El ce­men­te­rio del fút­bol

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Deportes -

in­ten­ta con­so­lar o di­rec­ta­men­te en­ga­tu­sar a los fa­ná­ti­cos del fút­bol ha­cien­do creer que ese es el ver­da­de­ro pe­se­bre don­de el fút­bol vio la luz. Se apro­ve­chan de la si­mi­li­tud del nom­bre, Free­ma­sons’ Arm, y de su pro­xi­mi­dad al lu­gar ori­gi­nal. Pe­ro no hay que ado­rar fal­sos ído­los ni de­jar­se en­ga­tu­sar por los fal­sos pro­fe­tas. Acep­te­mos que la igle­sia de la na­ti­vi­dad del ba­lón no exis­te.

Las an­da­das del pe­ca­do

Aun así, el ver­da­de­ro cre­yen­te no se re­sig­na an­te el primer tro­pe­zón de un pe­re­gri­na­je. Ha­bía que cru­zar el Tá­me­sis, rum­bo al su­r­oes­te, lle­gar al ba­rrio de Rich­mond y en­con­trar el ce­men­te­rio de Bar­nes. Un cam­po­san­to en desuso, Una jun­gla de cru­ces, ar­bus­tos y ár­bo­les des­cui­da­dos. Y ahí es­ta­ba la tum­ba del bueno de Ebe­ne­zer Cobb Mor­ley, el hom­bre que in­ven­tó el fút­bol que co­no­ce­mos. Le di pri­me­ro las gra­cias en ca­ta­lán, pe­ro lue­go me ase­gu­ré de que me en­ten­die­ra re­pi­tien­do mi agra­de­ci­mien­to en in­glés. No fue­ra a su­ce­der que la ex­cur­sión no sir­vie­se de na­da por un pro­ble­ma de idio­ma. Quie­ro pen­sar que si te­nía al­gún pe­ca­do fut­bo­lís­ti­co, fui ab­suel­to en ese mo­men­to.

Y con el mar­ca­dor de la cul­pa a ce­ro es más li­ge­ro vol­ver a las an­da­das del pe­ca­do. Así que he si­do ma­la per­so­na y he desea­do to­do el mal del mun­do a Mou­rin­ho ya Guar­dio­la en es­ta quin­ta jor­na­da. Al pri­me­ro por­que se lo me­re­ce y así se acer­ca­ría a la ver­güen­za de la des­ti­tu­ción. Ade­más, si se con­fir­ma­ra que su sus­ti­tu­to se­rá un día Zi­da­ne qui­zá per­de­ría­mos en ti­tu­la­res, pe­ro ga­na­ría­mos en fút­bol, que es lo que cuen­ta. Y al se­gun­do, bueno, al se­gun­do, sien­do un fer­vien­te se­gui­dor de la sec­ta guar­dio­lis­ta, so­lo le he que­ri­do mal por es­ta vez, y me­dio aver­gon­za­do, por­que ju­gó con­tra el Ful­ham que es, co­mo les avi­sé, el equi­po del que

Le di las gra­cias an­te su tum­ba a Ebe­ne­zer Cobb Mor­ley, el hom­bre que in­ven­tó el fút­bol que co­no­ce­mos

he com­pra­do la ca­mi­se­ta pa­ra dis­fra­zar­me de lon­di­nen­se. Sí, am­bos ga­na­ron. Qué se le va a ha­cer.

La Pre­mier vol­ve­rá a pa­rar en cua­tro se­ma­nas. Aquí tam­po­co es­ca­pan a la tor­tu­ra de los pa­rén­te­sis que con­vier­ten el cam­peo­na­to en un per­ma­nen­te ga­ti­lla­zo. Con el pró­xi­mo fre­na­zo les ha­bla­ré de mu­je­res. Qué­den­se con es­to de mo­men­to: en 1921 se les prohi­bió ju­gar en los cam­pos fe­de­ra­dos por­que el fút­bol da­ña­ba sus fe­me­ni­nos cuer­pos.

La tum­ba de Ebe­ne­zer Cobb Mor­ley, en Lon­dres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.