La brújula del Es­pan­yol

El can­te­rano Marc Ro­ca pi­lo­ta al equi­po de Ru­bi tras un cur­so ol­vi­da­do por Sán­chez Flo­res

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Deportes - RAÚL PA­NIA­GUA

La cons­tan­cia y la per­sis­ten­cia son dos cua­li­da­des fun­da­men­ta­les pa­ra triun­far en el de­por­te. Más allá del ta­len­to in­na­to, la fe cie­ga en uno mis­mo ayu­da tam­bién a de­rri­bar obs­tácu­los. Marc Ro­ca, na­ci­do en Vi­la­fran­ca y cria­do en la Granada del Pe­ne­dès, pue­de co­rro­bo­rar esa reali­dad. Lle­va me­dia vi­da en el Es­pan­yol (lle­gó a los 11 añi­tos y cum­ple 22 en no­viem­bre) y nun­ca fue el me­jor de su ge­ne­ra­ción, pe­ro ja­más ba­jó los bra­zos, ni si­quie­ra des­pués del cur­so pa­sa­do, en el que es­tu­vo ol­vi­da­do por Qui­que Sán­tien­do chez Flo­res. Ru­bi, en cam­bio, le ha da­do las lla­ves del equi­po. Ti­tu­lar in­dis­cu­ti­ble en el ini­cio de Li­ga, el mar­tes de­bu­tó con la se­lec­ción sub-21. Marc Ro­ca es­tá de mo­da.

Me­re­cía un em­pu­jón así el me­dio­cen­tro ca­ta­lán, que subió al primer equi­po ha­ce un par de años jun­to a su in­se­pa­ra­ble Aa­rón Martín, aho­ra en la Bun­des­li­ga. Ju­gó 25 par­ti­dos en ese primer ejer­ci­cio con Qui­que. Lue­go lle­gó el apa­gón. Ocho en­cuen­tros (258 mi­nu­tos) dis­pu­tó la pa­sa­da tem­po­ra­da, en la que se ba­ra­ja­ron in­gra­tas ce­sio­nes al Le­ga­nés, el Cór­do­ba y el Hues­ca de Ru­bi. Pe­ro Marc si­guió per­sis- con ese dor­sal 21 a la es­pal­da, el pri­me­ro en lu­cir­lo des­de la trá­gi­ca muer­te de Da­ni Jar­que en el 2009.

El me­dio­cen­tro del Pe­ne­dès es un ca­so tí­pi­co de cre­ci­mien­to y desa­rro­llo de la fan­tás­ti­ca fá­bri­ca de Sant Adrià. Lle­gó al club en el 2008 de la mano, có­mo no, de Ma­nel Ca­sa­no­va, el mí­ti­co ex­res­pon­sa­ble de la can­te­ra blan­quia­zul que fa­lle­ció de un in­far­to el año pa­sa­do. «Marc ju­ga­ba en el Vi­la­fran­ca y se for­ma­ba en la es­cue­la del Ba­rça, que tam­bién mos­tró in­te­rés por él. Ma­nel me di­jo que ha­bía vis­to a un chi­co in­tere­san­te. En­tre­nó un par de ve­ces con no­so­tros y lo lle­va­mos a un tor­neo de ve­rano en Bruselas. En la fi­nal ga­na­mos al An­der­lecht y Marc Ro­ca mar­có un go­la­zo», re­cuer­da pa­ra EL PERIÓDICO su primer en­tre­na­dor en el Es­pan­yol, Da­ni Fer­nán­dez, que aho­ra di­ri­ge el ju­ve­nil A del Mer­can­til. «Nos lo que­da­mos. Era muy bueno. El sex­to sen­ti­do de Ma­nel nun­ca fa­lla­ba».

El pi­vo­te lle­va en el club des­de los 11 años y so­bre­sa­lía en su ge­ne­ra­ción por su in­te­li­gen­cia

Eco­no­mía y ‘coaching’

El can­te­rano em­pe­zó co­mo ex­tre­mo iz­quier­do en el in­fan­til B, des­pués ju­gó de la­te­ral con Ja­cint Ma­gri­ñá y pa­só al pi­vo­te en el ca­de­te A, de nuevo con Da­ni Fer­nán­dez. «Re­cuer­do per­fec­ta­men­te que ju­gó su primer par­ti­do ahí con­tra el Pre­mià. Te­nía­mos ba­jas en esa po­si­ción y de­ci­di­mos pro­bar­lo de me­dio­cen­tro. Reunía to­das las con­di­cio­nes: re­co­rri­do, bue­na sa­li­da de ba­lón, des­plie­gue fí­si­co. Se sa­lió y ja­más aban­do­nó ya esa po­si­ción». Ro­ca se fue afian­zan­do en la can­te­ra pe­ri­ca, pe­ro sin lla­mar la aten­ción. Sus pa­dres tam­po­co te­nían gran­des es­pe­ran­zas. «Ellos pen­sa­ban que ju­ga­ría co­mo má­xi­mo en Ter­ce­ra. Era una fa­mi­lia edu­ca­da, ex­qui­si­ta y res­pe­tuo­sa con los téc­ni­cos que ja­más le me­tió pre­sión».

El téc­ni­co re­mar­ca a Aa­rón Martín (Mainz) y Pablo Maf­feo (Stutt­gart), unos me­ses más jó­ve­nes que Marc, co­mo es­tan­dar­tes de aque­lla ge­ne­ra­ción «que su­pe­ra­ba al Ba­rça con el ba­lón». Tam­bién ci­ta al cen­tral Lluís López, aho­ra en el fi­lial, y Ós­car Me­len­do por de­lan­te de Ro­ca. «Ju­ro que no lo veía tan le­jos. No lo con­vo­ca­mos , in­clu­so, pa­ra el clá­si­co tor­neo de in­fan­ti­les de la te­le en Te­ne­ri­fe. Eso sí, era una go­za­da en­tre­nar­lo. Marc era una es­pon­ja asu­mien­do co­sas, de los chi­cos más in­te­li­gen­tes que he te­ni­do. Es una sa­tis­fac­ción enor­me ver­lo en Pri­me­ra. Eran ni­ños y aho­ra sa­len en la pren­sa. Creo que se con­so­li­da­rá. El es­ti­lo de Ru­bi le va de ma­ra­vi­lla».

El cen­tro­cam­pis­ta blan­quia­zul no ha des­cui­da­do la for­ma­ción. An­tes de su ex­plo­sión em­pe­zó un Gra- do de Eco­no­mía en la UB, pe­ro tu­vo que de­jar­lo por la di­fi­cul­tad pa­ra com­pa­gi­nar ho­ra­rios al dar el sal­to a la éli­te. Es­tá ase­so­ra­do en te­mas de co­mu­ni­ca­ción y pre­ten­de es­tu­diar coaching, pues es­tá in­tere­sa­do en te­mas de cre­ci­mien­to per­so­nal, de­por­ti­vo y nu­tri­cio­nal.

Esa ca­pa­ci­dad pa­ra pro­ce­sar in­for­ma­ción y me­jo­rar es una de las co­sas que más va­lo­ra el pre­pa­ra­dor pe­ri­co. «Nun­ca se es­con­de, mi­ra siem­pre ha­cia ade­lan­te. Te­ne­mos que cui­dar­lo y no de­jar que se re­la­je», re­fle­xio­na Ru­bi, que vol­ve­rá a con­tar con su brújula en el due­lo de hoy an­te el Le­van­te. El 21 de Jar­que tie­ne el me­jor due­ño po­si­ble. «Su muer­te fue un cho­que bru­tal pa­ra no­so­tros. Ve­nía siem­pre al fút­bol ba­se y to­dos lo ad­mi­ra­ban. Lle­var ese nú­me­ro im­pli­ca mu­chí­si­mo en el Es­pan­yol. Es una ca­mi­se­ta sa­gra­da», con­clu­ye Da­ni Fer­nán­dez, el primer en­tre­na­dor de la aven­tu­ra pe­ri­ca de Marc Ro­ca.

RCDE

El es­ti­rón de Ro­ca can­te­rano pe­ri­co se en­tre­na en la ciu­dad de­por­ti­va de Sant Adrià.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.