El fan­tas­ma si­gue vi­vo

El Ba­rça se im­po­ne por se­gun­da vez con­se­cu­ti­va, pe­ro vol­vió a em­pe­zar per­dien­do

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Primera Fila Deportes - JOAN DO­MÈ­NECH

El por­ten­to­so 2-4 del año an­te­rior (por­ten­to­so por la ro­tun­di­dad del triun­fo y los pre­ce­den­tes te­ne­bro­sos) anun­ció el fi­nal de las des­gra­cia­das ex­pe­rien­cias del Ba­rça en Anoe­ta. Con Er­nes­to Val­ver­de, el equi­po no so­lo ha­bía si­do ca­paz de ga­nar don­de nun­ca lo con­si­guie­ron sus an­te­ce­so­res en la úl­ti­ma dé­ca­da, sino que esa vic­to­ria que­da­ba re­va­lo­ri­za­da por la ges­ta de ha­ber re­mon­ta­do dos go­les.

Val­ver­de y el Ba­rça re­gre­sa­ron al té­tri­co Anoe­ta, allí don­de to­do era os­cu­ri­dad y frío y de­cep­ción, y en la cla­ri­dad de la tar­de vol­vie­ron a sa­lir triun­fa­les. El sol ilu­mi­nó a los cu­lés, que en la úl­ti­ma me­dia ho­ra pi­so­tea­ron el mi­to, no sin ha­ber com­pro­ba­do que el fan­tas­ma si­gue asus­tan­do. Y que no han aca­ba­do con él; so­lo fue­ron ca­pa­ces de con­ser­var la se­re­ni­dad, de no su­cum­bir al te­rror. La le­yen­da no es un cuen­to. Ni una fic­ción. Cin­co de­rro­tas y dos em­pa­tes ava­la­ban la exis­ten­cia de un re­la­to

ba­sa­do en he­chos reales an­tes del ac­ci­den­te de la Li­ga an­te­rior. La Co­pa es otro li­bro.

Con los pe­los de pun­ta

A to­dos se les pu­sie­ron los pe­los de pun­ta cuan­do la Real con­si­guió mar­car en su primer re­ma­te. Sin ha­ber sa­li­do has­ta en­ton­ces de su pro­pio cam­po. Gra­cias a una fal­ta lejana de Sergi Ro­ber­to pa­ra co­rre­gir una pér­di­da. Los más vie­jos del lu­gar pen­sa­ron que la tra­di­ción se im­pon­dría de nuevo, con otro tan­to lo­cal an­tes del cuar­to de ho­ra, y que el pe­so de la his­to­ria y la ma­yor pro­xi­mi­dad del pú­bli­co tras las obras, re­vi­ta­li­za­rían la ca­sa del te­rror bar­ce­lo­nis­ta en la su­cur­sal do­nos­tia­rra.

Pe­ro el can­gue­lo lo sin­tió Ru­lli cuan­do vio que los cu­lés se apro­xi­ma­ban de­ci­di­dos al área, ca­da vez más en­fu­re­ci­dos. Le ha­bían di­cho que eran pe­que­ños y que sa­ca­ban los cór­ne­res en cor­to y ra­sos, y se des­cen­tró al ver los dos mi­si­les que le man­da­ron ata­jar. Se lan­zó co­mo el ilu­so que quie­re atra­par una mos­ca

al vue­lo y no pi­lló lo que era una pe­lo­ta. «El año pa­sa­do sa­ca­mos un gran triun­fo cuan­do per­día­mos 2-0 des­pués de sie­te u ocho años per­dien­do», re­cor­dó Luis Suá­rez.

El nir­va­na de Dem­bé­lé

El uru­gua­yo es uno de los ag­nós­ti­cos. Ya ha­bía es­cam­pa­do sus pro­pios mie­dos en la úl­ti­ma vi­si­ta con los dos go­les ano­ta­dos. Le ca­yó el regalo llo­vi­do del cie­lo y se mar­chó co­rrien­do. El Dem­bé­lé que vi­ve ins­ta­la­do en el nir­va­na (el año pa­sa­do se le­sio­nó por se­gun­da vez en Anoe­ta y es­te año lle­va­ba tres go­les en cua­tro par­ti­dos) es tan efi­caz co­mo Mes­si. De mo­men­to. No es un in­ven­to. Hay otra ra­zón ocul­ta que ex­pli­ca el cam­bio de ten­den­cia en ls vi­si­tas del Ba­rça: Ter Ste­gen nun­ca ha per­di­do en San Se­bas­tian. «En es­ta cla­se de par­ti­dos se ga­na la Li­ga», sub­ra­yó Suá­rez, cal­ma­do ya, con­ten­to por su ter­cer tan­to en la Li­ga, y sa­ber que to­das sus re­cla­ma­cio­nes, desoí­das por el ár­bi­tro Del Ce­rro Gran­de, que tam­bién ig­no­ró las reite­ra­das pe­ti­cio­nes de Illa­rra­men­di pa­ra ser ex­pul­sa­do, no ha­bían ge­ne­ra­do nin­gun per­jui­cio.

«Yo nun­ca par­to de la ba­se de que ven­dre­mos aquí y se­rá un pa­seo triun­fal», con­fe­só Val­ver­de, «nun­ca lo ha si­do pa­ra el Ba­rça ni pa­ra na­die». El en­tre­na­dor azul­gra­na aña­dió que so­lo se ha­bría pues­to a tem­blar si el gol de Elus­ton­do hu­bie­ra si­do el úni­co en el mi­nu­to 85. ☰

El ár­bi­tro ig­no­ró

to­das las pro­tes­tas de Suá­rez y to­dos los in­ten­tos de Illa­rra de ser ex­pul­sa­do

REUTERS / PAUL HAN­NA

►►Luis Suá­rez mar­có así el primer gol del equi­po azul­gra­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.