mo­ver no so­lo el ho­tel, sino el des­tino. El men­sa­je que com­par­to es que exis­ten po­cas ciu­da­des en el mun­do con una ofer­ta com­pa­ra­ble con Bar­ce­lo­na, que tie­ne to­dos los in­gre­dien­tes ne­ce­sa­rios pa­ra se­guir sien­do re­co­no­ci­da co­mo uno de los me­jo­res cen­tros tu­rís­ti­cos del mun­do.

AL­BA CAMBEIRO

Octavio Ga­ma­rra, jun­to al ho­tel Fair­mont Rey Juan Carlos I.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.